Portal informativo de análisis político y social

ASUNTOS PÚBLICOS | La intolerancia

ASUNTOS PÚBLICOS | La intolerancia

Abr 2, 2016

Inicio acotando a todos los que se molestan cuando alguien opina de asuntos que suceden en otras latitudes, con el argumento de que tenemos que dedicarnos exclusivamente en nuestras muchas tragedias nacionales, en efecto, nuestras tragedias no son pocas y deben, tienen que ser nuestra prioridad en los ámbitos de nuestra competencia, exigiendo, aportando, denunciando y tratando día a día de hacer de este un mejor país. Sin embargo, nada limita nuestra libertad de expresión y análisis de asuntos que si bien parecen lejanos, no lo son tanto.

Dicho lo anterior, en los últimos días tres nuevos atentados terroristas nos recuerdan que los intolerantes ahí están, presentes, conviven con la civilización occidental europea, que en buena medida los recibió como nunca en la historia, poco a poco el Islam radical se adueña de Europa, se infiltra y golpea de la mejor manera, de la que mejor conoce, imponiendo el terror, mientras la Comunidad Europea se mira impávida, no reacciona, no se da cuenta que duerme con el enemigo, que las libertades progresivas de los últimos años permitieron por un lado que una buena cantidad de nativos de Oriente Medio se instalara en sus ciudades, se integraran, convivieran durante años hasta que ya con un proceso de integración bien definido, deciden cumplir con lo que es la «misión» de su vida. Gritar que Alá es grande y hacerse explotar tratando de maximizar su irracional acto, asesinando al mayor número de personas, sin importar su origen étnico, religioso o económico, el fin es el terror, el de dar la sensación de que en ningún lugar se está seguro y que en cualquier momento se puede perder la vida.

Pero estos atentados tuvieron un tratamiento radicalmente diferente, el de Bruselas acaparó las notas periodísticas a nivel mundial y las condenas de los principales actores políticos mundiales, el de Bagdad en un estadio de futbol y el de Afganistán en un parque de diversiones, solo ocuparon notas de segundo término y en las redacciones de no pocos medios el estilo es de normalidad, «así se matan los árabes» como «así se matan los africanos» este planeta tiene habitantes de primera y de segunda, aclaro que no me desgarro las vestiduras, ni descubro el agua tibia, pero en la medida de las posibilidades hay que visibilizar a todas las víctimas de la intolerancia religiosa, de un enemigo que pone en serios problemas la viabilidad de occidente, de esa sociedad que con tantos trabajos, tumbos, decepciones de las democracias y otros males, se ha convertido en la mejor opción de vida, la Europa de los derechos humanos, la tolerante, la que trata de aprender de sus propios errores, se ve limitada por los extremos, por un lado de la extrema derecha y por otro de la imbecilidad religiosa musulmana.

Occidente tiene que entender que para conservar las libertades que tanto trabajo y sangre le han costado, tiene que dar golpes contundentes, ejercer el monopolio de la violencia de manera inteligente y eficiente, de lo contrario una cruzada moderna nos acecha en el mejor de los casos, en el peor, la expansión de una nueva dictadura religiosa está enfrente de todos. No son válidos los argumentos de algunos que nos recuerdan los excesos del cristianismo en el pasado, en esa parte tienen razón y nunca debemos de olvidarlos, pero tenerlos como pretexto para justificar la barbarie actual es promover el odio sin sentido, es precisamente aprendiendo de esas terribles experiencias que nunca debemos permitirlas nuevamente sin importar la Fe que profese dicha irracionalidad.

Así que solo hay una opción, enfrentar la amenaza con toda la fuerza posible, en aras de conservar las libertades ganadas, en Francia, España, Bélgica, Alemania, Suiza, Noruega, etcétera o las debilidades de los tolerantes, acabará haciéndolos y haciéndonos víctimas de la intolerancia.

@pviveros