Portal informativo de análisis político y social

ASUNTOS PÚBLICOS | La institucionalidad y abril es el mes más cruel

ASUNTOS PÚBLICOS | La institucionalidad y abril es el mes más cruel

Abr 23, 2016

Quien se dedica a la actividad política, a la actividad pública debe de tener valores entendidos, la responsabilidad de llevar las riendas de una institución o ser parte de un equipo solo tiene posibilidades de éxito si se conjugan varios factores: capacidad, compromiso, profesionalismo en lo que se hace, entre otros atributos.

Ello independientemente del signo del partido político que gobierne, hay personajes en la vida pública que van más allá del tema de partidos, sin que ello signifique que no estén identificados con algún signo ideológico. Es en este tenor que tomé atención del nombre de la licenciada María Teresa Brito Serrano al ser posiblemente una de las propuestas que el gobernador del estado hará al Congreso del Estado en los próximos días.

La Lic. Brito es una de esas personas que trascienden a los partidos, ha trabajado con gobiernos municipales de diferentes partidos, ya con una larga carrera en la administración pública y sin duda destaca precisamente en la institucionalidad que le tiene a donde ha tenido oportunidad de colaborar, discreta y eficiente, sería muy agradable y justo verla coronar su carrera en la función pública en un espacio como el de la Contraloría estatal.

Dando un giro, en esta semana también se conmemoran 24 años de un día que le cambio la fisonomía a la ciudad, al explotar varios kilómetros del oriente de la ciudad, cerca de la Calzada Independencia y que fracturó a varios de los barrios más tradicionales de Guadalajara, entre ellos el querido y añejo barrio de Analco.

Vale la pena recordar a todos los que fallecieron en tan lamentable suceso que costó vidas y transformó a la metrópoli, cayó un poderoso gobernador, abonó a cambiar la geografía política del estado, nos dimos cuenta de lo vulnerable y frágiles que somos con nuestra endeble infraestructura urbana, nos hace patentes la inconmensurable impunidad del país al fabricar culpables que poco tenían que ver con la tragedia y como quienes posiblemente tuvieron mucho más responsabilidad no cargaron con culpa legal alguna.

Destaca esa parte que a veces parece dormida en nuestra complicada sociedad tapatía, la solidaridad, el empuje que le dio a la sociedad civil, puso en la mesa las capacidades institucionales de los diferentes gobiernos para responder en un caso de crisis y en la que, hay qué decirlo, el gobierno fue rebasado por la organización ciudadana, reflejada de manera dramática en la extraordinaria y asombrosa foto que captó el reconocido José Hernández Claire en donde decenas de manos anónimas cargan una camilla con una persona herida, como se da también en buena medida el despertar de un ejercicio de periodismo de investigación y crítico que lamentablemente se ha desdibujado con el paso de los años, Alejandra Xanic y su trabajo en el desaparecido Siglo 21 y de muchos reporteros que cubrieron antes, durante y después del fatídico día.

Vaya pues unas líneas en recordar principalmente a los que fallecieron, a los que quedaron con secuelas permanentes, a quienes les cambió la vida un 22 de abril de 1992 y que sirva de algo esta terrible experiencia para que no nos vuelva a pasar algo similar desde todos los ámbitos, principalmente el de quienes tienen la responsabilidad de velar por la seguridad de quienes habitamos esta noble y leal ciudad.

@pviveros