Portal informativo de análisis político y social

CACERÍA POLÍTICA

CACERÍA POLÍTICA

Jun 11, 2011

De ser uno de los mexicanos más controvertido y señalado de los más malos, se inició la cacería del político Jorge Hank Rhon, arrestado la madrugada del pasado cuatro de los corrientes. Una serie de leyendas en torno al multimillonario hijo del político del Estado de México, Carlos Hank González, han provocado que su vida sea criticada, algunos de los señalamientos deben de ser ciertos y como ejemplo es que no tiene visa para ingresar a los Estados Unidos.

Hay que recordar las publicaciones e investigaciones que se hicieron de un banco que operaba en Laredo, Texas, del que era dueño. También se le señala ser el zar del juego que inició en la fronteriza ciudad de Tijuana, Baja California, donde opera lugares de apuesta como el hipódromo, el frontón de Jai-alai o pelota vasca y los que primero llamaron Books que ahora son casinos en forma y que por años ha extendido sucursales, con el permiso del Gobierno Federal, en toda la República Mexicana.

La captura de Jorge Hank la hicieron elementos del Ejército, según se informó oficialmente y con él varias personas corrieron la misma suerte y de inmediato fuero llevadas a la capital del País, para cuatro días después regresarlas a Tijuana. Por lo menos dos de los arrestados fueron dejados en libertad, mientras los abogados del acaudalado zar del juego buscaban su libertad.

Cuando fue detenido le fincaban una serie de graves delitos federales, entre ellos el de asociación delictuosa, sin embargo al ser consignado no lo señaló la Procuraduría General de la República (PGR). La misma PGR se ha visto tan “inocente” o hasta incapaz, que en declaraciones de altos funcionarios dijeron que pedirían información a la agencia antidrogas de Estado Unidos, la DEA, para saber qué negro historial tienen de Jorge Hank Rhon.

Hay que ser muy inocente o novato para pensar que la DEA les entregue la información, pues no se duda que la tengan, pero si es para arrestarlo ya lo habría hecho sus elementos o por lo menos pedir la acción las autoridades mexicanas.

Al inculpado lo muestran como posesionarlo de varias decenas de armas de fuego autorizadas para las Fuerzas Armadas, así como miles de cartuchos de diferentes calibres. Vale la pena recordar que en el mes de enero de 1989, siendo presidente de la República Carlos Salinas de Gortari, fue detenido el entonces líder del sindicato petrolero, Joaquín Hernández Galicia, apodado “La Quina”.

Al entonces poderoso hombre, fuerzas federales le llegaron a su casa y de un bazucaso abrieron la puerta principal para de inmediato controlar la situación. En la acción presuntamente murió un agente del Ministerio Público Federal, que días después los medios de comunicación dieron cuenta que en verdad había muerto en un enfrentamiento en un poblado del estado de Chihuahua, o sea que había sembrado el cuerpo.

En la mansión de “La Quina”, los federales encontraron decenas de armas de fuego, metralletas Uzi que todavía estaban en sus cajas de empaque. Años después se comentó en Guadalajara, que en verdad las armas fueron trasladadas desde la capital de Jalisco, ya que tenían poco de haber sido compradas por el entonces Departamento de Seguridad Pública del Estado, cuando todavía era gobernador Enrique Álvarez del Castillo y al momento del arresto fungía como Procurador General de la República.

“La Quina”, ya falleció al igual que don Enrique Álvarez del Castillo y muchos de los jefes policiales, pero todavía viven testigos del “sembrado” de armas de Jalisco para materialmente acabar con el poder que ostentaba el líder petrolero.

Ojalá y no ocurra los mismo a Hank Rhon, porque daría malas cuentas una de las instituciones que todavía los mexicanos le tienen confianza, el Ejército Mexicano, pero si existen elementos en su contra que se ejerza el poder la ley en su contra.

 

E-mail: mobago1948@gmail.com