Portal informativo de análisis político y social

CIEGOS Y SORDOS

CIEGOS Y SORDOS

May 8, 2011

El año pasado que hubo elecciones estatales, teníamos la esperanza de que hubiese una metamorfosis para mejorar nuestra forma de vida en las ciudades que habitamos. En la Zona Metropolitana de Guadalajara, el mensaje fue muy claro; ¡queremos un cambio! todos los ayuntamientos –Zapopan, Guadalajara, Tonalá, Tlaquepaque, Tlajomulco–, cambiaron de partido en el gobierno, por lo que la expectativa al arribar otro partido, era grande.

Particularizando en esta ocasión en la ciudad de Guadalajara, fue un cambio después de 15 años de gobierno de Acción Nacional, el cual se fue deteriorando año con año, administración tras administración. Y uno de sus principales problemas fue el haberse alejado de la sociedad, el haber creído que sus decisiones no tenían que ser consultadas con la gente, borrar por completo la opinión de la gente cuando tomaban una decisión que afectaría a los ciudadanos, todo lo anterior confesado por ellos mismos en un recuento de los daños hecho después de la hecatombe electoral que sufrieron en julio del 2010.

Hoy en el 2011, con el Revolucionario Institucional gobernando en Guadalajara, nos damos cuenta que el mal no se ha erradicado; siguen la falta de planeación, de “socialización”–como ellos le llaman–, de proyectos, queriéndolos imponer en las colonias que habitamos. Muestra de ello ha sido el fracaso del paso a desnivel por la Minerva, cancelado por el desacuerdo de los vecinos y más que nada por no consultarlo debidamente; la manifestación de vecinos del Country, por el paso a desnivel de Ávila Camacho y Circunvalación que no fue aprobado al 100 por ciento por comerciantes y vecinos.

Otro ejemplo, lo tienen ahorita como bomba de tiempo en sus manos; es el tema del manejo a su antojo de los Comités Vecinales, van levantando cada día la mano los perturbados líderes vecinales y hasta el momento van más de 35 las colonias afectadas por este motivo. A la vez, la imposición de una peatonalización por avenida Chapultepec, cuando ni los vecinos ni todos los comerciantes están de acuerdo, es más, ni Coplaur sabe de este proyecto que a todas luces beneficia solamente a unos cuantos comercios y a unos cuantos en el ayuntamiento, no así a los que viven en los alrededores.

POR LO VISTO LA SOBERBIA LE GANA TAMBIÉN A LOS NEO-PRIÍSTAS QUE YA SIENTEN QUE TIENEN EL GOBIERNO GANADO, CUANDO NO ES ASÍ. CEGUERA Y SORDERA ES MAL CONSEJERA EN POLÍTICA

A lo anterior hay que sumarle el descontento de los vecinos de la colonia Providencia, que están fastidiados de que los atiborren de bares y restaurantes, y que defenderán con todo, el respeto a los planes parciales de desarrollo para que no se apruebe un vocacionamiento que los deje sin defensa y se sigan otorgando licencias para más restaurantes y bares. Y claro que se tiene que hacer algo; como dice el ex alcalde de Medellín, Sergio Fajardo: “dejar de decir cómo deberían ser las cosas, para intentar hacerlas”.

Es lamentable la ausencia de sensibilidad de nuestros gobernantes que no aprenden la lección en cabeza ajena. Si los del PRI regresaron a ser gobierno, es porque la sociedad se cansó de la soberbia e insensibilidad que invadió a los panistas, quienes se subieron al ladrillo y sufrieron mareo de montaña, sin considerar que los cargos son prestados, que el voto tiene un valor y que sirve para calificar o descalificar. Pero por lo visto, la soberbia le gana también a los neo-priístas que ya sienten que tienen el gobierno ganado, cuando no es así.

Vemos pues que el respeto a los derechos ciudadanos se sigue pisoteando; cambió el partido en el gobierno pero no ha cambiado nada y hasta ha empeorado el asunto de abuso de poder de unos cuantos que quieren imponer a como dé lugar, “proyectos” que a final de cuentas sólo representan un negocio o un fin personal dejando de lado el bienestar común que un gobierno debe de buscar para sus gobernados.

 

* Es activista social y ciudadano más común que corriente

 

E-mail: tapatio58@hotmail.com