Portal informativo de análisis político y social

Ambicioso plan para el Atlas de Martínez Garza

Salvador Martínez Garza, dueño de Aceites Lubricantes Akron, está cerca de llevar a cabo la compra del equipo de futbol Atlas. Diseñó el proyecto de compra y en su escritorio están ya los números de cómo iniciar la nueva era del equipo de los Zorros, con una campaña agresiva para publicidad y penetración en el ámbito futbolero, no sólo a nivel local, sino nacional.

 

Martínez Garza propone pagar dos millones de pesos libres de impuestos a cada uno de los 124 socios, así como pagar las deudas, millonarias también, que arrastra el equipo rojinegro. Don Salvador adquiriría sólo el equipo junto con sus filiales en Segunda y Tercera Divisiones, además de toda la estructura de Fuerzas Básicas.

 

La propuesta de Martínez Garza plantea la creación de un Fideicomiso donde estará depositada la cantidad equivalente de dos millones de pesos libres de impuestos y que se podría disponer de forma inmediata. El ex presidente de Chivas de Guadalajara –equipo que rentó– en especial establece una condición para hacer la compra: que sea por unanimidad, estos es, que estén de acuerdo los 124 socios que forman al Asociación Civil de Club Atlas.

 

LO MEJOR

Allegados a Martínez Garza, aseguran que sus planes son el traer jugadores de primer nivel, tanto del mercado nacional como del extranjero, y aprovechar la Copa Libertadores de América para proyectar el equipo, con el deseo de que se convierta en el primer club de México que gane este torneo, y por supuesto, volver a ser campeones en la Liga Mexicana.

 

La propuesta de compra no incluye los clubes de Atlas, sólo el equipo de futbol y su estructura, pero no se descarta que en corto tiempo también se adquieran terrenos para crear un club y que sería la nueva sede de los Zorros. Hasta hoy, don Salvador está siguiendo la ruta que lo llevó a rentar el equipo de Chivas del Guadalajara, en 1993. Al Guadalajara entró, en principio, comprando el frente de la playera con la marca Texaco, de la cual era representante en México, y después logró con éxito la renta del equipo más querido y más taquillero del futbol mexicano.

 

SU HUELLA EN CHIVAS

Hizo de Chivas un equipo competitivo desde su llegada, cambiando los malos momentos por los que atravesaba prácticamente de inmediato. Contrató jugadores de primer nivel y llegó a conformar lo que en su momento se consideraba una “Selección Nacional”, y así hizo valer el mote de Súper Chivas.

Al Guadalajara lo llevó a la conquista de su décimo título de Liga en 1997, bajo el mando del brasileño Ricardo “Tuca” Ferreti, disputó además una final que perdió ante Necaxa en el Estadio Jalisco.

 

No concluyó la renta del equipo por los 10 años, porque le golpearon problemas económicos y vino la oportunidad de regresarlo en una buena negociación a quien había adquirido el club en ese momento, Jorge Vergara Madrigal. De la mano de Chivas, don Salvador Martínez Garza se proyectó también con su marca Mexlub, en ese tiempo. Sintió el aprecio de la gente, como también llegó a vivir momentos duros cuando la afición le reclamó la venta de su ídolo Ramón Ramírez al odiado rival América.

 

Hoy, Martínez Garza busca el regreso al futbol con Atlas, y aunque se asegura que la compra es un hecho, al interior del club rojinegro hay todavía algunos jaloneos, pues existe otra oferta que hizo Francisco Ibarra García de Quevedo, y hay quienes afirman que es poco el dinero que van a recibir, sólo dos millones de pesos por socio, y buscarán que se mejore el ofrecimiento del empresario de aceites lubricantes.

 

Otro aspecto que algunos han manejado para bloquear a don Salvador, es su pasado Chiva, pero la mayoría de socios lo ve con buenos ojos, incluso hasta los aficionados rojinegros están de acuerdo en que llegue a cambiar el rumbo atlista, conocedores de lo que hizo con su odiado rival el Guadalajara.

 

PACO, ATLISTA TOTAL

Francisco Ibarra García de Quevedo encabeza a un grupo de empresarios jaliscienses, además de un inversor, y no quita el dedo del renglón. Entregó su propuesta al Consejo, “y es una propuesta que está muy clara, ellos la analizarán y veremos qué resulta”, señala Paco Ibarra, con quien Atlas, como presidente, vivió sus mejores momentos en los últimos 60 años, llegando a disputar una final ante el Toluca, la que perdió en penales en el Infierno de La Bombonera.

 

Paco Ibarra tiene también un gran número de simpatizantes, sobre todo porque es atlista desde la cuna, rojinegro al 100 por ciento. Hoy se presenta una gran oportunidad para el Atlas, “porque ya merece un mejor manejo en todos los aspectos, acorde a su tradición y arraigo en Jalisco y el futbol nacional”.

En tanto, el club rojinegro está en campaña, pues se elegirá nuevo presidente en mayo próximo, y para poder vender, tendrían que, mediante asamblea, cambiar al club de Asociación Civil a Sociedad Anónima. Así las cosas, Atlas está a un paso de cambiar de dueño, y sus seguidores esperan, que también cambie la historia.