Portal informativo de análisis político y social

CONCIENCIA DIGITAL: Neutralidad de Internet corre peligro, diversos gobiernos quieren controlarla

CONCIENCIA DIGITAL: Neutralidad de Internet corre peligro, diversos gobiernos quieren controlarla

Abr 26, 2014

Por José Modesto Barros Romo —-

El sagrado concepto “neutralidad de la Red”, que el martes pasado aprobó el Senado de Brasil, dos días después no apareció en el documento final firmado en la cumbre NETMundial, el encuentro global sobre la gobernanza en Internet que reunió en ese país sudamericano a 800 representantes de 85 países.

El documento condena la llamada “vigilancia masiva” en Internet y también hace un llamamiento a que esta sea perseguida según la legislación internacional, en alusión al escándalo Snowden. Pero no incluyó ni una sola mención a la NSA (Agencia Nacional de Seguridad estadounidense), encargada de espiar a gobiernos aliados, empresas privadas y ciudadanos anónimos, entre ellos, la propia presidenta brasileña Dilma Rousseff. 

La inclusión del concepto de “neutralidad” (que todos los servicios de Internet tengan el mismo acceso y a la misma velocidad, sin preferencias) atrasó varias horas el consenso en torno a la llamada Declaración de Sao Paulo.

El documento, de apenas 10 páginas, es un pálido reflejo de la que para muchos era una cumbre histórica, celebrada en un país —Brasil— que acababa de aprobar la primera Constitución de Internet. En la llamada Ley de Marco Civil, precisamente, la neutralidad era uno de los caballos de batalla del Gobierno brasileño.

Este movimiento se producía justo 24 horas después de que la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), el organismo independiente encargado de la regulación de la web en Estados Unidos, anunciara que revisaría la normativa actual para facilitar que los proveedores de Internet ofrezcan servicios a diferentes velocidades. Las divergencias de opiniones entre Brasil y Estados Unidos y la Unión Europea impidieron sacar adelante un texto más ambicioso.

En declaraciones a la prensa, Paulo Bernardo, el ministro brasileño de Comunicaciones, admitió estas diferencias y aseguró que confiaba en obtener más adelante el derecho a que todos tengan acceso a los mismos contenidos y con la misma velocidad. “Hay países que no lo quieren, como Estados Unidos, tampoco la Unión Europea”, dijo y se remitió a la reunión que se celebrará en Estambul (Turquía) del Foro Global de Internet (GIF). “Hay diferentes opiniones”, aseguró la vicepresidenta de la Comisión Europea, Neelie Kroes.

Para ciertos especialistas lo que se ha producido es una gran victoria de las grandes empresas de telecomunicaciones (operadoras telefónicas y de cable) sobre las de Internet (Google, Facebook, Twitter, etcétera). Los lobbies de las empresas de telecomunicaciones dominaron y presionaron durante los debates finales y consiguieron debilitar el texto y sacar la palabra neutralidad de la redacción.

La Unión Europea es partidaria de la neutralidad de Internet, pero en Brasil se quedó sin cumplir sus deseos, pese a que varios de sus países han legislado claramente en favor de ese concepto.

La comisaria de la Agenda Digital Europea, Neelie Kroes, siempre se ha mostrado una “firme defensora” de ella. “Pero entiende que en dos días no es posible consensuar este concepto”, explicó su portavoz. Kroes se alegra, al menos, de que el tema hubiera salido en la cumbre, aunque reconoce que el documento “no es el comunicado firme que algunos querrían”.

Los representantes de Cuba, India y Rusia (cuyo presidente, Vladímir Putin, acaba de comparar a Internet con un instrumento de la CIA) mostraron su disconformidad con el documento final. “Se ignoraron nuestras aportaciones y lo único que va a pasar es que se va a fomentar la desigualdad entre los países”, dijeron los representantes de dichas naciones en la cumbre de Brasil.

Lo único en claro de la reunión es que Estados Unidos ha confirmado que renuncia a la prerrogativa de atribución de dominios en Internet a través del ICANN y que iniciará una reestructuración de su servicio de información por medio de la NSA.

La Red tendrá distintas velocidades en Estados Unidos

Internet tendrá un carril más rápido; la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), el organismo independiente encargado de su regulación en Estados Unidos, revisará la normativa actual para facilitar que los proveedores de Internet ofrezcan servicios a diferentes velocidades.

De esta forma, los proveedores de conexión a la Red, a cambio de pagos extras, podrían garantizar una velocidad privilegiada a unas empresas (por ejemplo Netflix) sobre otras, acabando con el principio de “neutralidad de la Red” (todos los contenidos circulan a igual velocidad) que ha garantizado su funcionamiento desde su creación.

El presidente de la FCC, Tom Wheeler, salió al paso de esta interpretación señalando que su organismo no pretende romper el principio de neutralidad, sino “ajustar ese concepto” a una sentencia judicial en su contra, pronunciada en enero. “Esto no es un cambio drástico. Las mismas reglas servirán para todo el contenido online y, como en la regulación de una Red abierta, no se permitirá ningún comportamiento que perjudique a los consumidores o a la competitividad”, afirmó Wheeler. Pero no negó la doble velocidad.

En el caso que cita Wheeler, la justicia dio la razón a Verizon, una de las grandes operadoras telefónicas del país, en su demanda contra la FCC. La empresa quería establecer diferentes velocidades de descarga, una opción que bloqueó la comisión; pero el Tribunal Federal acusó a la FCC de extralimitarse en sus funciones. La actual normativa considera estos servicios como información y no como empresas de telecomunicaciones, por lo que la FCC carece de competencias para regularlas.

La decisión judicial ha empujado a FCC a revisar esa normativa sin esperar a lo que diga el Tribunal Supremo. Según la sentencia, Verizon tiene derecho a crear sus reglas de acceso a sus servicios, manteniendo el principio de neutralidad en la Red, pero con la condición de que no se excediera en sus competencias. Las nuevas normas se adaptan al fallo, pero los más críticos con la FCC aseguran que está cediendo a los intereses de las grandes empresas del sector de las telecomunicaciones.

Organizaciones de consumidores y de defensa de las libertades han rechazado siempre cualquier tipo de carril “privilegiado” de contenidos online, alertando de sus consecuencias. Hace seis años tuvieron un importante respaldo, cuando el ahora presidente Obama convirtió la garantía de la neutralidad en la Red en una de sus promesas electorales.

La decisión de la FCC puede obligarle a incumplir su doctrina. Desde los inicios de su mandato, Obama ha mostrado una gran sintonía y deferencia con los grandes de Internet (Google, Twitter, Facebook, Apple…) con los que se ha reunido en varias ocasiones, y que siempre han promovido la neutralidad de la Red, sin excepciones.

El presidente de la organización Free Press, uno de los grandes defensores de la neutralidad en la Red, acusa a la FCC de “romper” Internet tal y como lo conocemos hasta ahora.

“Dar luz verde a los proveedores para que creen sistemas de pago por prioridad de acceso será un desastre para las nuevas empresas, organizaciones no gubernamentales y los ciudadanos que no se puedan pagar esas tasas”, afirma Craig Aaron. Wheeler defiende que la modificación solo pretende ajustar las normativas a la sentencia.

La condición sería que sólo se pudiera crear una velocidad privilegiada si se exige a cambio “una tasa comercial razonable”. Esta serviría para que servicios de vídeo en streaming como Netflix o Amazon contrataran vías rápidas para que el consumidor pueda descargar una película sin interrupciones, por ejemplo.

La organización Public Knowledge ha tachado esa supuesta tasa de “discriminatoria” y alerta de que imponer un precio de entrada a la Red acabará con la innovación y pondrá en peligro el trabajo de los emprendedores. 

barrosromo@gmail.com