Portal informativo de análisis político y social

CONCIENCIA DIGITAL: GOOGLE ANDA EN LAS NUBES

CONCIENCIA DIGITAL: GOOGLE ANDA EN LAS NUBES

Abr 28, 2012

Con Google los usuarios ya tienen correo electrónico (Gmail) y el manejo de fotos (Picasa). También permite crear documentos de texto, presentaciones y hojas de cálculo, que también se almacenan en sus servidores. A la empresa le faltaba dar un paso, ya lo dieron y la semana pasada presentaron Drive, un disco duro virtual que unifica todos los archivos y los almacena en Internet. La diferencia con respecto a los servicios con que contaba anteriormente no es solo la integración de los mismos en un solo lugar, sino también que se puede realizar en diferentes dispositivos.

 

Google Drive, como se denomina a sus servicios de almacenamiento virtual, funcionará tanto en computadoras personales con sistema operativo Windows como en equipos de Apple, además de los smartphones, y tabletas con el sistema Android. Directivos de Google aseguran que pronto saldrá la versión para iPhone e iPad. La intención es que, de manera natural, se puedan tener accesibles los mismos documentos en los diferentes aparatos que se usan a los largo del día.

 

De inicio cada usuario contará con 5 gigas de almacenamiento gratis. A diferencia de lo que sucede con Gmail, cuyo pago por almacenamiento extra es anual, en Drive si se desea más capacidad se deben pagar por mes: 2.49 dólares por 25 gigas. 5.20 dólares por 100 gigas y 51.37 dólares por un terabyte, una cantidad que parece demasiado grande para un usuario promedio, lo que hace pensar que el mercado meta de Google podrían ser las micro y pequeñas empresas.

 

La nube, como casi cualquier tecnología, no es perfecta. En caso de perder la conexión, los datos se almacenarán en el disco duro del aparato. Cuando se recupera el acceso, Drive se sincronizará con los servidores de Google para hacer que los archivos estén en todos los aparatos vinculados a la cuenta de usuario, que por cierto ya es la misma que sirve para YouTube, Gmail, Picasa, Google Maps, Google Docs, Google+ y un largo etcétera.

 

Google no se ha olvidado de sus comienzos como buscador. De ahí que haga hincapié en la capacidad de Drive para encontrar casi cualquier cosa entre los archivos almacenados. No sólo busca por palabras dentro de los documentos de texto, sino también en las imágenes. Drive reconoce los monumentos más populares, colores e incluso los objetos.

Uno de los usos más interesantes será el reconocimiento óptico de caracteres (OCR), o lo que comúnmente se conoce como escanear un documento. Drive permite subir la imagen de una página de un libro, revista o diario y convertirlo en un documento de texto.

 

Por el momento no cuenta con aplicación para los celulares con sistema operativo Windows, pero sí con un kit de desarrollo de aplicaciones para que, si una empresa lo desea, puede adaptarlo a ese sistema. En la tienda de aplicaciones del navegador Chrome ya hay alguna muestra de lo que han hecho los primeros colaboradores. Se puede, por ejemplo, enviar un fax o editar un video online. Google no está solo, de hecho, podría decirse que llega cuando casi todos sus competidores han dado un paso en la nube, ya que tiene contrincantes como SkyDrive de Microsoft y el servicio iCloud de Apple.

 

BUENAS CIFRAS, AUNQUE CON ALGUNAS PREOCUPACIONES

Apple ya tiene mal acostumbrados a los corredores de Wall Street, y la semana pasada volvió a hacerlo. El fabricante del iPhone, del iPad y de la computadora Mac tuvo un beneficio neto en acciones de 11 mil 600 millones de dólares en el arranque de 2012, tras registrar unos ingresos de 39 mil 200 millones. Cifras sólidas que ayudaron a contener los golpes que está sufriendo la compañía desde hace dos semanas en el índice Nasdaq.

 

Comparado con hace un año, ganó un 94% más en su segundo trimestre fiscal. El margen de beneficio subió seis puntos, hasta el 47.4%. Por productos, vendió 35.1 millones de unidades de su del iPhone (88%), 11.8 millones de equipos iPad (151%) y cuatro millones de Macs (7%). El reproductor iPod continúa disminuyendo, con 7.7% menos unidades vendidas.

 

Las acciones de la compañía subieron la semana pasada a un 7% tras conocerse sus resultados, después de perder casi un 3% en la jornada, los últimos días no fueron nada fáciles para Apple. Del máximo de 644 dólares que se pagaban el 10 de abril por sus acciones, luchaba por los 560 dólares antes de publicar las cuentas. Pesó el menor ritmo de activaciones de planes iPhone en Estados Unidos, con las empresas AT&T y Verizon.

 

El fin de los subsidios de las empresas telefónicas y los contratos de dos años hacen que los usuarios a mantengan sus equipos por más tiempo. Esto se tradujo en una caída del 43% en las ventas del iPhone en el caso de AT&T y del 25% en Verizon. Las dos compañías admiten ser demasiado dependientes de Apple; hecho que no cambia mucho en el resto del mundo.

 

En esa búsqueda de motivos para juzgar a Apple, se le suma el hecho de que hay inversionistas que aprovechan el fuerte repunte de la acción durante los últimos tres meses para hacer especular en medio de tanta volatilidad de los mercados mundiales. Y, además, no se espera el lanzamiento de nuevos productos para los próximos meses, más allá de actualizaciones previstas en las laptop, mejor conocidas como Mac Book.

 

La compañía de Cupertino, que desde hace medio año trabaja sin el liderazgo de Steve Jobs, se puso la meta de superar las expectativas de los inversores trimestre tras trimestre. Solo faltó una vez a su objetivo en los últimos cinco años. Esta vez la cifra que tenía que cumplir eran 33 millones de unidades vendidas del iPhone, cifra que superó con dos millones de aparatos.

 

Sin embargo, Apple lo tiene cada vez más complicado; a pesar de esto se le sigue dando el beneficio de la duda y la mayoría de analistas piensa que el valor de la empresa seguirá subiendo y mantienen el objetivo por encima de los 700 dólares por acción. Tampoco son pocos los que admiten que su atractivo a corto plazo es limitado y advierten del riesgo de que siga cayendo. Los fundamentos de Apple esencialmente no cambian. Sin embargo, el gran reto está también a largo plazo, cuando se agote el ciclo de productos desarrollados bajo la batuta de Jobs.

 

E-mail: barrosromo@gmail.com

Twitter: @barrosromo