Portal informativo de análisis político y social

Aún puede salir de su crisis el América

Todavía está fresco el recuerdo, aunque han pasado ya seis años, del texto publicado por la directiva del América tras conseguir el que fue su décimo título de Liga en el futbol mexicano: “Para que me odies más”, haciendo alusión a sus acérrimos rivales: Chivas, Cruz Azul y Pumas, en ese orden. En esta ocasión su víctima fueron los Tecos de la UAG, a los que derrotaron por global de 7-4 (1-1 y 6-3).

Con esta conquista, América se puso a sólo un título de su odiado rival Chivas, que suma 11, y las Águilas están ansiosas por alcanzar y superar al Guadalajara, “esa es la meta y está cerca”, señala en la actualidad el presidente americanista Michel Bauer, aunque como están las cosas, no se ve que sea pronto, por ahora.

Porque hoy, el América atraviesa una crisis marcada en materia de resultados, de buen futbol, de convocatoria, aunque tiene en la banca como entrenador a quien ha sido su máxima figura y artífice de tantos triunfos y títulos en los 80’s: el chileno Carlos Reinoso, quien también como técnico hizo campeón al América.

Hoy, estas Águilas son de bajo vuelo, de alas marchitas, de garras y pico que urgen a ser renovados.

 

SIN MEDIAS TINTAS

Cuando el América fue adquirido por Telesistema Mexicano (hoy Televisa) en 1959, el objetivo fue claro: hacer que este equipo fuera odiado, ya que no podía competir en convocatoria ni cariño que arrastraba el Guadalajara a donde se presentaba, como lo conserva aún en gran medida.

Sentencia una máxima americanista: “Al América, lo odias, o lo amas”.

¿Y cómo se fabricó este sentimiento de antiamericanismo? El ser equipo de Televisa, gastar millones de dólares para tener en su plantilla jugadores extranjeros, las soberbias frases en su momento del entrenador José Antonio Roca hacia las Chivas, y el haber ganado finales a equipos de los llamados grandes entre ellos UNAM, Cruz Azul y Chivas, han creado en el Club América un sentimiento de rechazo por parte gran porcentaje de aficionados no americanistas, que lo convierte en el equipo más odiado del país.

Pero además, el América se convirtió en un buen producto para sus dueños, mercadológica y futbolísticamente hablando.

Porque cuando Televisa entró al futbol, lo hizo pensando en el negocio, y lo ha controlado como tal hasta hoy, lo que le ha redituado millonarias ganancias. Sólo basta recordar las palabras de Emilio Azcárraga Vidaurreta en 1959:

“Compramos al América porque nuestra meta es conseguir la sede para México del Mundial de 1970. Si no estamos dentro del futbol no podremos hacerlo. Yo no sé nada de futbol, pero me han dicho que el mejor directivo es Guillermo Cañedo, que el mejor técnico es Ignacio Trelles y que los mejores jugadores son argentinos y brasileños. Sobre esa base voy a construir al América del futuro”.

ÉPOCA DE ORO

Y a través de su hijo Emilio Azcárraga Milmo, don Emilio Azcárraga Vidaurreta lo hizo.

Es en los años 80’s que el América vive su época de gloria, su momento dorado en nuestro balompié. Viene una etapa de cambios y logros trascendentales ganó cinco títulos de liga (83-84, 84-85, PRODE 85, 87-88 y 88-89), dos de Campeón de Campeones (87-88 y 88-89) y uno de la Concacaf en 1987.

En 1981 llegó la primera gran sacudida, cuando Guillermo Cañedo deja la presidencia del club y lo releva Emilio Díez Barroso, quien hizo grandes cambios, buscando consolidar al América como uno de los mejores equipos dentro del futbol mexicano.

El concepto “Águilas del América” se concreta el 20 de septiembre de 1981, el equipo cambió de imagen y adquirió este mote (que sonaba mejor que el de “Canarios”), y con base en una agresiva campaña publicitaria que duró dos décadas a través de sus propios medios (los canales de televisión), se consiguió que el mote “Águilas” se haya quedado grabado en la mente de la afición mexicana. El águila había sido usada anteriormente en el escudo del equipo, por un corto periodo, en el año de 1938.

Y comenzaron las conquistas de esta nueva directiva, el primero fue el campeonato de goleo del argentino Norberto Outes en la temporada 1982-83 con 22 goles, en aquella temporada histórica el América establece los récords de puntos con 61, de victorias con 26, de triunfos como local con 17 y mayor porcentaje de efectividad (80 por ciento).

Pero ¡oh, dolor!, tristeza y vergüenza, porque en forma sorpresiva fue eliminado por su archirrival Chivas por 3-0 en el mismísimo Estadio Azteca durante la fase de semifinales, a pesar de vencer en la ida en el Estadio Jalisco por 2-1, quedando en nada todo lo logrado a lo largo del torneo regular.

Pero América disfrutaría del placer de los dioses: la venganza, un año después. Consiguió su primer gran logro de esa década en la temporada 1983-84 cuando se corona campeón de liga al vencer a su acérrimo rival, Chivas del Guadalajara, por 3 goles a 1 en una de las finales más vibrantes del futbol mexicano. Después de un empate a dos en el juego de ida en el Jalisco, aprovecharon en la vuelta el grave error en el cobro de un penal por parte de Eduardo Cisneros, para incidir en el ánimo de las Chivas y terminar imponiéndose a éstas por marcador de 3-1 con goles de Bacas, Tena y Aguirre.

Era el América de Outes, Bacas, Batata, Bailowsky, Ortega, Tena. Para la competencia 1984-85, se hizo necesaria la celebración de tres encuentros de final entre Pumas de la y las Águilas. El primero arrojó un empate a uno en el Azteca. Cuatro días después, en CU, el partido concluyó sin goles. La igualdad en el global llevó a disputar un tercero y definitivo en el Estadio Corregidora de Querétaro, la noche del martes 28 de mayo de 1985.

Dos anotaciones del “Ruso” Brailovsky pusieron al América en camino de la victoria. El triunfo correspondió a los azulcrema 3-1; el otro tanto de las Águilas lo marcó Carlos Hermosillo, en tanto que el “Tuca” Ferreti hizo el de la honrilla universitaria.

El tricampeonato se consumó en octubre del mismo año, cuando las Águilas encararon al Tampico Madero en la final del Prode 85, uno de los dos torneos cortos previos al mundial de México 86. Luego de una batalla de ida en la que el bando tamaulipeco obtuvo una cómoda ventaja de 4-1, el equipo hizo la hazaña y en el juego de vuelta los venció 4-0, en uno de los más grandes regresos en la historia del América y del futbol mexicano.

 

¿DÓNDE SE PERDIÓ EL RUMBO?

Pero América, con todo a su favor desde el recurso más difícil, como es el dinero, no reencuentra la ruta del éxito.

Y la ha perdido desde la cabeza, porque es obvio que Bauer no sabe de futbol, y en este negocio, como en la vida misma, las cosas no son para el que quiere, sino para el que sabe, y Michel Bauer está perdido.

Ya es tiempo de que Emilio Azcárraga Jean deje de dar cobijo y ayudar a sus amigos, haciendo daño al equipo de Coapa. Por eso los antecedentes históricos mencionados, porque parece ser que a Bauer le hace falta repasar la historia americanista, y aprender del pasado, que sin duda tiene mucha enseñanza, esa que sólo pueden heredar los grandes.

Pero, lo que Natura no da, tampoco se compra en la tienda de la esquina. Y así, aunque América haga lo que tiene que hacer en este cierre de torneo, también dependerá de lo que otros dejen de hacer.

Y como está la actitud del equipo dentro y fuera de la cancha, sin líder, sin rumbo, sin convencimiento, apático y con la defensa más goleada del torneo, sólo queda comprender a su entrenador y su impotencia en la banca, cuando ve que dentro de la cancha sus jugadores no saben qué hacer, o no quieren, con la pelota en sus pies, cuando a él, Reinoso, lo que le sobraba era calidad y recursos para definir el rumbo de los juegos.

Hoy parece el tiempo de renovación de estas Águilas, pero en serio, cortando garras y pico como manda la naturaleza, como lo grita la exigencia.

EL DATO

El Club de Fútbol América fue fundado el 12 de octubre de 1916, en la Ciudad de México, Distrito Federal, que sigue siendo su sede en la actualidad. Junto con el Guadalajara, es uno de los únicos dos clubes que han participado en todos los torneos de liga desde la fundación de la Primera División de México en 1943.

América es el club mexicano con mejor palmarés en la era profesional con 10 Ligas, cinco Copas, cinco Campeón de Campeones, seis títulos de la Concacaf, y dos Interamericanas, además de ser el club con más puntos, triunfos logrados y más goles anotados en la historia de la Liga (1943-a la fecha).

Logró un tricampeonato: 1983-84,1984-85 y PRODE 85

América, junto con el Deportivo Toluca comparte el segundo lugar en campeonatos de Primera División, con 10 títulos ganados, solamente uno menos que los conseguidos por el Guadalajara. Además, es el club mexicano que ostenta el mayor número de títulos internacionales, asimismo, es el equipo de Concacaf con más trofeos de carácter internacional.

Es, además, el segundo equipo más popular de México, según recientes encuestas realizadas en febrero de 2007, 2008, 2009 y agosto de 2010 por el diario Reforma. El América también tiene la distinción de ser el equipo más odiado por la afición de México.