Portal informativo de análisis político y social

CONCIENCIA DIGITAL: ¿PlayStation 4 es mejor que Xbox One?

CONCIENCIA DIGITAL: ¿PlayStation 4 es mejor que Xbox One?

Nov 30, 2013

Por José Modesto Barros Romo

Para algunas personas la nueva consola PlayStation 4 de Sony no tiene rival, sobre el papel. Tecnológicamente es más poderosa que el resto de consolas de nueva generación (Xbox One y WiiU) y cuenta con el respaldo del  público, a juzgar por la entusiasta acogida en Estados Unidos y el récord de reservas en Europa, donde el viernes se puso a la venta.

Un escenario casi idílico del que Sony no disfrutaba desde los tiempos dorados de la primera PlayStation (1995) y de su sucesora, la PlayStation 2 (2000), que sigue siendo la consola más vendida de la historia, con más de 155 millones de unidades. También los medios especializados y, sobre todo, los estudios que hacen juegos, se han encargado de inflar el fenómeno. No pasa un día sin que algún gurú de la industria cante las bondades de la nueva PS4.

¿Qué ha hecho bien Sony?  pero sobre todo, ¿qué han hecho mal sus competidoras? Mark Cerny, el cerebro detrás de la PS4 y exprogramador de Atari y Sega, entre otras compañías, recabó durante seis años la opinión de más de 30 estudios para saber exactamente qué hardware encajaba mejor con sus creaciones. Fueron largas conversaciones con el objetivo fundamental de diseñar una consola que hiciera olvidar la Playstation 3, la máquina más antipática de Sony al contar con una tecnología propia que dificultaba enormemente explotar sus cualidades.

Los llamados a los creadores independientes también han sido clave para construir la actual reputación de la nueva Play. Acostumbrados a un entorno hostil, que parecía ningunear su talento, los sellos independientes ven ahora cómo Sony les abre todas las puertas. El gigante del ocio electrónico espera que su alianza con los artesanos de la industria digital sirva de plataforma para llegar a un público más casual.

En el despegue de la PlayStation 4 ha influido mucho la complicada gestación de la Xbox One de Microsoft, con mensajes contradictorios que han espantado a muchos aficionados. Los directivos de Sony afirman que su ventaja actual es de tres a uno respecto a Microsoft y con PS4 esa brecha será superior. Frente al alma dual de su competidora de Microsoft (mitad consola, mitad centro multimedia), la Playstation 4 presume de haber sido concebida solo para jugar. El resto de entretenimientos (ver la televisión, navegar por Internet, escuchar música o compartir logros con nuestros contactos) quedan en un segundo plano.

Sony confía en vender 5 millones de Playstation 4 en todo el mundo en los próximos seis meses; el jugador más aficionado es el objetivo de la empresa japonesa. Solo en Estados Unidos se han vendido un millón de unidades en el primer día. A la PlayStation 3 le costó eso mismo dos meses. La máquina llegó a México el viernes 29 de noviembre, después que Xbox One (lanzada el 22 de noviembre). Tiene un precio más competitivo (7 mil 200 pesos, mil 800 pesos menos que su rival) y despojada de cualquier periférico que huya de su principal vocación: jugar.

Hasta el último momento se pensó en incluir una cámara similar a la de Xbox pero Sony se decidió por ofrecer este periférico separado del paquete básico a un precio de mil pesos. Una muestra más de que la PS4 quiere ser solo una consola.

Una gran consola sin los mejores juegos

PS4 es una máquina que tiene todo para triunfar, pero que se ha topado con dos duros problemas en la recta final. Por un lado, la agresiva política de Microsoft negociando contenido exclusivo con los grandes nombres que mueven la industria (Electronic Arts, Activision y Konami), que ha acabado por robarle protagonismo.

Y lo más alarmante: que la PS4 sufre una inexplicable sequía de títulos exclusivos. Su catálogo de salida languidece ante la oferta de la One. DriveClub, el título de conducción ideado para contrarrestar el carisma de Forza Motorsport, finalmente no saldrá hasta primavera del 2014, dejando a Killzone: Shadow Fall y Knack como los dos únicos exponentes del potencial de PS4 para batirse en duelo con exclusivas de Microsoft como Dead Rising 3, Ryse o el propio Forza. Es paradójico que el título que más sorprenda sea Resogun, un sencillo juego de matar de la vieja escuela inspirado en Defender, el clásico de las maquinitas programado en 1980. Los buenos juegos, por el momento, habrá que imaginarlos. Quizá para contrarrestar esa sensación de vacío, Naugthy Dog, responsables de la aclamada saga Uncharted, ha confirmado que habrá una nueva aventura de Drake, aunque aún sin fecha. Otros once estudios están inmersos en proyectos exclusivos para PlayStation 4, pero su trabajo apenas ha trascendido al gran público. Poco consuelo para los fans, que siguen preguntándose a qué espera Sony para mostrar todas sus cartas.

La relación con la consola siempre se entabla a través del control, y el de Playstation 4 es posiblemente el mejor que haya fabricado Sony. La sensación al tomarlo en las manos vuelve a ser óptima. Atrás quedan las imprecisiones que generaban los gatillos de la Playstation 3. Ha ganado en robustez y como novedad incorpora un botón para compartir vídeos y pantallazos de nuestros juegos, pero solo a través de Facebook y Twitter. Ni rastro de Youtube. La verdadera innovación llega con la pantalla táctil para desplegar menús y opciones, que supone un guiño al mundo de las tabletas pero de la que pocos se juegos se aprovechan todavía.

Muchos analistas prevén un pronto declive de las consolas tradicionales, pero viendo el vigor con el que han debutado las nuevas PlayStation y Xbox, esos vaticinios habrá que ponerlos en espera, al menos durante algún tiempo.