Portal informativo de análisis político y social

Cine: Ana y Bruno, una historia conmovedora; las cintas mexicanas de animación son taquilleras

Cine: Ana y Bruno, una historia conmovedora; las cintas mexicanas de animación son taquilleras

Sep 9, 2018

Compartir en redes sociales:
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Shares

Por Carlos Sebastián Hernández //

Quería empezar esta reseña defendiendo al cine de animación mexicano, creyendo que, dentro del rechazo que el propio pueblo demuestra a la producción fílmica nacional, este tipo de películas eran especialmente ignoradas por las audiencias. Para mi grata sorpresa, la estadística manejada por la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica coloca a las cintas animadas de nuestro país en la lista de las más taquilleras de los últimos cuatro años, específicamente a ‘‘La Leyenda de las Momias de Guanajuato’’ en cuarto lugar en 2014; ‘‘Un Gallo con Muchos Huevos’’ en un envidiable primer lugar en el 2015; y ‘‘La Leyenda del Chupacabras’’ de nuevo en cuarto lugar en 2016.

La producción de este tipo de filmes tal vez sea escasa en México, comparada con los estudios americanos y asiáticos dedicados al arte de la animación; no obstante, la calidad de los productos fílmicos nacionales en este terreno han demostrado estar a la altura, y prueba fehaciente de ello es el mismísimo director Carlos Carrera, quien en 1994 fue galardonado con la Palma de Oro en Cannes por el cortometraje animado ‘‘El Héroe’’, y que después de una década de trabajo estrena ‘‘Ana y Bruno’’, su primer largometraje animado.

Este filme cuenta la historia de Ana, pequeña y curiosa infante, que junto con su madre es internada en un hospital psiquiátrico, donde descubrirá que es capaz de ver a las alucinaciones de los demás pacientes. Con la ayuda de estos extraños seres, Ana deberá encontrar a su padre en el pueblo de San Marcos para poder rescatar a su madre.

Carrera ha logrado contar una historia conmovedora, que, en contraste con mucho contenido dirigido al público infantil en estos días, respeta a su audiencia, brindándole una cinta que trata sobre temas que podrían resultar demasiado oscuros, y sin embargo son expuestos con delicadeza, humor, y simplicidad que no resta a la narrativa general. ‘

Ana y Bruno’’ introduce además, una reinterpretación del mundo espiritual que resulta fresca y original, alejándose de ciertos lugares comunes en lo que respecta a la representación de la cultura mexicana, pero conservando en sus personajes la esencia festiva y alegre de nuestro país.

Quizás sea necesario mencionar lo obvio: quienes esperan ver animación comparable a la de los estudios gringos, y por lo tanto desacreditan el filme por prescindir de esos estilos (que eso son al final de cuentas, solo estilos), deben entender que no todo es forma, que donde se resta en técnica se suma en la cualidad humana de la obra, y sobre todo, que puede apreciarse un trabajo de profunda intención autoral, que conecta emocionalmente con los espectadores.

Definitivamente las películas infantiles no siempre son del agrado de los más grandes en la sala, por lo cual se valora aún más el esfuerzo de los realizadores de este filme por no escatimar en su guión, y traer a la pantalla grande una historia que es tan cercana como fantástica.


Compartir en redes sociales:
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Shares
468 ad