Portal informativo de análisis político y social

¿Así o menos?

Gran énfasis ha hecho nuestro amado señor Presidente, don Felipe Calderón Hinojosa, incombustible líder en la lucha contra la delincuencia y las asechanzas del demonio, en el sentido de que debemos tener una visión positiva de la situación del país, con lo que estoy totalmente de acuerdo y me sumo a ese espíritu, cierto que ha habido muchos muertos, pero visto positivamente hay que decir que según nos informan la gran mayoría de los muertos además de cadáveres fueron en vida malos y quienes los mataron son o eran malos, además de que en la mayoría de los casos los fallecidos lo hicieron como Rosita Alvírez que sólo una bala era de muerte.

 

No mencionaré a los otros muertos porque sería hacerle el juego a los malondistas criticadores y malos mexicanos que pretenden ignorar que las ciudades norteamericanas son peligrosísimas, mucho más que Ciudad Juárez; debo reconocer que me causa profunda extrañeza que nuestra Secretaría de Relaciones Exterior, no haya advertido a nuestros connacionales de los peligros que conlleva ir de shoping a los estamos sumidos sin saberlo, claro que dejarían de ir y la única explicación que encuentro es que la secretaría ha estado ocupada peleándose con otros países. Pero me parece que no están apoyando al tlatoani en su lucha por la visión positiva y eso no está nada bien

.

El que sí ha resultado muy positivo es el doctor (como dicen de él sus barberos) Ernesto Cordero, yo creo que quedó súper bien con su jefe al descubrir que la clase media, con seis mil pesotes mensuales puede pagar hipoteca, automóvil y colegiaturas y aunque no lo dijo algo de sexo ocasional. La noticia cayó muy bien en la oficina presidencial, ¡hasta que un secretario entendió cómo quiere nuestro primer mandatario se digan las cosas para mejorar la percepción! Desde luego que los periodistas siempre deseando poner en mal a nuestros amados gobernantes ya empezaron a criticar al señor secretario, diciendo que no es cierto, que no ajusta, que están como Bartolo, y es que los periodistas con el lanerio que ganan han de creer que los pobres son gentes con pocos millones, en tanto el impoluto secretario que sabe lo que cuestan las cosas lo dice con conocimiento de causa, con lo que no contó fue con el poder de la prensa y tenemos que reconocer que aunque el Secretario hablaba con la verdad sintió frio, no porque le interese la Presidencia, sino porque tuvo que pedir perdón, como si estuviera equivocado, éste es uno de los golpes más crueles que nos han dado a los que queremos mostrar una percepción amable de nuestra realidad.

 

Con motivo de los acontecimientos de África, es evidente que al Presidente Obama le están entrando nervios y ha decidido con muy buen criterio buscar un apoyo en un estadista cercano y dadas las cualidades de don Felipe Calderón Hinojosa, que conjunta un estadista cuyas conocidas cualidades diplomáticas, se combinan con el guerrero siempre al frente en las luchas contra la perversidad y las embestidas del maligno representados por los malos, a los que afortunadamente les estamos dando una debilitada, sin precedente.

El asunto no era sencillo para el ex senador de Illinois, varios problemas lo angustiaban, en primer lugar la cuestión del seguro médico amenazado por el tea party, y donde Calderón puede asesorarlo con las experiencias del Seguro Popular que gozamos, aunque los periodistas digan que gastan más en publicidad que en medicinas.

 

En segundo lugar la situación de medio oriente donde el mundo árabe, que nos resulta tan extraño, tan poco conocido para nosotros y más para los gringos, por eso le urge que nuestro líder le ayude en su lucha contra los tiranos que son una versión africana de nuestros capos y megacapos aún tan disminuidos y si aquí les hemos ganado ¿por qué allá no? Eso lo sabe Barack y quiere aprovecharlo.

 

La tercera es que el Presidente norteamericano, trae la bronca de que tiene a mucha gente engarbanzada por la muerte de un agente de una dependencia gringa que fue arteramente asesinado en San Luis, en tanto que otro fue herido y eso allá nada más no se aguanta. Por fortuna esto se solucionó ya que nuestras autoridades atraparon a los causantes de tan horrendos crímenes, los sospechosistas dirán que fue muy rápido, pero el hecho es que cuando urge, urge y ahorita le urge al norteamericano.

 

Como usted sabe, las reuniones presidenciales se planean con muchísima anticipación, pero los problemas de los norteamericanos los están ahogando y nuestro tlatoani puede salvarlo y si nuestra máxima autoridad admitiera consejos de un simple mortal le sugeriría que lleve dinero porque es muy posible que le pidan dinero prestado.

Tenemos que ser positivos.

 

E-mail: cenriguezuluoaga@gmail.com