Portal informativo de análisis político y social

ATLAS, UNA HISTORIA DE MÁRTIRES QUE CAMBIA DE RUMBO

ATLAS, UNA HISTORIA DE MÁRTIRES QUE CAMBIA DE RUMBO

Oct 23, 2011

Inicia la transformación del Atlas, de Asociación Civil (AC) a Sociedad Anónima (SA) y con esto cambia también el rumbo de la historia rojinegra. Quedarán para el recuerdo los tiempos de romanticismo y de pasión más allá del límite, como fue su esencia. Romanticismo que fue su raíz, su alimento, su forma de vida sin duda. Una historia llena de mártires tendrá que dar un giro, por necesidad, por urgencia. Atrás han quedado desde hace años los tiempos en que sus directivos se entregaban con pasión para escribir día a día las páginas que le dieron un tinte especial, único a la historia de este equipo.

Cuando empeñaban no sólo la palabra, sino hasta sus bienes, sus bolsillos para sacar adelante a este Atlas lleno de sufrimientos, que genera pasión mezclada con dolor, pero un dolor que hasta cierto punto gusta, según confiesan sus propios seguidores. Porque no hay amor sin dolor. Hoy ese sentimiento en sus directivos se ha desgastado, está marchito. Los malos manejos llevaron la situación económica más allá de lo que puede resistir este equipo. Y como le pasó a Chivas del Guadalajara, hoy Atlas le pone precio a su necesidad, mas nunca a sus valores, esos quedarán intactos porque son invaluables, principalmente en sus seguidores.

 

JUNTO A SUS MÁRTIRES

Así, gran parte de la historia rojinegra quedará sepultada al lado de algunos de sus mártires más emblemáticos, aquellos que defendieron a capa y espada, con pasión total, la esencia, la causa atlista. Quizá el mártir más emblemático en la historia rojinegra es sin duda el costarricense Edwin Cubero, quien prefirió el retiro a dejar de jugar en su amado Atlas.

En 1956, Edwin Cubero fue transferido al Puebla, tuvo que ser vendido por necesidades económicas del club atlista, pero Cubero se resistía, ofreció jugar sin recibir sueldo con tal de quedarse en el equipo de sus amores, pero no fue aceptada su propuesta. Luego de una corta estadía en Puebla, dijo adiós al futbol y dio inicio a su empresa de mudanzas.

Cubero es el segundo goleador en la historia de Atlas con 81 tantos, detrás de José de Jesús “Güero” Aceves, quien sumó 82 anotaciones. Llegó como centro delantero al futbol mexicano, pero el entrenador argentino Eduardo “Che” Valdatti lo hizo extremo izquierdo, y fue el mejor en su momento, un extremo goleador. Entre las hazañas de Cubero en Atlas figura la más importante: haberle anotado de tiro penal el gol que les dio el triunfo ante el Guadalajara, y con ello su primer y único título hasta el momento, el 22 de abril de 1951. El costarricense clavó la pelota en el ángulo superior izquierdo de Jaime “Tubo” Gómez (qepd), y como un dardo en el corazón de un aficionado Chiva, Ángel Bolumar, que en pleno estadio Oro o Martínez Sandoval, cayó fulminado por un infarto.

Y aquella tarde cuando le marcó cuatro goles al Manchester United, quien venía como campeón de Inglaterra, en un partido amistoso disputado en el Gilmore Stadium de Los Ángeles, California el 4 de junio de 1950. Durante todo el torneo inglés ningún equipo le había marcado cuatro goles en un juego al Manchester, Cubero se los hizo en el empate a seis entre ingleses y tapatíos. Y como los buenos toreros en una gran tarde, Cubero salió en hombros paseado por sus compañeros y cientos de asistentes.

También el Manchester United pidió informes de Cubero, lo quería en sus filas, pero el costarricense ya había decidido, su amor, su vida eran del Atlas, además que la directiva atlista puso varias trabas y prefirió el retiro a dejar de vestir la camiseta rojinegra. Otro momento inolvidable fue cuando Cubero le marcó los tres goles al Boca Juniors de Argentina en el triunfo de Atlas 3-2 en un cuadrangular en Los Ángeles, California, el 18 de enero de 1951. En otro juego amistoso le marcó dos goles al River Plate de Argentina en el empate 3-3. Otro símbolo atlista, sin lugar a dudas, lo fue Felipe Zetter, quien como jugador se distinguió como un hábil y recio defensa central, bravo y de fuerte carácter. Luego como directivo fue de los más entregados y apasionados que recuerde la historia de este equipo llegó a liarse a golpes en el estadio, máxime cuando se enfrentaban a su odiado rival las Chivas del Guadalajara. Nunca puso límites a su amor y pasión por el Atlas. Entre los jugadores se recuerda con cariño a otro costarricense extremo derecho “Osito” Solano, y al polifacético medio de contención también fallecido José Luis “Pillo” Herrera, así como su entrenador “Che” Valdatti.

Hoy puede cuestionarse el amor de los actuales directivos, sin asegurar que haya desamor. Podría justificarse la actual situación del Atlas arropada en un sabio refrán: “Cuando la necesidad entra por la puerta, el amor sale por la ventana”, aunque en el análisis frío sí hay culpables y son sus directivos.

 

LA NUEVA RUTA, ¿HACIA DÓNDE?

Hoy se habla del interés de varios grupos y empresas por comprar al Atlas. Incluso en el grupo Santa Fe figura en las negociaciones un ex jugador y ex directivo de Chivas, quien llegó a ser verdugo de los rojinegros en los clásicos, Néstor de la Torre. Está visto, en la actualidad son números, es dinero lo que mueve al Atlas. No hay lugar para el romanticismo, no hay tiempo para lamentaciones. Urge la solución al grave problema, y ésta viene vestida en dólares. Lo que se busca en no malbaratar finalmente al equipo. ¿Y cómo cuidar, o quiénes lo harán, que la venta se haga con garantía que las cosas serán mejores y no peores? Hay mucho trabajo por hacer, la toma de decisiones debe ser inteligente, fría sí, pero sin dejar el corazón fuera de la mesa de negociaciones, porque Atlas en su esencia así lo reclama.

Lo dicho, la historia rojinegra llena de mártires cambia de rumbo. Llegarán, como es de esperarse los salvadores, se abrirá una nueva etapa en Atlas, a la espera de que quienes lleguen funcionen como tales, y no vayan a ser enterradores. Ojalá que el tiempo alcance.

 

E-mail: patabola@hotmail.com