Portal informativo de análisis político y social

ALDEA GLOBAL | Las grandes ausencias de la convención republicana

ALDEA GLOBAL | Las grandes ausencias de la convención republicana

Jul 16, 2016

*En las próximas dos semanas se llevarán a cabo las convenciones de los dos principales partidos de frente a su elección presidencial de los Estados Unidos. La primera parada es en Cleveland, sede de la convención republicana.

Las convenciones están planeadas para llevarse a cabo en semanas distintas y brindarle a cada partido su espacio político. En ambos casos los partidos tienen definido a su candidato presidencial y, aunque se esperan confrontaciones —particularmente con el GOP—, los números son categóricos a favor de Donald Trump y Hillary Clinton.

En cada convención se tienen retos particulares, pero vale la pena señalar tres elementos a observar en las próximas dos semanas: el candidato a vicepresidente («VP»), listas de oradores en las convenciones y, por último, los ausentes de las mismas. Veamos el caso Republicano que llevará a cabo del 18 al 21 de este mes. Primero, el candidato a vicepresidente. Para los republicanos, la selección de VP representaba uno de los retos primordiales, ya que los perfiles dispuestos a acompañar a Trump eran pocos. En las últimas semanas se cerró en tres nombres: Chris Cristie, gobernador de Nueva Jersey; Newt Gingrich, expresidente de la Cámara de Representantes; y, por último, Mike Pence, gobernador de Indiana. Los dos perfiles más fuertes de la eliminatoria fueron Gingrich y Pence. El primero de ellos fue un pilar fundamental del Contrato por América en los noventa que le quitó por primera vez en muchos años el control legislativo a los demócratas. Fue un contrapeso fundamental a nada más y nada menos que Bill Clinton. Sin embargo, tiene un aspecto negativo en el análisis electoral: la gente podía desear que la boleta fuera al revés: Gingrich, como presidente. En el caso de Mike Pence, perfil sobrio y con amplia trayectoria como un actor socialmente conservador, permite energizar a la base sin opacarlo. Como esto en mente, el jueves conocimos la decisión: la boleta será Donald Trump y Mike Pence.

Segundo, la lista de los oradores en la convención. Este punto es fundamental porque en cada día se tiene programación en prime time y los oradores aportan a una parte táctica del mensaje. Para el caso republicano se espera que los temas versen sobre las investigaciones contra Hillary Clinton (Benghazi tendrá un lugar especial, según reportó el New York Times), la economía, liderazgo estadounidense y la presentación de Trump y la plataforma del partido. Entre los oradores estarán su familia, Tim Tibow, el director de la UFC, Newt Gingrich, Rudy Giuliani, Joni Ernst, Ted Cruz —gran sorpresa— y, obviamente, candidatos en la boleta Mike Pence y Donald Trump. La lista refleja una limitada «operación cicatriz» y poder de rockstar con las celebridades invitadas.

Por último, los grandes ausentes: los últimos dos candidatos republicanos, Mitt Romney y John McCain; los dos últimos presidentes republicanos, George H. W. Bush (41) y George W. Bush (43). Figuras de peso que se rehúsan a cerrar filas.

Por si fuera poco, Jeb Bush, excandidato presidencial, escribió el sábado una columna de opinión para el Washington Post con la cual señaló que Trump «no representa el futuro del GOP o del país». Duro señalamiento cuando el partido demanda unidad. Con este mismo sentimiento, se esperan manifestaciones de los movimientos #NeverTrump que aún tienen amplia fuerza en el GOP. Poco podrán hacer para cambiar la realidad interna, pero algunos de ellos ya han anunciado su preferencia por Hillary Clinton sobre Trump.

Contra todo pronóstico, Cleveland será la ciudad sede para coronar la victoria de Trump en las primarias. Sin embargo, quedan enormes retos para los republicanos de frente a la elección de noviembre, dentro y fuera de su partido.

jasalinasm@gmail.com

@salinasja