Portal informativo de análisis político y social

ALDEA GLOBAL | Luto en la Ciudad de la Luz

ALDEA GLOBAL | Luto en la Ciudad de la Luz

Nov 14, 2015

Por segunda ocasión en este año, París sufrió ataques terroristas. En enero de este año, un grupo de militantes terroristas atacaron Charlie Hebdo, una casa editorial que realiza caricaturas y satiriza prácticamente toda figura religiosa o política. Sin embargo, desde los ataques a las Torres Gemelas el 9 de Septiembre del 2001 y los ataques a Madrid en 2004, ninguna ciudad occidental era objeto de ataques de esta escala y afectación psicológica.

Los ataques a París que cobraron la vida de 127 personas y más de 200 lesionados fueron esencialmente en cuatro puntos distintos de la ciudad. En un primer momento se dio a conocer un par de explosiones afuera del Stade de France, el principal estadio de futbol de Francia donde se coronó campeón del mundial de 1998. Las explosiones fueron durante el juego de Alemania vs. Francia. El campeón del mundo contra el país que recibirá en unos meses más adelante será la sede de la Euro. Los videos mostraron un desconcierto de los asistentes. En un primer momento podía ser simplemente un ruido, con la segunda explosión, era algo más que no podía dejarse pasar. El presidente Hollande estaba presente en el juego y fue evacuado de forma inmediata. Momentos más tarde, conocimos que durante la noche, evacuaron de su hotel a la selección alemana por una amenaza de bomba. Después de algunos minutos que se hizo viral en redes sociales, se confirmaron ataques en los restaurantes La Belle Equipe y Le Carrillon, en los que asesinaron a 18 y 14 personas, respectivamente. Casi de forma simultánea se reportó la toma del centro de conciertos Bataclan a mano de un grupo de terroristas con AK–47 que logró mantener a un centenar de personas como rehenes, entre unos mil 500 asistentes. Al parecer ningún rehén fue liberado. En este momento, París ya era el centro de atención mundial.

Hay tres puntos que me gustaría destacar. Primero, el Estado Islámico se convierte en un grupo cada vez más estratégico. Es una versión evolucionada de al-Qaeda que se origina por una escisión y un excelente timing derivada de la falta de control en el norte de Irán y la guerra civil en Siria. En poco más de un año, se convirtió en la principal amenaza internacional. Sus ofensivas son cada vez más coordinadas y efectivas.

Sus operaciones son en respuesta a la ofensiva de los Estados en coalición. Actualmente son poco más de cinco decenas de países que participan en mayor o menor medida en la lucha. Entre los principales se encuentra Francia, pero no es el único que se vio afectado en los últimos días. Aunque los rusos han sido mucho más reservados, hace un par de semanas un avión con ruta a Egipto fue derribado presuntamente por una bomba. El ataque fue atribuido en algunos medios al Estado Islámico y fue prácticamente semanas después que los rusos iniciaron una ofensiva en apoyo a Bashar al Assad en contra del grupo terrorista. Sin embargo, el ataque a París es mucho más emblemático por tres sencillas razones: la rapidez, la organización para realizar el ataque y comunicación. A diferencia del ataque al avión, este requiere de ser una operación grassroots. Es decir, se gesta, parte de la misma sociedad parisina, el apoyo a los ataques. Encontrar este vínculo es, por ahora, tema prioritario para Francia. Requiere de meses de preparación y cautela. Si un sujeto con antecedentes ingresa al territorio francés, difícilmente no será detectado por la inteligencia del país. Este ataque muestra una operación que tiene bastantes días y horas de trabajo en la planeación. No se ha hecho referencia de las nacionalidades o nombres de los sujetos que cometieron los actos terroristas, pero seguramente nos daremos cuenta que son perfiles que tenían un asentamiento en la región que les permite crear influencia y reclutar, dentro del territorio.

Segundo, la complejidad de la respuesta. Si algo nos enseñó la respuesta de Estados Unidos contra al-Qaeda después de los ataques del 11 de Septiembre es que las guerras contra una abstracción son sumamente complejas. Al ser actores de carácter no estatal, la dinámica es distinta. Si lo vemos en una analogía, son conflictos que se plantean como maratón, no como carreras de velocidad. Hace un par de años, Robert Fowler, diplomático canadiense que fue secuestrado cuatro meses por al-Qaeda después de tratar de negociar con ellos, publicó un libro con su experiencia y señalaba que los militantes decían: ustedes tienen los relojes, nosotros el tiempo. Esta lógica hace muy distinto el conflicto y el Estado Islámico lo lleva a un nuevo nivel que no observamos con al-Qaeda.

Horas después del ataque, David Cameron publicó en twitter su apoyo; Barack Obama desde la sala de prensa afirmó que compartían los valores franceses y serían sus aliados en estos momentos. El presidente Hollande de forma inmediata adoptó dos medidas: declarar estado de emergencia y cerrar las fronteras. Después de este tipo de ataques, las primeras horas son fundamentales para recabar información. Momentos más tarde, aproximadamente a mediodía del sábado declaró: «es un acto de guerra que fue cometido por un ejército terrorista, un ejército jihadista, Daesh, en contra de Francia». Al igual que los ataques del 11 de septiembre, es importante no sobredimensionar con la respuesta. Pero sí considero que permitirá llevar la coalición contra el Estado Islámico a otro nivel.

Tercero, los efectos colaterales de estos ataques contra los refugiados. Mientras continuaba el desarrollo de los ataques, no faltó el oportunista que trató de sacar ventaja en el tema de la política de asilo en torno al asilo. Es cuestión de tiempo para que un hecho de este tipo detone un rechazo a los casi 800 mil refugiados que se encuentran en el territorio europeo. Sin embargo, hubo un tuit de @RFCdan que fue al punto: «¿A las personas que culpen a los refugiados por los ataques. No les acontece que los refugiados huyen de estas personas?». Es importante el ejercicio de persuasión en defensa de los refugiados, pero Merkel sostiene con pinzas y sus medidas de asistencia son altamente impopulares.

Es imposible apagar a la Ciudad de la Luz, pero hoy se encuentra de luto. Es una de las ofensivas emblemáticas en contra de una ciudad occidental y demanda una respuesta integral contra el Estado Islámico que crece en importancia, recursos y organización.

jasalinasm@gmail.com
@salinasja