Portal informativo de análisis político y social

Cine: Bohemian Rhapsody: Mordiendo el polvo

Cine: Bohemian Rhapsody: Mordiendo el polvo

Nov 5, 2018

Compartir en redes sociales:
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Shares

Por Carlos Sebastián Hernández //

Es difícil imaginar la trayectoria de Queen, una de las más importantes bandas de rock en la historia, sin pensar en la figura legendaria de Freddie Mercury. El vocalista del grupo siempre se caracterizó por el amor a la extravagancia, su enérgica presencia en los escenarios, y por haber representado a una época y a un movimiento cultural que estaba luchando por ser escuchado y comprendido. Lo sorprendente no es que se estrene una película sobre este inusual personaje, sino que se hayan demorado tanto en hacerla, quizás demasiado; porque aunque Queen siga vigente, se necesita más que una extensa recreación biográfica para trasmitir todo lo que simboliza esta icónica banda.

Dirigida por Bryan Singer (suplido por Dexter Fletcher dos semanas antes de finalizar el rodaje) Bohemian Rhapsody narra los acontecimientos que llevaron a la formación de la banda británica integrada por Freddie Mercury (Rami Malek), Brian May (Gwilym Lee), Roger Taylor (Ben Hardy), y John Deacon (Joseph Mazzello), hasta su culminante concierto Live Aid en 1985.

Malek interpreta con intensidad el papel del cantante, lo cual no puede decirse del resto del elenco, cuyas actuaciones rayan en lo burdo y caricaturesco en más de una ocasión. La progresión del filme tiene la característica de distribuirse en segmentos que se perciben inevitablemente como bloques independientes, haciendo que la trama de saltos en el tiempo de forma arbitraria, cubriendo una lista de eventos relevantes o ‘‘interesantes’’ en la historia de Queen, en lugar de concentrarse en mostrar el impacto emocional que tuvo la carrera musical de más de veinte años en los miembros de la banda.

Podría pensarse que Bohemian Rhapsody trata de hacer un retrato fidedigno de la vida de la agrupación, pero esa utiliza las licencias creativas a su antojo, y, curiosamente, siempre de forma desacertada. Nadie necesita un filme de más de dos horas que simplemente enseña lo que ya todo mundo ha visto, leído y escuchado antes. Menos uno que pretende ser significativo y contundente sin ir más allá de lo superficial.

¿Qué podría esperarse de una película de Queen? Posiblemente los fanáticos más acérrimos no tengan más que exigir; quizás tan solo faltó hacer un tributo a lo que su música logró ser: un emblema de la experimentación y la autenticidad; de lo arriesgado y sumamente expresivo. Tal vez faltó un poco de esa magia de la que Mercury siempre hablaba en sus canciones.


Compartir en redes sociales:
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Shares
468 ad