Portal informativo de análisis político y social

ASUNTOS PÚBLICOS | Seguridad y municipio

ASUNTOS PÚBLICOS | Seguridad y municipio

Ene 30, 2016

Ahora que en Morelos se retomó la discusión nacional sobre el mando único policial a raíz del artero asesinato de la alcaldesa de Temixco y volvimos a caer en la cuenta de lo débil que es el eslabón municipal en materia de seguridad, nos pasa lo que es común en México, el nivel de análisis se vuelve superficial y pocos son los que entran a fondo sobre el tema; que tiene su origen en la alarmante y creciente crisis de inseguridad que vive el país en los últimos años, problema que junto con el del entorno económico son los más relevantes, pero que no atiende la discusión pospuesta eternamente que es la de la condición del Municipio mexicano.

En efecto el tema del mando único hace que los gobiernos municipales cedan parte de sus potestades constitucionales al Estado para que este se haga cargo del esquema de la seguridad pública preventiva o en el peor caso que este les sea arrebatado, independientemente de que se esté de acuerdo o no con la medida, en cualquiera de los casos es en detrimento del esquema municipalista, con la suposición de que es la mejor solución a tan grave problemática, y puede que lo sea, en estos momentos cualquier propuesta es digna de analizarse ante la desesperación y frustración de las familias de miles de desaparecidos, de cientos de miles que son víctimas de robo, extorsión, asesinato y una larga lista de delitos que se acumulan en número y que de igual manera se acumula el índice de impunidad día con día.

Caminando en sentido contrario a lo que debería garantizar el Estado que es la seguridad, todos quienes habitamos esta nación en lo individual y en lo colectivo nos desprendemos de la tutela de defendernos por nuestros medios para otorgarle la potestad del uso legítimo de la fuerza en aras de brindarnos seguridad y si un Estado no es capaz de otorgarnos esta garantía de manera medianamente eficiente, pierde el sentido de existir y de eso nos damos cuenta cuando siguen surgiendo de manera alarmante grupos criminales en toda la geografía nacional y desde hace algunos años grupos de autodefensa civil para intentar hacer lo que la autoridad gubernamental evidentemente no puede.

Pero a la par del tema de la seguridad, en donde en efecto el Municipio es el eslabón más débil, nos damos cuenta que lo mismo sucede en materia de traslado, tratamiento y confinamiento de residuos sólidos, en materia de alumbrado público, en materia de agua potable y disposición de aguas residuales, en fin de todas las obligaciones enmarcadas en el artículo 115 constitucional.

Lo cual nos lleva inevitablemente a la pregunta que al parecer nos da miedo hacernos ¿tenemos que reformar al Municipio? Yo pienso firmemente que sí y eso nos implica hacernos muchas más preguntas y romper tabúes, ¿son necesarios 2,457 municipios en México?, ¿hay que darles más facultades y recursos económicos? en sentido contrario ¿tenemos que reducir su número y quitarles potestades? así como creo firmemente que hay que entrarle al fondo de la discusión, no tengo de entrada generada una respuesta propia a estos y muchos más cuestionamientos que surgirán el día que no tengamos el miedo a debatir en el Congreso de la Unión, en foros académicos, con expertos, comparando modelos de otras latitudes de manera organizada y seria, la discusión es impostergable, es ineludible y urgente sin visiones absolutas en aras de aportar a la construcción futura del país en un esquema sustentable, es necesaria una visión de Estado que tanta falta le hace a México.

P.D. Gracias a mi amigo Gabriel Ibarra por la oportunidad de retornar a esta preciada y honorable publicación.

P.D.2. Hago llegar por este conducto un fuerte y afectuoso abrazo a la familia del estimado Gabriel por la irreparable pérdida de su Señora Madre, esperando que el Todopoderoso les dé pronta resignación y consuelo.

vicenteviveros@gmail.com