Portal informativo de análisis político y social

ASUNTOS PÚBLICOS: ¿Y LA TRANSPARENCIA?

ASUNTOS PÚBLICOS:  ¿Y LA TRANSPARENCIA?

Dic 17, 2011

Hace algunos días los jaliscienses quedamos estupefactos de la rapidez con la que la actual legislatura derogó la Ley de Transparencia e Información Pública del Estado de Jalisco y aprobó una nueva denominada Ley de Información Pública del Estado de Jalisco y sus Municipios, ¿y qué pasó con el concepto de transparencia?

 

De inmediato se dieron reacciones de organismos y personas que manifestaron su descontento con el texto de la nueva legislación, pero vale la pena detenernos un poco para desmenuzar la nueva Ley.

 

1. El principal defecto de la Ley no está en su texto, está en la opacidad con la que los diputados la aprobaron; es un contrasentido que una Ley que regula el acceso a la información pública se haga en el más grande oscurantismo.

 

2. La mayoría de las críticas se concentra en el Legislativo, pero pocos voltean a ver la expresa petición que hizo el Ejecutivo a través del doctor Víctor Manuel González Romero para que la misma se aprobara; además algunos puristas del tema salen a desgarrase las vestiduras al afirmar que esta propuesta la hizo sólo un partido, cuando buena parte del texto se contiene en la propuesta hecha por el Gobernador en 2007, de la cual esos puristas tomaron parte  en su redacción.

 

3. Sin duda alguna es una legislación imperfecta, sin embargo tiene algunas mejoras a destacar, pero también contiene omisiones serias que lo único que lograrán, de entrar en vigor, será complicar el expedito acceso a la información pública.

 

4. Es de destacar lo positivo, desde mi punto de vista, la clarificación de los sujetos obligados y el aumento en las obligaciones a la información fundamental que tienen esos mismos sujetos para publicarla en sus páginas de Internet o por cualquier otro medio disponible.

 

5. Mantiene la inatacabilidad de las resoluciones del ITEI y clarifica el procedimiento para sancionar a quien no atienda las resoluciones, dando el derecho al sancionado de audiencia y defensa ante un órgano jurisdiccional, sólo sobre la sanción, no así sobre la obligación de entregar la información.

 

6. En cuanto a los errores, el más grave es que se recorta sólo a cinco días la entrega de la información solicitada; este es el lapso más corto de una Ley de Acceso a la Información en México, y me atrevo a decir que en planeta; simplemente hará imposible en algunas ocasiones que un sujeto obligado pueda entregar la información que le solicitaron; recordemos que nadie está obligado a lo imposible, y la mencionada Ley pondrá en este escenario a más de un ente público.

 

7. Hace poco operativo y accesible el recurso de revisión, ya que el peticionario tiene que presentarlo físicamente, así que imagínese venir de Huejúcar a presentar un recurso; esto es inequitativo y obstaculiza el derecho de acceso a la información.

 

8. Es persecutoria para particulares, ya que se prevé sancionar con cárcel al particular que dé a conocer información reservada o confidencial, cuando lo correcto es imponer cárcel al funcionario público que filtre o dé a conocer información reservada o confidencial que tiene por obligación que resguardar.

 

El espacio no permite seguir con un análisis lo suficientemente pertinente, pero en el fondo lo único que puede salvar la situación es que en un acto de prudencia, el Ejecutivo no publique la Ley, y que se habrá un espacio para que la sociedad civil, las universidades y los ciudadanos interesados aportemos para que esta propuesta se vea enriquecida y consensada por la mayoría; es lo menos que se espera de una Ley de Transparencia y Acceso a la Información PÚBLICA.

 

E-mail: vicente_viveros@mexco.com

En Twitter: @pviveros