Portal informativo de análisis político y social

ASUNTOS PÚBLICOS: LA LEGALIZACIÓN DE LAS DROGAS

ASUNTOS PÚBLICOS: LA LEGALIZACIÓN DE LAS DROGAS

Abr 21, 2012

Sin duda un tema muy difícil de abordar que tomó nuevamente relevancia en la recién terminada VI Cumbre de las Américas, en la que los presidentes de Guatemala, principalmente, y Colombia de manera más velada, propusieron revisar a fondo la estrategia de confrontar abiertamente el tráfico y consumo de estupefacientes, debido al altísimo costo financiero y social (la gran pérdida de vidas a causa del combate a los carteles de narcotraficantes) que pagan especialmente los países de América Latina frente al gran consumo que se tiene al norte del Rio Bravo.

 

Sé que el tema es muy complicado tener un punto medio, todo lo vemos en blanco y negro, en gran medida por el altísimo costo que en México hemos pagado en este sexenio por la estrategia de confrontación total con las bandas del crimen organizado, la pérdida de entre 40 y 60 mil vidas de seres humanos, hijos, padres, hermanos, amigos, etcétera, que de manera circunstancial o premeditada han enlutado al País y que además, hay que decirlo con todas sus letras, también ha servido de la peor manera para el usufructo político de algunos.

 

Pero aun así y aclarando que he formado parte de iniciativas en donde los ciudadanos de manera organizada y plural hemos tratado de visualizar a los caídos, de llamar al cambio en parte o total de la estrategia (soy de los que piensan que sólo se debe de modificar en parte), acabo concluyendo que no soy partidario de la legalización del consumo de enervantes y trato de explicarme brevemente.

 

Si bien es cierto, todos tenemos el derecho y la libertad de qué hacer con nuestro cuerpo y de definir nuestro esquema de vida, también es cierto que este derecho sólo debe de tener la limitante de no afectar los derechos de terceros y tomo como ejemplo sencillo de visualizar la inmensa cantidad de accidentes viales en el País y su relación directa con el consumo de alcohol; la estadística del Distrito Federal muestra que de los casi 30 mil accidentes automovilísticos que hubo el año pasado en la ciudad, en 7 de cada 10 el consumo de bebidas embriagantes estuvo presente, dejando a una mayoría de personas lesionadas o muertas sin tener nada que ver con los causantes de los accidentes, esto sin tomar en cuenta casos colaterales como los de violencia intrafamiliar que tienen como detonante este consumo, las horas hombre perdidas y los altísimos costos en servicios de salud y operativos.

 

Sé que con justa razón alguien podrá afirmar que esto es llevar el simplismo al máximo y que se requiere de un estudio antropológico mucho más elaborado; de acuerdo, pero mi punto es que cualquier consumo que exalte o modifique el estado de equilibro racional de un individuo lleva incluido un alto riesgo para terceros, esposas, padres, hijos o simplemente de alguien que tuvo la desfortuna de estar en el lugar y hora equivocados, por esto entre otras razones es que me opongo a la posibilidad de legalizar la producción y consumo de droga alguna.

 

Por último, queda claro que es obligación del Estado utilizar el monopolio de la fuerza para combatir a quienes trasgreden el Estado de Derecho, no es opcional, es su primera obligación, es la génesis de la constitución del Estado; igual queda claro que esto no basta y que detrás del problema hay orígenes económicos y sociales mucho más profundos, pero pedir que se deje de combatir me parece un exceso; la exigencia es que el Gobierno Federal y los de los Estados y municipios tengan verdaderas políticas públicas de inclusión, de justicia social, de equilibrio en la distribución de la riqueza, una mayor cobertura y mejor calidad en la educación, más un real combate a la corrupción y un largo etcétera; esa también es la obligación del Estado Mexicano.

 

 

E-mail: vicenteviveros@gmail.com

Twitter: @pviveros