Portal informativo de análisis político y social

Alfaro en su laberinto

Mi querido y admirado maestro de periodismo don José Luis García Montoya, en aquellos años que nos sentíamos especie de ángeles exterminadores del periodismo, nos llegaba a comentar a propósito de la relación con los hombres del poder: “el trato continuo entre el político y el periodista genera un efecto mimético (…) El político es un individuo que acumula poder y lo distingue el exceso de soberbia y carencia de humildad (…) Al periodista se le pega lo malo en esa relación y al rato hasta se siente superior a aquel”.

 

¿Conoce usted a un político humilde que ejerza la autocrítica?

Al leer la declaración de Enrique Alfaro, alcalde de Tlajomulco, a propósito del llamado “Cubanazo”, en el que resbala de fea manera y exhibe la frivolidad que lo envuelve, nos muestra que este ya no tan joven político, no ha aprendido la lección de sus propios errores. Descubre que su vida privada tiene relación con su actividad pública. Se ve infantil la justificación que muestra alguien que aspira a gobernar el estado de Jalisco.

Y ese es el gran problema de Enrique Alfaro y su equipo. Se sienten extremadamente sobrados. La buena acogida de la opinión pública y de la propia ciudadanía, harta de los excesos de los políticos gandallas, todo parece indicar que provocó el llamado efecto mareo de montaña, cuando se sube al ladrillo. Le ha hecho daño. El trato que había recibido el Presidente municipal de Tlajomulco por parte de los comunicadores había sido extremadamente benevolente. Sus posiciones críticas han caído en terreno fértil.

Pero en ese tropezón de Alfaro, hubo periodistas que han ejercido su libertad a la crítica, cuando consideran que éste se equivocó… y se equivocó desde el momento que decidió pedir prestado un avión para irse a “reventar” a Cuba, porque la verdad, no es cierto que el motivo lo representaba una reunión con el cantante Silvio Rodríguez.

 

LA AUTOCRÍTICA

 

Al leer el mensaje que envía a los ciudadanos de Jalisco, Enrique Alfaro muestra muchas cosas, pero le falta un elemento que es distintivo de la gente grande: la humildad. No muestra rasgos de una verdadera y auténtica autocrítica y por lo visto no es de los que les gusta aprender en cabeza ajena.

Meses atrás Víctor Urrea, entonces contralor de Guadalajara, fue cachado en una mentira, de un viaje que hizo a Las Vegas y que éste había asegurado que había sido a Tucson, Arizona, para atención médica. Lo retrataron en la ciudad donde no se va a dormir y se armó el escándalo. Tuvo que dimitir. Entonces se criticó la frivolidad de los jóvenes políticos y se remarcó una y otra vez que esta generación estaba invadida por la cultura frívola y hedonista. Y es cierto, aquellos que aspiran a gobernar Jalisco, tienen que mostrar madurez y sensibilidad.

 

La soberbia le nubla la inteligencia y ese exceso de sentirse superior lo ha conducido a cometer error sobre error, con mentiras en cadena, que no es el Enrique Alfaro inteligente, agudo y sensible que habíamos conocido y que nos tenía acostumbrados. Si bien el golpe político y mediático, se lo han asestado sus enemigos del Grupo Universidad que lo estaban cazando, esperando que cometiera una pifia, finalmente les dio motivo. Porque no fue Raúl Padilla López quien lo llevó a Cuba, ni le consiguió el avión prestado, ni le presentó a José Antonio Fonseca –ese empresario del software– y quien a la vez lo llevó cal piloto Francisco Jaime Madrid, que al parecer es el verdadero dueño de ese avión que lo condujo a la bella isla caribeña para poder disfrutar de aquellos placeres caribeños.

 

Ese viaje a Cuba al que fue con su grupo de amigos, llevándose a la fiesta a dos consejeros electorales, entre ellos a José Tomás Figueroa, presiente del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana y Víctor Hugo Bernal, quienes innecesariamente se expusieron en forma irresponsable a que les pasara este trance que seguramente los marcará.

 

¿TRONÓ EL PROYECTO ALFARISTA?

 

¿Qué va a pasar después de este escándalo en que por derecho propio se ha visto envuelto Enrique Alfaro? ¿Truena su proyecto político para la gubernatura de Jalisco? En política no hay muertos y no se puede dar por liquidado a esta joven promesa de la política jalisciense, pero lo cierto es que está inmerso en una crisis de credibilidad, expuesto al golpeteo que él provocó. Por supuesto que el Grupo Universidad y su líder Raúl Padilla no dejarían ir la oportunidad desaprovecharían de exhibirlo y desgastarlo. Lo cierto es que Alfaro ha quedado sumamente vulnerable y de entrada pierde la oportunidad de ser postulado por el PRD.

2 comments

  1. Jaime R /

    El anuncio es: a la una de la tarde, el contralor de Guadalajara Víctor Urrea Stettner dará la cara a los reporteros de los medios de comunicación.

    La noticia: ¿Renunciará al cargo -como debe de ser- o saldrá con la burla de que se retira del cargo -con licencia-, mientras se lleva a cabo la investigación en relación a su viaje a Las Vegas?

    La semana pasada, el alcalde Jorge Aristóteles Sandoval Díaz anunció que sería hoy lunes cuando se diera a conocer la situación de Urrea Stettner, pero al parecer no será él personalmente ni aun la Jefa de la Unidad Anticorrupción, Martha Susana Rodríguez, los que hablen sobre el tema.

    Aristóteles decidió que fuera el propio Víctor Urrea el que salga ante los medios de comunicación a hablar de su asunto.

    No sé por qué, pero esto me “huele” a que saldrá con la burla -insisto- de que solicitó licencia para retirarse del cargo en tanto se lleva a cabo la investigación respectiva…

    Y es que dicen que el grupo político al que pertenece presiona al Presidente Municipal para que lo sostenga en el cargo a como dé lugar.

    De ahí la pregunta: ¿Cómo actuará el Alcalde: como jefe de Urrea o como su cómplice?

  2. Esther Vielma /

    Totalmente de acuerdo contigoo… Hay que seguir..