Portal informativo de análisis político y social

ASUNTOS PÚBLICOS: ¿Hacia dónde?

ASUNTOS PÚBLICOS: ¿Hacia dónde?

May 19, 2012

Por Vicente Viveros

En estos tiempos en los que la contienda electoral parece llegar a sus momentos más álgidos, y aunque parece que hay un ganador predeterminado, todavía se pueden dar sorpresas de aquí al primero de julio. De igual manera y ante la negativa de la lideresa vitalicia del SNTE para que se aplique la evaluación universal a los docentes del País, me permito hacer una reflexión rápida de hacia dónde pienso que debe de cambiar este vapuleado País, en aras de romper el nefasto círculo vicioso en el que hemos entrado.

 ¿A usted le gustaría que el doctor que le atiende en el Hospital Civil, Seguro Social, ISSSTE o Puerta de Hierro estuviera certificado en su competencia? A mí sí; de igual manera esperaría que el profesor (a) que le imparte clases a mis hijos o a los suyos lo estuviera, tan importante la labor del médico como la del profesor; ojo, nadie propone “crucificar” a los docentes; el ánimo es tener un diagnóstico claro del nivel de conocimientos y de las condiciones que enfrentan los más de un millón de profesores del País, para poder establecer esquemas de mejora continua que redunden en que la calidad de la educación que reciben nuestros niños sea mucho mejor de la que reciben el día de hoy. 

¿Pero por qué es tan importantes esto? Reflexionemos; al País de poco le ha servido la transición democrática, la corrupción es un mal endémico que permea gobiernos de todos los signos políticos, es transversal; este es el verdadero mal de México, no basta con tener legislaciones eficientes para combatirla si éstas no se aplican; la semana pasada llegamos al límite, algunos generales del más alto nivel han sido acusados formalmente de tener vínculos con el crimen organizado; el grado de descomposición al que hemos llegado todos, en mayor o menor medida, ha rebasado la línea que hace viable la continuidad del Estado Mexicano.

Pero además, hay que aceptarlo, es muy difícil para alguien de más de 30 años cambiar el esquema cultural en el que nos han educado, la poca tolerancia, la falta de valores, el incumplimiento cotidiano de la norma, la impunidad y la dadiva insana como parte de la vida diaria parece que tienen más adeptos que los ciudadanos de bien; por eso es complicado que este cambio lo hagamos transmitiéndose de padres a hijos en este momento; existe una incapacidad básica, no se puede enseñar aquello que no se aprendió.

La única salida institucional viable es la educación; es necesario un pacto nacional en donde las diferentes fuerzas políticas coincidan en cinco o 10 valores universales; modifiquemos los planes de estudio de las escuelas normales y eduquemos de manera diferente a los docentes, para que estos le enseñen de manera diferente a la siguiente generación, para que esa generación, y así las subsecuentes, formen a sus hijos de manera diferente, y así, en lugar de tener un círculo vicioso, generemos en los próximos 20 años un círculo virtuoso.

Los milagros pocas veces se dan, menos cuando la transformación que se requiere es mayor, pero tenemos que empezar por reeducar a nuestros maestros; ellos enseñan exactamente como aprendieron, y sin duda el principal problema de la educación en México es su sindicato, es un verdadero lastre, poco hace por defender en serio los derechos de sus agremiados, parece un barril sin fondo de recursos, que llegan mermados al profesor frente al aula, porque buena parte de estos recursos se quedan en manos de su dirigencia; resulta inexplicable que la masa pensante, la que genera y transmite conocimiento, tenga semejante líder magisterial; resulta ofensivo para la inteligencia de la mayoría de quienes habitamos este País.

Gran oportunidad tendrá el ganador o ganadora de la próxima elección para iniciar esta verdadera revolución educativa, el tiempo se acaba y sólo hay dos salidas, la institucional, o aquella de la que prefiero no hablar.

 

E-mail: vicenteviveros@gmail.com

Twitter: @pviveros