Portal informativo de análisis político y social

Año de golpeteo político

El inicio del 2011 no manda buenos augurios por lo que se registra entre los dos principales grupos más poderosos y protagónicos del país, hoy por hoy, como son los criminales enfrentados entre sí y contra el Gobierno; y los políticos que se les hace tarde subirse al ring para librar la madre de todas las batallas, como es la sucesión presidencial.

El contexto de Jalisco no es muy distinto al contexto nacional. Aquí las organizaciones delictivas han arrancado el año con ímpetus destructivos muy fuertes. Son 40 los crímenes registrados en los primeros 14 días del año, entre ellas las pequeñas niñas de la colonia Del Fresno, que sin deberla ni temerla, los criminales les quitaron la vida, echando por tierra la justificación que han brindado nuestras autoridades estatales de que los malos se matan entre ellos.

A nivel nacional en tan sólo 14 días se presentaron 507 muertes, de acuerdo al conteo del diario Reforma. No vemos por dónde el Gobierno Federal esté ganando la guerra a los criminales. En el  2010 fueron más de 15 mil asesinatos violentos, ¿cuántos debemos de esperar en el 2011? ¿Cuánta gente inocente como las niñas Evelyn y Betsabé habrán de morir?

En el campo de la política los tambores de guerra están ya sonando. El PRI renueva a su dirigencia y se ha decidido por el coahuilense Humberto Moreira, quien duro y a la cabeza se ha lanzado contra el Presidente Felipe Calderón y los integrantes del gabinete a los que ha denominado “secretarios ni-ni”.

El choque entre el PRI y el PAN se adelanta, como parte de la estrategia de este partido de irse a la ofensiva para acotar el activismo del Presidente Calderón, a quien le han echado en cara “ser un buen presidente… del PAN, pero un mal Presidente de México”. A Calderón lo han señalado de ser el promotor de la alianza PAN-PRD para evitar que el PRI con su candidato Enrique Peña Nieto regrese a Los Pinos en el próximo sexenio.

Lo que podemos avizorar con esta  confrontación entre las dos principales Fuerzas Políticas del país es la paralización nacional, a menos que el Presidente Felipe Calderón mande señales en otro sentido, que no se advierten en el panorama, considerando los movimientos que se registran en el Estado de México, que este año tendrá elecciones.

Los guantes de Emilio

Aquí en Jalisco, el gobernador Emilio González Márquez, en el marco del Día de Reyes envío un mensaje de conciliación y diálogo al Poder Legislativo, luego de un año de plena beligerancia y que al final de cuentas lo ganó el propio Emilio al lograr el manejo discrecional de varios millones de pesos del presupuesto del presente ejercicio fiscal.

El Congreso del Estado fracasó en su propósito de “amarrarle las manos” al gobernador de Jalisco, que con el manejo de los recursos de acuerdo a sus intereses y estados de ánimo, puede decidir cómo gastarlo y a quién darle, dentro del concepto de premios y castigos del ejercicio del Gobierno.

Poco tiempo le duró al gobernador el espíritu de Día de Reyes, ya que no desaprovechó el resbalón que dio el alcalde de Guadalajara, Jorge Aristóteles Sandoval para lanzarle el primer golpe del año, a propósito del asesinato de las dos pequeñas en la colonia Del Fresno.

Emilio nos mostró una vez más lo que mejor sabe hacer: actuar. Dijo: “¿Por qué Ciudad Juárez es la ciudad con más homicidios del mundo?, ¿por qué la gente ya no quiere vivir en Monterrey?, ¿por qué las inversiones se van de varias regiones del país? La respuesta es porque en su momento las autoridades locales se preocuparon más por ganar la siguiente elección y cuidar la imagen personal, que en resolver los problemas de fondo”.

Sin embargo, el hoy gobernador parece olvidar que él administró la capital de Jalisco, hace menos de cuatro años y habría que preguntarle qué hizo en materia de prevención para evitar que las narcotienditas se multiplicaran como hongos en la ciudad, porque el problema de consumo y venta de droga, no es de un año, ni de dos ni de tres ni de cinco. Es de mayor tiempo.

Ese espíritu de Día de Reyes lamentablemente duró muy pocos días, por lo que si somos objetivos, no podemos esperar que estos políticos que pertenecen a partidos políticos distintos cierren filas para enfrentar a los criminales.

Simplemente no se les da la grandeza de miras, cuando los mueve la mezquindad y el egoísmo. Por eso Jalisco pese a sus grandes potenciales, se empantana en la mediocridad, con esa frivolización y valemadrismo en que han convertido la política. Y así somos más vulnerables frente a los criminales como sociedad y como Gobierno, pero nuestros políticos lo ven distinto.