Portal informativo de análisis político y social

CONCIENCIA DIGITAL:: Bitcoin, una moneda virtual para un mundo globalizado

CONCIENCIA DIGITAL:: Bitcoin, una moneda virtual para un mundo globalizado

Mar 8, 2014

Por José Modesto Barros Romo —-

Seguramente en los últimos meses han escuchado, visto o leído algo acerca de bitcoin, pero se preguntarán de qué trata eso. Bueno, pues el bitcoin es una moneda electrónica que no está regulada por ningún país, institución financiera o empresa, y que funciona para intercambiar bienes y servicios a través de un sistema denominado “peer to peer” o de usuario a usuario, básicamente en Internet.

Para utilizar este sistema monetario electrónico, lo primero es adquirir un monedero bitcoin para almacenar estas divisas. Esta cartera online se obtiene descargando de sitios de Internet autorizados a computadoras o smartphones un programa conocido como Bitcoin-Qt, el cual pone en funcionamiento una plataforma que se conecta vía Internet con la red bitcoin para poder realizar las transacciones.

Luego de contar con un monedero, los usuarios pueden comprar bitcoins a través de portales en que funcionan como casas de cambio en línea. Para hacerlo, los sitios web que ofrecen este servicio piden realizar una transferencia bancaria en cualquier divisa –pesos, euros o dólares– a la cuenta que se indique. Una vez que el responsable de la venta recibió el depósito, hace llegar al monedero los bitcoins solicitados.

También pueden realizarse intercambios en cajeros automáticos que se han instalado en países como España, Canadá, Hong Kong y próximamente en Estados Unidos. Para realizar transacciones con un bitcoin no es necesario registrar los datos reales de una persona, pues se usan números y letras como seudónimos. 

Aunque son transacciones con datos irreales, cualquier usuario que realice operaciones con esta moneda puede saber de dónde a dónde va este dinero, pues el mecanismo trabaja bajo una “firma digital” que se alberga en la computadora o dispositivo móvil de cada usuario, con lo que se crean redes de intercambio.

Son los propios usuarios quienes hacen el seguimiento, control y registro de las transacciones, porque nadie controla el bitcoin, está a cargo de miles de computadoras de todo el mundo.

El valor del bitcoin

El valor de esta moneda lo determina la demanda en el mercado. En 2009, año de su lanzamiento, un bitcoin valía menos de un centavo de dólar, en abril de 2013 su valor era de 236 dólares y ahora es de 552 dólares. 
El sistema funciona bajo el esquema “peer to peer” porque se compran bienes o servicios alrededor del mundo sin la intervención de instituciones bancarias. Es posible comprar en los negocios que acepten directamente esta moneda o cuenten con los servicios de una empresa procesadora de pagos para llevar la contabilidad y recibir la transacción. 

La compañía que acepte esta moneda digital, a su vez puede intercambiarlas por divisas como pesos, euros o dólares en las casas de cambio online o en los cajeros. Aunque se emiten de manera descentralizada se cuenta con el registro de que cada 10 minutos hay 25 bitcoins nuevos y desde 2009 se han llegado a emitir 12 millones de bitcoins en todo el mundo.

Pero la moneda electrónica tiene límites. El límite máximo de emisión es de 21 millones. Cuando se llegue a ese número no se van a poner más en operación; el año en el que se llegaría a dicho límite es 2140.

Bitcoin en México

A México también llegó la moneda virtual. Existen mercados de intercambio online a través de los cuales es posible cambiar pesos mexicanos a la divisa.

En territorio mexicano hay al menos 25 negocios, desde hoteles hasta tiendas de repostería que aceptan pagos con esta moneda. En enero pasado el portal web elbitcoin.org dio a conocer que tiendas 7-Eleven y la Librería Ghandi aceptarían esta forma de pago. Sin embargo no ha sido cierto hasta el momento.

Newsweek afirma haber descubierto al fundador de bitcoin

Según la revista, el ciudadano de 64 años de edad residente en Calfornia, padece un cáncer de próstata y se dedica a modelar locomotoras de vapor en su casa. Y se llama realmente Satoshi Nakamoto.

La revista señala que en 1973 se cambió de nombre por Dorian Prentice Satoshi Nakamoto, aunque firma actualmente como Dorian S. Nakamoto. En el artículo, la autora del reportaje, McGrath Goodman, explica que estuvo escribiendo correos con él sobre su afición al diseño de locomotoras en miniatura, pero que de repente Nakamoto cortó la comunicación.

La investigación ha llevado dos meses, pero finalmente localizó a Nakamoto en su residencia de San Bernardino, en las colinas de Los Ángeles. La periodista se apersonó en su casa, pero éste llamó de inmediato a la Policía.

Nakamoto estudió ingeniería en la Universidad Politécnica de Pomoma (California), es el mayor de tres hermanos, vive modestamente a pesar de que se considera que tiene 400 millones de dólares en bitcoins, y conduce un Toyota Corolla o, al menos, es el vehículo estacionado en su domicilio. Tiene seis hijos.

El BitCoin Forum ha dado cero credibilidad a esta información, pero la furibunda reacción de la comunidad ha aportado cierta credibilidad a la misma. Además, el informático Gavin Andrese, que colaboró en los inicios de la moneda, ha rechazado la publicación sobre Nakamoto y reconoce que no quiso colaborar en el reportaje de Newsweek.

Hace cinco años crearon la moneda virtual con una capitalización de más de 11 mil millones de dólares en la actualidad. Tras crear todo el proceso informático de la moneda, cuyo principal obstáculo es garantizar que una misma moneda virtual no se emplea dos veces, desapareció el rastro de sus fundadores.

Si se confirma que dicha persona es la creadora del bitcoin, como residente y ciudadano de Estados Unidos, podría enfrentarse a graves acusaciones penales, castigadas con cadena perpetua, por haber puesto en peligro a las instituciones del país (el dólar). Por el lado de la moneda virtual, nada cambiaría, pues el bitcoin es ajeno a cualquier autoridad, incluso a la de su creador, y a cualquier mecanismo de regulación oficial.

E-mail: barrosromo@gmail.com