Portal informativo de análisis político y social

COMO VA: No todo lo que brilla es oro

COMO VA: No todo lo que brilla es oro

Jun 16, 2012

Por Nadia Madrigal *

Un giro total de 180 grados es lo que vemos nuevamente en Andrés Manuel López Obrador, está mandando su mensaje de moderación y conciliación. Se apostó así durante el segundo debate como una persona que no increpa, no descalifica, escucha no ataca a sus adversarios, es más los ve con ojos de misericordia y de perdón a vidas ya que expresó que su gobierno no iba a ser de persecución de brujas.

Pero cómo es posible que unos días antes lo habíamos visto en una entrevista de televisión para ser más exactos en Tercer Grado de grupo Televisa con los prestigiados comunicadores que al cuestionarle sobre resultados de la elección, señaló que si no ganaba habría fraude electoral.

Su cantaleta ya empezó, descalificó al Instituto Federal Electoral por un lado y por el otro que él será el próximo Presidente de la República porque sus encuestas así lo manifestaban, que estaba arriba de Enrique Peña Nieto el candidato del PRI.

Hace seis años, primero cuando iba abajo en las encuestas logró casi emparejarse, pero cuando perdió la elección empezó con su fraude además de instituciones podridas. Cuántas personas se vieron afectadas vimos un circo en el Zócalo cuando se ungió como presidente, llamándose a sí mismo y al Presidente Calderón como el ilegítimo, espurio.

En esta elección aparece como la “república Amorosa”, con un discurso moderado, esto sucedió a finales del año pasado que bien pensado revertió las opiniones negativas que había de él en las encuestas.

Pero al paso que va tendría que crecer casi 1.5 puntos diarios. Ante esta realidad, dejó de lado la “república amorosa” para volver a ser el rijoso y provocador de antes. Esto lo volvió a poner en el centro de atención mediática y, hay que reconocerlo, le granjeó algunos puntos en las encuestas de tal suerte que rebasó a Josefina Vázquez Mota para posicionarse en el segundo lugar de la competencia.

Ahora, al parecer desde esta posición pretende dar el estirón final, Andrés Manuel López Obrador piensa ceder y conceder, toma la decisión de no entrar en confrontaciones con ninguno de los actores políticos, hasta con el Presidente Felipe Calderón no ha desmentido las declaraciones que hizo en el Twitter acerca de las cifras de ahorro que para detonar el desarrollo del país, si llega al poder, ahorrará de los salarios de la alta burocracia unos 300 mil millones de pesos, a eso se sumarían otros 300 mil millones de pesos en medidas de austeridad (en el primer debate dijo que una de esas medidas sería suspender los viajes al exterior de los funcionarios de Gobierno, porque no son necesarios) y que 200 mil millones saldrían de una reforma fiscal de la que sólo dijo que incluiría la eliminación de IETU. El problema es que, como twiteó el presidente Felipe Calderón, esa misma noche, el salario de todos los puestos de confianza en el Gobierno, este total sería la suma dos mil millones de pesos. Y si se reduce el sueldo a la mitad, se ahorrarían mil millones de pesos.

Se lo dijo Josefina Vázquez Mota en el mismo debate y lo apuntó al día siguiente el secretario de Hacienda, José Antonio Meade: “El salario de todos los trabajadores del Gobierno Federal y eso incluye maestros, médicos, enfermeras, soldados, marinos y policías, alcanza los 264 mil millones de pesos. Eliminando a todos los trabajadores que dependen del Estado, aún le faltarían a López Obrador 36 mil millones de pesos para alcanzar los 300 mil que dice que ahorrará reduciendo salarios”.

Pero como siempre desestimo todos los comentarios porque su verdad es absoluta, totalitarista y las cuentas según él las trae bien estudiadas como las encuestas en donde según éstas están a sólo 4 puntos de Peña Nieto información que nunca la proporcionó aún cuando lo prometió. En pocas palabras está ignorando la realidad.

Al parecer así va a ser su estrategia hasta que termine la campaña para cachar votos de los indecisos, del famoso movimiento de #YoSoy132 anti-PRI y de los panistas arrepentidos de su candidata. La cuestión es que deja la puerta abierta del posible fraude para que en caso de perder porque según él nunca pierde, siempre le ganan con chanchullo o sea que armará un megaconflicto postelectoral si no le favorecen los votos .Y si gana pues el camino será aterciopelado acompañado de amor y de amistad.

Al final lo más importante que todos los políticos, partidos, funcionarios y ciudadanos debemos practicar la moderación a buscar el diálogo y evitar cualquier gesto de violencia física que de por sí ya hay demasiada por otras causas en el país.

 

E-mail: nadiamarcela@hotmail.com