Portal informativo de análisis político y social

CONCIENCIA DIGITAL: Los grandes de Internet lanzan carta a favor de la neutralidad de la Red

CONCIENCIA DIGITAL: Los grandes de Internet lanzan carta a favor de la neutralidad de la Red

May 10, 2014

Por José Modesto Barros Romo —-

Más de 150 empresas de Internet, desde los gigantes Google, Facebook, eBay, a los pequeños Flurry o BitTorrent, firmaron la semana pasada una carta destinada a la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos para pedir que se mantenga el principio de neutralidad de la Red (no discriminar por contenidos), que tantos éxitos ha dado a la economía norteamericana.

En la carta de apoyo a un Internet libre y abierto, los firmantes recuerdan: “Durante los últimos 20 años, los innovadores estadounidenses han creado un sinnúmero de aplicaciones basadas en Internet, oferta de contenidos y servicios que se utilizan en todo el mundo. Estas innovaciones han creado un enorme valor para los internautas, han impulsado el crecimiento económico y han convertido a nuestras empresas en líderes mundiales. La innovación que hemos visto hasta la fecha ocurrió en un mundo sin discriminación. Un Internet abierto también ha sido una plataforma para la libertad de expresión y la oportunidad de miles de millones de usuarios”.

El compromiso y las acciones emprendidas por la FCC, el regulador de las comunicaciones en el país vecino, para proteger un Internet abierto “son la principal razón por el que Internet sigue siendo un motor de la iniciativa empresarial y del crecimiento económico”.

Los firmantes se hacen eco de las recientes noticias de que la FCC cambiará las reglas a raíz de la sentencia de un tribunal federal. Según informes de prensa desearía proponer normas que permitirían a los proveedores de telefonía y servicios de Internet por cable discriminar tanto técnica como financieramente a las empresas e imponer nuevos costos. Si estos informes son correctos, representa una grave amenaza a Internet.

Entre los firmantes se encuentra Netflix, el videoclub virtual que ha firmado acuerdos con las operadoras Comcast y Verizon para garantizar una velocidad preferente a sus contenidos, pese a que un párrafo parece ir directamente contra ellos mismos: “En lugar de permitir la negociación individualizada y la discriminación, las normas de la Comisión deben proteger a los usuarios y a las empresas de Internet –en plataformas fijas y móviles– contra el bloqueo, la discriminación y el pago de la priorización, y deben hacer el mercado de los servicios de Internet más transparente. Las normas deben dar seguridad a todos los participantes en el mercado y mantener bajos los costos de la regulación. Tales normas son esenciales para el futuro de Internet. La FCC debe adoptar las medidas necesarias para garantizar que Internet siga siendo una plataforma abierta para la libertad de expresión y el comercio, con el fin de que Estados Unidos continúa a la cabeza del mundo en el mercado de la tecnología”.
Entre los 152 firmantes se pueden encontrar a grandes y pequeños de Internet y la tecnología, como Microsoft, Dropbox, Linkedin, Kickstarter, BitTorrent, iFixit o Imgur.

LAS REDES EN MALLA, UNA SOLUCIÓN VS. GOBIERNOS ESPÍAS

Cuesta pensar que la localidad pesquera de Sayada pueda ser el lugar perfecto para llevar a cabo un experimento que cambie Internet en todo el mundo. Pero los habitantes de esta población en Tunez tienen un sorprendente nivel de conocimientos digitales y saben a la perfección cómo puede hacerse un mal uso de la Red.

Un grupo de académicos y entusiastas de la informática que participó en el levantamiento que acabó en 2011 con el Gobierno de Ben Ali (un presidente que invirtió en la vigilancia digital), ayuda ahora a su ciudad a convertirse en una alternativa contra el poder de los gobernantes. Para ello, han instalado una red local físicamente separada de la salida usual de Internet.

El Departamento de Estado de Estados Unidos proporcionó 2.8 millones de dólares a un equipo de piratas informáticos estadounidenses, una comunidad de activistas y unos genios del software para desarrollar este sistema, denominado “red en malla”, para que los disidentes en el extranjero puedan comunicarse de una forma más libre y segura de lo que permite la Red.

Un país que sin duda dará que hablar es Cuba, ya que la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional destinará 4.3 millones de dólares para crear allí redes en malla. Otros proyectos financiados en parte por Washington demostraron que esta red puede ser útil para los habitantes de algunos suburbios de la ciudad de Detroit. Su instalación también fue vital en una zona del barrio neoyorquino de Brooklyn durante el huracán Sandy. 

Pero irónicamente al igual que muchos extranjeros, los estadounidenses expresan su temor a la vigilancia gubernamental cuando explican el atractivo de las redes en malla.
Al comienzo del proyecto, el objetivo original –desbaratar los planes de los espías gubernamentales en países totalitarios– se ha convertido en un tema incómodo para los dirigentes estadounidenses que apoyaron el proyecto, ya que quedan mal parados porque se ha demostrado infinidad de veces que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), como se describe en los documentos filtrados por Edward J. Snowden, es un espía cibernético mundial.

Sascha Meinrath, de la Fundación New America, un grupo de investigación independiente de Washington que ha desarrollado el sistema de redes en malla, afirma que desde las famosas filtraciones su grupo ha recibido “cientos de consultas” de todo Estados Unidos. 
“La gente nos pregunta cómo puede proteger su privacidad”, señala Meinrath. Los ciudadanos de Sayada –una población de 14 mil habitantes– las utilizan más para la gestión local que para burlar la vigilancia, según indica Nizar Kerkeni, un profesor de la Universidad de Monastir (Túnez). 

La red en malla cubre zonas de la ciudad como la calle principal, el mercado y el Ayuntamiento. Los usuarios tienen acceso a un servidor local que ofrece la Wikipedia en francés y en árabe, mapas de las calles, dos mil 500 libros gratuitos y una aplicación para chatear de forma segura.

Meinrath explica que el objetivo era hacer que la tecnología fuese accesible a los ciudadanos. Es difícil que Internet en abierto funcione de forma segura, en parte porque es tanto un sistema de enrutamiento de datos como una especie de guía telefónica electrónica gigante. La acción más sencilla, como por ejemplo, enviar un correo electrónico, implica la comunicación con múltiples servidores y routers.

En cambio, la red en malla permite que los habitantes de una zona creen una red que es físicamente distinta a Internet. Los routers inalámbricos están situados en los tejados y balcones. Los routers forman una red en malla siempre y cuando cada uno de ellos tenga una visión perfecta de los otros y se haya instalado un software especial llamado Conmoción, según explica Ryan Gerety, también de la fundación New America.
Estos dispositivos pueden proporcionar acceso online a cualquiera que disponga de un aparato inalámbrico con cobertura. En Túnez, Gerety trabajó con Kerkeni para crear talleres junto a unos 50 vecinos. En apenas dos fines de semana, se colocaron 13 routers y se puso en marcha una red en malla. 

Existen algunos inconvenientes y las comunicaciones pueden volverse lentas cuando las señales dan múltiples “saltos” de un router a otro. Esto lleva a algunos expertos a preguntarse lo grande que puede llegar a ser una sola red en malla. Otros informáticos responden que aunque este tipo de redes dan servicio a grandes barrios de Berlín, Viena y Barcelona, exigen conocimientos muy técnicos.

Muchas de esas redes se construyeron para compensar una cobertura irregular o inexistente. En Detroit, por ejemplo, el Gobierno las financió como un medio de bajo coste para acceder a Internet. La supervivencia digital podría convertirse junto a la privacidad en el principal argumento para crear este tipo de redes en malla. Sus orígenes se asemejan a los de la Red original antes de que “fuese controlada” por las empresas y vigilada por los espías del Gobierno.

E-mail: barrosromo@gmail.com