Portal informativo de análisis político y social

COALICIONES 2012

COALICIONES 2012

Oct 29, 2011

Una alianza electoral firmemente cimentada en un proyecto social orientado al bien común es una herramienta de gran valía en democracia. Por ejemplo, para consolidar un nuevo sistema político, para construir un objetivo de Estado o para garantizar gobernabilidad.

No obstante, en los últimos procesos electorales las cúpulas políticas han abusado de las coaliciones, divorciándolas de sus más elevados fines. Se han celebrado algunas alianzas inexplicables o poco entendibles para los ciudadanos, que han diluido la identidad de los partidos y han confundido a los votantes.

En la antesala del 2012, hay señales de que se podría repetir ese escenario por demás dañino para la democracia. Vale la pena recordar que el próximo 18 de noviembre será el último día para que los partidos presenten sus solicitudes de coalición al presidente del Consejo General del Instituto Federal Electoral.

Es decir, evidentemente hoy por hoy se desarrolla una gran negociación de gran trascendencia para la vida democrática del país. No obstante, de manera ajena a la transparencia con la que debe conducirse la vida política, el debate por las coaliciones se está dando de espaldas a los ciudadanos. No hay pronunciamientos ni discusiones públicas sobre el tema.

Como si no se tratara de decisiones que afectarán a millones de mexicanos, en las cúpulas partidistas imperan el secretismo, el sigilo, el ocultamiento, costumbres de un sistema político autoritario que nos urge superar.

Esta actitud de muchos dirigentes revela un gran desprecio tanto por el ciudadano como por el militante del partido, a quienes se les está mandando el contundente mensaje de que en este tema tan importante en nada importa su opinión.

Ausencia de proyecto ciudadano

Actualmente no existe una propuesta de bien común en torno a la cual los partidos puedan justificar superar sus naturales diferencias e ir juntos a un esfuerzo electoral.

Tampoco se han celebrado foros cívicos, encuentros públicos, diálogos, debates de ideas, que permitan discernir a los militantes de los partidos con base en qué programa de alcance postelectoral se podrían unir esfuerzos.

Corremos el riesgo de revivir en 2012 las alianzas pragmáticas de los últimos años, que tan sólo se cimentaron en el amontonamiento de siglas y de fuerza bruta. Es decir, en la promiscuidad ideológica que busca el poder por el poder.

VAE, apuesta por el ciudadano

En el movimiento nacional Volver a Empezar (VAE) hemos tomado un enfoque radicalmente distinto, pleno de apertura y espíritu democrático.

Durante el mes pasado, en un debate abierto y transparente, decidimos que en enero próximo habremos de definir la posibilidad de apoyar a algunos candidatos a puestos de elección popular.

No obstante, nuestro apoyo no será canjeado por espacios gubernamentales o cuotas de poder. Si hemos de extender nuestra mano a alguien, será para obtener objetivos encaminados al bien común, con base en un proyecto ciudadano.

De hecho, ya se encuentra en imprenta nuestra propuesta “Así queremos México”, en la que delineamos nuestros principios sociales, nuestra plataforma política y los objetivos estratégicos de VAE, en orden al bien común. Durante noviembre la ofreceremos a toda la sociedad y a cada uno de los partidos, con ánimo plural. Ese proyecto cívico y transparente, elaborado con base en una consulta nacional que duró seis meses, será la base para definir con quien habremos de caminar.

Así lo haremos porque estamos convencidos de que reconociendo en el ciudadano al protagonista de nuestros esfuerzos y actuando con base en proyectos encaminados al bien común, en el 2012 podremos dar una fructífera lucha por represtigiar la política, por despartidizar al Estado y por fortalecer la ética en la vida pública.

 

http://www.twitter.com/ManuelEspino

E-mail:manuespino@hotmail.com