Portal informativo de análisis político y social

ASTUCIA DE LAGARDE

ASTUCIA DE LAGARDE

Jul 9, 2011

La abogada francesa Christine Lagarde ha sido nombrada la nueva directora-gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) dejando en el camino al mexicano Agustín Carstens, actual gobernador del Banco de México y ex secretario de Hacienda y Crédito Público.

Carstens, a pesar de haber recibido todo el apoyo del gobierno de Felipe Calderón, no tuvo suficiente quorum internacional para concretar el ansiado trofeo, tan buscado desde hace años, cuando se desempeñó como subdirector gerente del FMI, ocupado en asuntos financieros de la región latinoamericana –México incluido–.

Es de destacarse, que Lagarde es la primera mujer en ocupar el puesto directriz del organismo financiero desde su formación a mediados de la década de los años 40, siendo también la primera vez que ocupa ese puesto alguien que no sea economista.

Christine Lagarde llega en un momento muy oportuno además de difícil; oportuno porque es el momento de los grandes negocios, es decir, de expansión acelerada del FMI, tal como se había pensado desde su creación, con una visión a largo plazo bien definida; lo único malo es que lo hace “a costillas” de quienes menos tienen y los desprotegidos, en términos macro, todos los países subdesarrollados –en lo económico o en la malicia política–. Afortunadamente, muchos de quienes han pagado tributo a esa institución financiera durante décadas, ya se han despertado o están despertando a la realidad de las cosas. Cuando menos ya se han dado cuenta que nadie vendrá a solucionar sus problemas como enviado de Dios, mucho menos a través de organismos con tal rapacidad y menosprecio por la condición humana como el FMI.

Habrá que recordar que cuando el organismo fue creado en 1944, el panorama era bastante apetecible tras la larga duración de la Segunda Guerra Mundial y tras haber quedado prácticamente en ruinas las principales ciudades europeas; las oportunidades de las crisis son únicas, y mientras más grande es la crisis, mayor será la oportunidad de hacer negocios. Los casos son muchos, comenzado con el antes mencionado del FMI. Una lectura adecuada de la historia devela el inicio del panorama actual fijado desde aquel entonces. Hay que recordar que los hechos históricos no siempre son tan ciertos como se han contado, sino que es la versión de los vencedores en la luchas. La verdad alternativa siempre brinda una perspectiva distinta de las cosas, permitiendo tener un punto medio y dilucidar una aproximación a la realidad de los hechos.

Así, no es casualidad que, por ejemplo, el que fue hasta hace unos días el candidato latinoamericano a la dirección-gerencia del FMI sea, en primer lugar, un mexicano –con la urgencia del Gobierno Federal de buscar legitimidad internacional a como dé lugar– y segundo, que sea ex empleado –¿o lo es aún?– del organismo financiero en cuestión y que casualmente ha dirigido el rumbo económico de México estos últimos años, ahora desde el Banco de México y con la encomienda de seguir generando buenos dividendos a sus verdaderos patrones.

Christine Madeleine Odette Lagarde, nacida en 1956 en Francia, abogada de profesión con Maestría en Ciencias Políticas, ha tenido una exitosa carrera tanto en el campo del Derecho como de la política no sólo de su país natal sino en círculos internacionales donde se mueven las grandes decisiones. Pero para llegar al encumbramiento en el que Lagarde está, se necesitan, además de inteligencia y preparación, una astucia y sagacidad poco frecuentes en el humano, además de relaciones internacionales en los ámbitos políticos y económicos de primer orden, amén de un gran carisma y personalidad.

Su buena fortuna –o formación– comenzó en casa, ya que, hija de padres académicos, vio en su casa los frutos del intelecto. Su padre, profesor de inglés, le dio las primeras herramientas para su proyección. Ya siendo bilingüe, no le costó mucho esfuerzo establecerse en los Estados Unidos durante una buena temporada de su vida formativa profesional y después en la laboral.

Siendo muy joven, después de terminar de graduarse como abogada de la Universidad de París, logró hacer una pasantía en el corazón del poder mundial –al menos oficialmente– en Washington, DC con el congresista republicano William Cohen, un abogado que supo ascender en la intrincada política estadounidense desde joven, cuando estuvo involucrado en las investigaciones del caso Watergate y fue uno de los primeros republicanos –obviamente del ala conservadora– que instigó la acusación en contra del entonces presidente Richard Nixon, lo que finalmente lo obligó a dimitir de su cargo en 1974, durante su segundo período presidencial, en el que gozaba de una gran popularidad y simpatías dentro y fuera de Estados Unidos tras una fuerte y sólida estrategia de relaciones internacionales, entre ellas, con China.

La dimisión de Nixon al poder, le valió a Cohen ser uno de los privilegiados del Tea Party (movimiento político estadounidense de la derecha más radical del conservadurismo), llegando a ser congresista, senador, miembro de los Comités de Defensa e Inteligencia del Senado, por sus esfuerzos se pudo crear la Fuerza de Despliegue Rápido (RDF), que se convertiría en el Comando Central de Estados Unidos, de gran importancia durante la primera invasión a Irak en 1991, en el período de George Bush –padre– en la presidencia de los Estados Unidos. William Cohen ha sido también participante de trascendentes decisiones de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) e integró la junta directiva del Council of Foreign Relations (CFR) entre 1989 y 1997.

Entre 1997 y 2001 se desempeñó como Secretario de Defensa, siendo el único funcionario republicano en el gobierno demócrata –mayoría en el Congreso incluido– del presidente Bill Clinton. Este hecho demuestra su enorme poder de negociación y simpatías dentro de su partido –el republicano– representando a la industria militar armamentista, como lo evidencia su primer discurso como Secretario de Defensa: “No podemos convertirnos en la policía del mundo, pero tampoco debemos convertirnos en los prisioneros de los acontecimientos mundiales. Debemos asegurarnos de que nuestras fuerzas están preparadas para responder a las crisis siempre y cuando sea necesario. Para ello, hemos de comprar y desarrollar el armamento que sea necesario. Y debemos comprar y desarrollar el armamento adecuado para que nuestras fuerzas estén tecnológicamente desarrolladas para poder actuar de forma rápida y decisiva”.

Christiane Lagarde, luego de terminar sus estudios se unió a Baker & Mackenzie, una prestigiosa firma de abogados con sede en Chicago, de la que años más tarde se convertiría en su presidenta, primera mujer en ocupar ese cargo. Estableció una sede de la firma en Bruselas, Bélgica. Más tarde incursionaría en la política de su país desempeñándose como Ministra de Comercio de Francia entre 2005 y 2007, priorizando la apertura de nuevos mercados para los productos franceses, centrándose en el sector tecnológico; en mayo del 2007 fue trasladada al Ministerio de Agricultura y Pesca por el Primer Ministro Dominique de Villepin. Con el siguiente cambio de gobierno y la llegada del Primer Ministro François Fillon,Lagarde tendría la responsabilidad de dirigir la economía de Francia como Ministra de Economía, Finanzas e Industria, puesto que desempeñó hasta su designación en el FMI como directora general el día 5 de julio, luego de la dimisión de Dominique Strauss-Kahn, tras el escándalo sexual en el que se fue envuelto.

En su primera conferencia de prensa tras asumir la titularidad del FMI, Christine Lagarde dijo que la economía global estaba repuntando de la crisis financiera, pero señaló que la recuperación aún era desigual, ya que los países emergentes estaban creciendo más rápido que los desarrollados. En su nuevo cargo, la política francesa enfrentará un rango de problemas, entre los cuales apuntó como el más urgente a la crisis de la deuda europea. Confirmó que el directorio del FMI comenzó a trabajar para considerar el desembolso de un nuevo tramo del préstamo a Grecia, según informó la agencia noticiosa Reuters.

Casualmente, dentro de todo este contexto en el que su nombramiento se da, Dominique Strauss-Kahn salió libre ante la supuesta inconsistencia de las declaraciones de la mujer que lo acusó de haberla violado en el hotel, donde era empleada.

Política y complicidades no son nada nuevo, pero los resultados de todo lo anterior están a la vuelta de la esquina, con Estados Unidos como centro de esta trama internacional, en la que todos veremos y sentiremos las consecuencias en corto tiempo. Por cierto…artero y cobarde asesinato de Facundo Cabral…un auténtico artista profético.

 

E-mail: albertogomez.consultor@gmail.com