Portal informativo de análisis político y social

CARTA A MI HERMANO GERMÁN: BUEN VIAJE DON RUBÉN IBARRA

CARTA A MI HERMANO GERMÁN:  BUEN VIAJE DON RUBÉN IBARRA

Ene 7, 2012

Carta a mi hermano Germán, hombre que ha desquitado el oxígeno que respira. “Pero si vieras cómo son lindas estas borracheras y ándale”.

 

Fíjate Germán que ando triste, Don Rubén Ibarra Guillén emprendió el viaje, sí, la barca de Jenofonte ya lo depositó en hermosas playas donde mora el Señor y es el sitio a donde son trasladados los hijos de Dios a quien Él ve con regocijo.

 

Germán, a Don Rubén no lo conocí, y al decir que no lo conocí me refiero al hombre de carne y hueso… pero… pero conozco su obra, conocí y conozco a Grabriel, sí, Grabriel Ibarra, su hijo, hombre de lucha constante y brillante inteligencia, hombre que cuando entrega la amistad es hombre de una línea, hombre que no tiembla al decir su verdad y hombre comprometido con la sociedad en donde vive, y perdona Grabriel, eso… eso que tienes y eres, no se aprende, se hereda y como lo heredaste y lo repartes generosamente, entonces sí puedo decir que sí conocí a tu padre, Don Rubén fue tu ejemplo y tu forjador, será tu recuerdo y tu profundo cariño hasta el día que tomes la barca que te conducirá a su lado, él te estará esperando al igual que a tu familia, los hijos de Dios que hemos sido privilegiados con el amor familiar, estamos atados en el ayer, en el hoy y en el mas allá.

 

Me sorprendió mi querido amigo Grabriel tu entereza, cuando apenas una hora después de tu profunda pero momentánea separación, pudimos conversar tu lleno de entereza, yo partido por el dolor del amigo, esta Carta a Germán Grabriel es corta, en cuanto a palabras, pero en cuanto al sentimiento, cariño y respeto para tu encuentro con la eternidad en alguien tan especial como tu querido padre, recibe el respeto y cariño de toda mi familia.

 

Recuerda a Don Rubén cuando te paseaba por Bahía de Kino; cuando te llevaba a comer a aquel restaurante que ya no existe, que se llamó “De Colores”; cuando te platicaba de venados bura y de la danza del venado; cuando te decía que entre tarahumaras, yaquis y europeos habían formado tu raza, norteños que aprendieron a vivir en el desierto, tu papá seguramente en su equipaje final llevará coyotas y bacanora y lo más importante Grabriel, Don Rubén se fue orgulloso de lo que formó, hijos, nietos, gente de orden, nueras que como Alma, sin ser diputada hizo y formó una ley en Jalisco que salvará vidas.

 

Don Rubén, buen viaje y fortaleza, mucha orgullosa fortaleza para su hijo.

 

Don Rubén, estoy seguro que Usted y él muchas veces tararearon aquellas canciones que dicen “Sonora querida…” y “me dices que soy un necio porque me ando emborrachando y a pesar de tus desprecios yo quiero seguir tomando y ándale”, que los dioses le sean propicios.

 

 

E-mail: juanhernandezdistrito19@gmail.com 

 

PD. Amigo Grabriel un fuerte abrazo, de alguien que también sabe la partida de un amigo.