Portal informativo de análisis político y social

CONCIENCIA DIGITAL: Sigue la guerra entre Samsung y Apple en las tablets

CONCIENCIA DIGITAL: Sigue la guerra entre Samsung y Apple en las tablets

Jun 14, 2014

Por José Modesto Barros Romo —-

Las espadas están cada vez más afiladas en la batalla que libran las tabletas ultrafinas. Samsung va por todas con un nuevo modelo de 6.6 milímetros. Para la puesta en escena de su último dispositivo, la marca surcoreana eligió la sala de conciertos del emblemático Madison Square Garden en la ciudad de Nueva York.
El espíritu de rivalidad que se vive en esa arena deportiva y que también está presente en el negocio de las tabletas, impregnó el evento para introducir la Galaxy Tab S. Y como ya se anticipaba en el anuncio de la presentación, hubo mucho color. La tableta se venderá al público con pantallas Super Amoled en formatos de 8.4 y 10.5 pulgadas. Los colores con esta tecnología son más profundos y nítidos, y los negros más oscuros. La resolución es muy similar a la Tab Pro 10.1 y la calidad de la imagen es como la de las mejores televisiones.
La estrategia de Samsung para comerle terreno a Apple estaba hasta ahora en la variedad. La compañía ya ofrece un amplio abanico de tabletas desde siete a más de 12 pulgadas. Las nuevas que presenta en Nueva York parecen que buscan competir en la gama alta del mercado, donde Microsoft se concentra con la Pro y Apple con la Air. Ahora Samsung controla el 23 por ciento del mercado; la Galaxy Tab S saldrá al mercado a principios de julio en bronce titanio o blanco deslumbrante, a un precio 399 y 499 dólares.
Mientras Microsoft apuesta por hacer de la tableta algo más productivo, la visión de Samsung es más de un dispositivo para consumir y disfrutar del contenido. “Es por ello por lo que la calidad de la pantalla ha pasado a convertirse en una característica primordial”, destacó en la presentación JK Shin, presidente ejecutivo de Samsung Electronics. “Proporcionaremos a los usuarios una experiencia de entretenimiento y de visionado única con colores más vivos”.
Para los creadores de contenido no es solo una cuestión de densidad de pixeles sino de calidad. La pantalla adapta la saturación y la nitidez en función de la aplicación que se esté utilizando, la temperatura de color del entorno y la luz del ambiente. De esta manera, se puede usar en el exterior en situaciones de exceso de luz. El gran reto para cualquier dispositivo electrónico que explota los colores es mejorar el rendimiento y mantener al máximo la vida de la batería. La pantalla Super Amoled permite 11 horas de vida.
El diseño es elegante, como el del teléfono Galaxy S5. En el caso de la tableta grande, el peso es de 465 gramos. La pequeña queda en 294 gramos. Cuenta con una cámara frontal de 2.1 megapixels de alta definición y se eleva a ocho en la trasera. En el interior, la nueva tableta tiene un procesador de ocho núcleos Exynos 5 Octa, aunque en algunas regiones del mundo tendrá en su lugar un Qualcomm Snapdragon 800. La gran pregunta era si el nuevo dispositivo iba a conservar el sistema operativo Android o si iba a utilizar el nuevo que ha desarrollado la empresa coreana para las tabletas. La noticia es que mantiene el de Google.
Samsung trata, además, que haya una convergencia entre sus dispositivos. Esto es similar a lo que acaba de revelar Apple con el sistema operativo iOS 8 para dispositivos móviles y el OS X Yosemite para ordenadores. Así busca introducir mejoras en materia de productividad, para conseguir una experiencia multitarea sencilla y sin esfuerzo como en el caso de la Surface de Microsoft. Aparte vende un nuevo teclado ultrafino, con un diseño ergonómico específico para Galaxy Tab S.
Para potenciar la multitarea, el usuario de la tableta puede hacer y recibir llamadas directamente desde sus teléfonos, sin tener que preocuparse de apagar las otras funciones. También toma del teléfono Galaxy S5 el escáner de lector de huellas digitales. “La innovación en un mercado que crece tan rápido como el de las tabletas no puede ser una excepción”, insisten desde Samsung. “Seguimos creyendo en su potencial de mercado”, aseguran.

Adquiere Google a la empresa Skybox Imaging
Larry Page parece tener claro que la carrera tecnológica se libra en el espacio. Y para dotarse de la plataforma que le permitirá empezar a dotarse de su propia red de satélites, Google anuncia la compra de Skybox Imaging. Es una firma especializada en la comercialización de imágenes aéreas en alta definición. La compañía de Mountain View pagó por ella 500 millones de dólares a tan sólo dos meses de haber adquirido Titan Aerospace.
En principio, el servicio que ofrece Skybox le servirá para reforzar sus mapas digitales en Internet. Pero la compra de esta joven compañía es una nueva declaración de intenciones que para que sus rivales la escuchen de manera alta y clara. Google, como Facebook, quiere poder ofrecer acceso a Internet a las áreas más remotas del planeta. Los satélites que tiene en órbita Skybox podrían ser el primer gran paso para dar forma a ese ambicioso proyecto de Page.
Pasarán años hasta completarlo; el primer paso lo dio el año pasado, cuando presentó unos globos equipados con antenas. Le siguió la compra de Titan, que por cierto se la arrebató a Facebook. Aunque Google presenta la iniciativa como un paso para llevar Internet a todo el mundo, la puntocom necesita más usuarios en sus servicios para generar los ingresos que necesita para sostener un negocio y preservar su aplastante dominio en la red.
De momento, Google completará con Skybox su enorme fuente de imágenes aéreas. La puntocom lleva realizadas cerca de 250 adquisiciones desde su creación. Estas compras están siempre pensadas para hacerse con las patentes y las licencias que le permiten entrar en nuevos mercados. Google usa, además, su enorme flujo de efectivo para llevar la tecnología al extremo. Skybox cuenta en la actualidad con un centenar de empleados.

E-mail: barrosromo@gmail.com