Portal informativo de análisis político y social

Ataques cibernéticos contra PlayStation Network y Xbox Live

Sony intenta tranquilizar a unos usuarios indignados prometiendo reanudar “algunos servicios” en una semana y asegurando que los datos bancarios estaban cifrados, aunque no descartan que los misteriosos atacantes hayan podido acceder a ellos.

Si tienes una cuenta en la PlayStation Network (PSN), es probable que estos días no estés muy contento. Después de una semana sin servicio, sucesivos anuncios sobre la gravedad del ataque que ha sufrido la red y la noticia de que los datos bancarios podrían haberse visto comprometidos, es difícil mantener el buen humor. Sony, sin embargo, se esfuerza por calmar los ánimos. En primer lugar, aunque admiten que los datos de las tarjetas de crédito de sus 77 millones de usuarios podrían haberse filtrado, recuerdan que esta información está cifrada y por ahora no tienen pruebas de que se haya descubierto. Por otro lado, señalan que esperan reanudar parte de los servicios de la PSN el próximo martes.

Mientras tanto, van apareciendo las primeras demandas contra la compañía. Y decimos las primeras porque es casi seguro que aumentará, si no el número de demandas, sí el número de demandantes, que podrían agruparse en unos pocos procesos para aumentar su capacidad de presión.

Hay otra cuestión de la que no debemos olvidarnos, y es quién está detrás de todo esto. Mientras la empresa y las autoridades intentan determinar el alcance del problema, otros especulan con los posibles responsables. En la revista estadounidense Wired barajan varios candidatos (el grupo Anonymous que respalda a WikiLeaks, hackers contratados por China, hackers que trabajan motivados por amor al arte o hackers que trabajan por dinero), y se inclina por los dos últimos.

Anonymous se ha desmarcado del asunto, y aunque por ahora no está claro cuánto se han llevado los atacantes, parece probable que el volumen de datos robados sea de tal calibre que alcance un valor astronómico, tanto si los delincuentes quieren venderlo como si optan por aprovecharlo ellos mismos.

Las consecuencias para los usuarios podrían tardar un tiempo en verse, aunque algunos ya han denunciado intentos de fraude con sus tarjetas de crédito. Las consecuencias para Sony, sin embargo, han sido bastante inmediatas. No se trata sólo de la incipiente batalla legal y la ira de sus usuarios, sino del golpe que se han llevado sus acciones en bolsa y de la falta de confianza que esto inspira en los consumidores, justo cuando la empresa intenta vendernos a la heredera de la PSP y sus dos nuevas tabletas PlayStation.

Microsoft alerta de un problema de “phishing” en la Xbox

Son malos tiempos en general para las consolas de videojuegos; mientras siguen los problemas en la red de juegos de PSN, su competidor Microsoft ha publicado una advertencia de un problema en la red XboxLive. Es un conflicto de mucho menor tamaño que el de Sony, pero Según Microsoft los jugadores de Modern Warfare 2 pueden ser objeto de una campaña de phishing (mensaje de correo que intenta obtener datos mediante el engaño).

La compañía explica que son conscientes del problema y que trabajan para resolverlo, lamentan los inconvenientes y agradecen la paciencia de los jugadores. El problema parece centrarse en el citado juego durante sesiones de multijuego.

Microsoft abrió este fin de semana gratuitamente su plataforma de multijuego de la Xbox en pleno desastre de sus competidores, los japoneses de Sony. Algunos medios subrayan que las consolas Xbox modificadas para poder jugar con copias pirateadas, que han estado vetadas para el servicio Xbox Live, han podido utilizar durante un tiempo este servicio. Ahora vuelve a ser imposible para ellas la conexión a dicha red de juegos en línea. El motivo podría ser la realización, por parte de Microsoft, de pruebas de seguridad en su sistema ante el caso de Sony o que estuviera probando nuevos formatos.

Por otra parte, distintos medios empiezan a recopilar denuncias de uso fraudulento de tarjetas de crédito. El problema es saber si están relacionadas con la brecha de seguridad de Sony que admitió que el intruso pudo conocer la numeración de las tarjetas de los miembros de la PlayStation Network y su fecha de caducidad pero no el código de seguridad. Un empleado a GameFly asegura que un colega ha visto usada su tarjeta en la compra en una tienda alemana por valor de mil 500 dólares. Dos jugadores de distintos foros de juegos informan del uso fraudulento de sus tarjetas por valor de 300 y 600 dólares. Otro reporta que una docena de personas han denunciado cargos en su tarjeta de una compañía aérea alemana y uno denuncia un cobro de ocho mil dólares gastados en una tienda japonesa. Ya se han presentado demandas contra las empresas por el retraso en la información de la fuga masiva de datos.

 

E-mail: barrosromo@gmail.com

Twitter: @barrosromo