Portal informativo de análisis político y social

ASUNTOS PÚBLICOS | La ingobernabilidad

ASUNTOS PÚBLICOS | La ingobernabilidad

Jul 2, 2016

El tema de las protestas de la CNTE en Chiapas, la Ciudad de México, Guerrero y Oaxaca han llegado a un nivel peligroso que ya tuvo como consecuencia el lamentable fallecimiento de 8 personas en Nochixtlán, así como una serie de bloqueos carreteros que tienen en desabasto de materia prima y combustibles particularmente a Oaxaca y Chiapas sin que se vislumbre una pronta salida o negociación política y una parálisis del actuar en el gobierno federal que asusta, víctima de sus propias formas de operar.

Por un lado resulta inaudito que quienes participaron en los bloqueos de hace algunos días en Nochixtlán hayan exhibido de tal manera al operativo de las fuerzas federales y acabaran superándolos en estrategia, lo que desnudó la escasa preparación que desembocó en la desesperación o peor aún en el mandato de alguien que permitió la utilización de armas largas contra los manifestantes con el consabido resultado, además de una buena cantidad de policías heridos. Si bien es cierto es el Estado quien tiene en su potestad el legítimo uso de la fuerza, también es cierto que esta debe de ser utilizada con responsabilidad y de manera proporcional, cosas ausentes en dichos acontecimientos, situación que preocupa sobremanera.

No concuerdo con la política de presión que ejerce la CNTE, no concuerdo con sus formas, con sus usos y costumbres, es claro que no es un asunto de libre manifestación, quienes actúan de dicha manera son igualmente responsables de tener sumidos a Oaxaca y Chiapas en la ignominia cotidiana, son la mayoría de estos docentes agitadores profesionales que han convertido a la protesta como forma de vida, de la cual logran beneficios económicos y políticos sin importarles mucho la educación de millones de estudiantes y del desarrollo de sus estados.

La reforma educativa puede no ser perfecta (no lo es) pero sin duda representa un avance importante para a partir de ella mejorar nuestros paupérrimos niveles educativos, esta reforma logró un amplio consenso en el Congreso de la Unión que es la representación ciudadana establecida en la Carta Magna, nos guste o no, esas son las reglas institucionales que rigen al país y quienes no están de acuerdo con lo establecido en la reforma no tienen mayoría en la representación legislativa por lo tanto es entendible y bienvenida la protesta con ciertos límites garantizada también en la Constitución, pero eso está muy lejos de lo que hacen los profesores afiliados a la CNTE.

Pero lo que más asusta es la poca pertinencia del gobierno federal para enfrentar el asunto, el uso legítimo de la fuerza se agotó con el fallido operativo de las fuerzas federales, la negociación política se encuentra en un callejón sin salida al no poder atenderse las desproporcionadas condiciones de la Coordinadora, aunque el Ejecutivo federal quisiera no puede, es un tema que requiere de consensos en el Legislativo para reformar algo que apenas está entrando en vigencia plena, que evidentemente afecta intereses añejos y estructuras no formales que por muchos años funcionaron como autoridad con la complacencia o complicidad de gobiernos estatales, en aras de tener una gobernabilidad ficticia.

Menudo problema el que enfrentamos todos como nación, es necesaria la prudencia y encauzar en el camino institucional las diferencias naturales en un tema de tal trascendencia, es pertinente la intervención de otros actores para tratar de establecer vías de negociación, que por un lado permitan el cese de las protestas y por otro abran en análisis y en su caso el ajuste a la reforma educativa con los límites del sentido común, sin perder de vista el objetivo, mejorar los niveles educativos en México, de lo contrario las consecuencias pueden ser mucho mayores.

@pviveros