Portal informativo de análisis político y social

ALDEA GLOBAL | #ObamaFarewell

ALDEA GLOBAL | #ObamaFarewell

Jan 14, 2017

A unos pocos metros del lugar donde Barack Obama dio su discurso de victoria hace ocho años, pronunció su mensaje de despedida el pasado martes por la noche. Fueron sus últimas palabras antes de pasar la estafeta al presidente electo el próximo 20 de enero.

En menos de 24 horas pudimos contrastar las personalidades de Barack Obama y Donald Trump, uno en su mensaje de despedida y otro en su primera rueda de prensa como presidente electo de los Estados Unidos. El presidente electo estuvo preocupado por contrastar sus ratings con los de Arnold Schwarzenegger o responder el mensaje que dio Meryl Streep en los Golden Globes. Prioridades, le llaman. Quizá por eso los favorables de Obama están en uno de los puntos más altos para un presidente en esta etapa del calendario político.

El mensaje de Barack Obama fue uno de sus discursos más personales. Nos remontó a su mensaje en la Convención Nacional Demócrata realizada en la ciudad de Boston en 2004, cuando John Kerry era el nominado demócrata. También nos recuerda su discurso sobre asuntos de raza en Estados Unidos después que se conociera una serie de polémicas posiciones del sacerdote de la iglesia a la que los Obama acudían. Este fue un mensaje profundamente personal y al más puro estilo de redacción de Obama (sí, considero que él personalmente lo escribió): idealista, optimista, esperanzador. Retoma las ideas de sus libros sobre los sueños de su padre y sobre la audacia de la esperanza.

Vale la pena rescatar tres elementos sobre su discurso. Primero, la defensa a la política. En muchas partes de Estados Unidos se respira la desilusión por el resultado del proceso electoral. Sin embargo, dicho sentimiento no se circunscribe a nuestro país vecino —lo trasciende. El descontento y la ansiedad dominan el terreno político. La respuesta de muchos actores ha sido tratar al sistema político como una piñata, esperando pegarle con el afán del premio, pero sabiendo que al romperse se acabó el juego. Si esa es su visión, hay una mala noticia: es cuestión de tiempo.

La visión política de Obama es una que comparto e invito a analizar: una confrontación de ideas, no una carrera al desprestigio. En el debate, uno debe aprender a ganar y ceder para establecer las prioridades sobre lo común. No es una piñata, es cooperación; no es competir por quedarse sin piñata y sin dulces, es construir escaleras de oportunidad. Es una visión que no se limita a Obama —observen mucho de los Bush, por dar un antecedente inmediato— y vale la pena reflexionar en estos tiempos de turbulencias.

Segundo, el entusiasmo de lo que vendrá. La pregunta inevitable al ver los favorables de los Obama viene una pregunta obligada: ¿qué harán después? Fomentar nuevos liderazgos, han insistido. Esta es una visión muy interesante, considerando que en diversas partes del mundo hay viejos liderazgos y un enorme vacío generacional. Podemos observar en contiendas en las que compiten exprimeros ministros o presidentes por no haber formado a los políticos del mañana.

Tercero, decencia en política. Obama es un presidente con claroscuros: como señala importantes cifras a nivel económico, salud o energía, también costó innumerables asientos a los demócratas y contrajo gran parte del liderazgo estadounidense al exterior. Sin embargo, lo que es indudable es su decencia y dignidad al ocupar la Oficina Oval. Reconocido por propios y extraños, más allá de las diferencias en las visiones.

Quizá a Obama se le vaya a extrañar más por romanticismo que por resultados, pero lo que es un hecho es que su visión sobre la política, autenticidad y decencia trascienden su mandato y son un ejemplo sobre la participación política.

edad. Sin embargo, prácticamente ocho de cada diez jóvenes votaron por

permanecer en la Unión Europea.

La participación de los millennials es una buena y mala noticia,

dependiendo de a quién se le pregunte. Lo que queda claro es que las

formas de hacer campaña no deben olvidar a este grupo y, sin lugar a

dudas, su participación será crucial para el resultado en los próximos

procesos electorales.

 

 

 

jasalinasm@gmail.com
@salinasja