Portal informativo de análisis político y social

ALDEA GLOBAL | Los demócratas cierran filas con Hillary Clinton

ALDEA GLOBAL | Los demócratas cierran filas con Hillary Clinton

Jun 11, 2016

Después de la jornada de primarias el pasado 7 de junio, Hillary Clinton es la «presunta» candidata por la Presidencia de los Estados Unidos y el partido cierra filas para ganar el próximo noviembre.

Desde hace varias semanas la matemática le era favorable a la demócrata, pero los cálculos decían que hasta California se lograría el número mágico para alcanzar la nominación. Incluso, en los días previos a la jornada se pensaba que los resultados serían muy cerrados entre los dos contendientes. Sin embargo, la campaña de Hillary Clinton superó las expectativas al obtener el 55.8% de los votos. A pesar que la contienda seguirá en Washington, DC, el próximo martes, con la suma de delegados y superdelegados se despejaron las dudas y una mujer será la primera candidata de uno de los principales partidos estadounidenses.

Para muchos, esta fue una elección cerrada; sin embargo, hace ocho años la elección fue aún más compleja, pero la entonces senadora por Nueva York y hoy candidata demócrata anunció su apoyo en favor de su compañero de curul en el Senado, Barack Obama, al llegar la última ronda de «supermartes» porque la matemática no le favorecía.

Con las primarias en el retrovisor, los demócratas cierran filas en torno a su candidata para ganar la Casa Blanca. La primera muestra la dio Bernie Sanders después de reunirse con el presidente, Barack Obama. Si bien no fue un apoyo frontal y continuará en la siguiente elección, sí anunció en una rueda de prensa que «hará todo lo posible para evitar el triunfo de Donald Trump». Sanders hizo una gran campaña al acercar la plataforma demócrata a los temas más liberales y, con ello, a millones de jóvenes al proceso político, permitiéndole tener un considerable margen de maniobra.

Minutos después de que Sanders terminara su mensaje, Barack Obama hizo público su apoyo a través de las redes sociales de Hillary Clinton en el que solicitó la unidad del partido en torno a su candidatura. Este apoyo no es cosa menor si tomamos en consideración que su popularidad está en el 51% neto, según las últimas mediciones publicadas. Con esos números, el presidente en turno podría ser un amplio factor en la elección en tres rubros: (1) jóvenes y minorías; (2) los estados con ventaja pero un bajo margen de maniobra para los demócratas, particularmente los que incluyen el corredor industrial de Estados Unidos (desde Illinois hasta Pensilvania); y (3) con los demócratas más liberales.

En el mismo día que Obama le dio el apoyo a Hillary Clinton, se sumó también una de las estrellas del Partido Demócrata: Elizabeth Warren. La senadora por Massachusetts anunció en una entrevista con Rachel Maddow que «estaba lista para entrar a la pelea» y hacer lo necesario para que Donald Trump «no se acerque a la Casa Blanca». Lo que está en juego, afirmó, es «el tejido de la democracia estadounidense». Warren evitó anunciar su apoyo durante la etapa de primarias y hasta ahora lo hace público. El apoyo llega en un momento interesante ya que se le considera una de las principales apuestas para acompañar a Hillary Clinton en la boleta como vicepresidente.

Por último, no extrañaría que en las próximas semanas se sumen perfiles republicanos que sean moderados no con una narrativa pro demócrata, sino anti Trump. Entre ellos estarían republicanos como la senadora por Maine, Susan Collins.

En suma, mientras que el partido de Lincoln se descompone con la dominación del trumpismo, los demócratas cierran filas y arrancan el proceso electoral con el acelerador a fondo para ganar el próximo noviembre.

jasalinasm@gmail.com
@salinasja