Portal informativo de análisis político y social

ALDEA GLOBAL | La elección de Hamilton

ALDEA GLOBAL | La elección de Hamilton

Nov 26, 2016

Uno de los principales legados del proceso electoral en Estados Unidos fue la extrema polarización de la población. En circunstancias normales, una vez concluido el proceso y de conocer a los vencedores y perdedores, llegaría el momento de sanar y competir nuevamente. Sin embargo, este no es un proceso habitual.

En los últimos días hemos observado manifestaciones en diversas partes de Estados Unidos. Unas que promueven mensajes de la campaña de Donald Trump y otras en oposición a lo que representó la campaña del neoyorquino.

En las redes sociales circulan videos sobre las manifestaciones «a favor» de la narrativa del trumpismo que son verdaderamente preocupantes. Uno de ellos muestra niños gritándole a hispanos en escuelas, «construyan el muro». Otros, muestran a jóvenes con pancartas neonazis. Incluso, eventos de movimientos «alt right» (ultraderecha, racista), recibieron cobertura mediática y se les brinda una mínima legitimidad, pero legitimidad al fin.

Durante su campaña, el republicano no rechazó el apoyo de David Duke, exlíder del KKK, permitiendo que su mensaje fuera aceptable e, incluso, le permitiera ser candidato en el proceso electoral. Peor: con la inclusión de perfiles como Steve Bannon —CEO de Breitbart— a su compaña y hoy como jefe de estrategia de Trump, se potencializan y normalizan movimientos de ultraderecha y racistas.

Ante las manifestaciones en contra del divisionismo, Trump señaló en su cuenta de Twitter que eran personas movilizadas por los corruptos medios de comunicación. ¿Qué se puede esperar de un presidente tan sensible que se molesta por una parodia en Saturday Night Live o quiere bloquear la manifestación de ideas en las calles?

El fin de semana pasado, el vicepresidente electo, Mike Pence, fue a ver Hamilton, la aclamada obra de teatro sobre uno de los pilares políticos de Estados Unidos. El creador, Lin-Manuel Miranda, es descendiente de hispanos. El personaje principal de la obra, «Hamilton», se llama Javier Muñoz. La canción más emblemática del musical se llama, Immigrants, we get the job done. En suma: es una obra que refrenda la diversidad estadounidense.

Al final de la obra, Brandon Victor Dixon, quien actúa en el papel de Aaron Burr, respetuosamente se dirigió a Pence, agradeciéndole su presencia y le pidió que gobernara para todos, considerando la pluralidad de su país. Normal en una democracia.

¿Qué creen que respondió Trump? A las pocas horas, publicó en Twitter que habían acosado a Mike Pence. Para el presidente electo, el acercamiento respetuoso en una obra de Broadway —a la que se acudió voluntariamente— fue acoso. Dice mucho que el diálogo le genere incomodidad, pero lo que conocimos por su grabación, no.

Desde entonces se ha señalado que la elección estadounidense fue una elección contra Hamilton. No contra la figura histórica, sino contra lo que representa la obra; un Estados Unidos diverso que tiene un espacio para las minorías.

Lo que ha hecho el trumpismo es normalizar la violencia y, si no la denunció en la campaña, se antoja difícil que lo haga en su gobierno. Por lo pronto, su actitud frente a la oposición no mejora una simple realidad: es el presidente electo de Estados Unidos más impopular que hemos conocido.

jasalinasm@gmail.com
@salinasja