Portal informativo de análisis político y social

CONCIENCIA DIGITAL: Simplemente una nueva iPad, es todo

CONCIENCIA DIGITAL: Simplemente una nueva iPad, es todo

Mar 10, 2012

La presentación del nuevo iPad la semana pasada en la ciudad californiana de San Francisco, fue lo que estaba previsto, nada más y nada menos, una puesta en escena bien orquestada para desvelar una tableta que superó a sus predecesoras pero careció del elemento sorpresa. 

 

Apple actualizó el dispositivo con una resolución de pantalla de alta definición similar a la que figura en los iPhone 4 y 4S, mejoró el procesador e hizo el aparato compatible con redes 4G. Sin embargo, se olvidó de ofrecer algo original capaz de dejar a los analistas con la boca abierta, un factor que el fallecido Steve Jobs había convertido en un hábito.

 

El diario The New York Times habló de “cambios modestos”, misma falta de entusiasmo que se recogían en blogs especializados como CNet o ZDNet, donde incluso se preguntaban si el debut de la tableta había sido decepcionante. “En ningún caso es revolucionario”, se aseguró desde el Digital Media Center de la prestigiosa Knight Foundation en un artículo que analizó las ventajas de la nueva tableta para su uso por profesionales de la comunicación.

 

Desde Apple, de hecho, se prefirió usar el término “resolutionary” para promocionar el producto, un juego de palabras que hace referencia en inglés a la revolución en la resolución, de la pantalla en este caso, más que a la innovación de la tableta en sí misma comparada con su antecesora, el iPad 2.

 

La compañía californiana tomó desprevenidos a los expertos en una cosa: el nombre de la tableta que ya había sido bautizada previamente por la prensa como iPad 3 o iPad HD se quedó simplemente en “el nuevo iPad”, una nomenclatura criticada por resultar genérica y sin gancho.

 

La falta de emoción, sin embargo, tiene más que ver con unas expectativas de evolución tecnológica demasiado altas que con la calidad del producto en sí, que fue bien valorado por los expertos y que supone un avance en prestaciones con respecto al iPad 2, la tableta líder del mercado.

 

La sensación que dejó la presentación del “nuevo iPad” fue similar a la de la última versión del iPhone, el 4S, que salió al mercado en octubre y que fue igualmente una actualización del modelo anterior. Pese a las pocas novedades, entre las que destacó el asistente de voz Siri, el iPhone 4S batió todos los récords de ventas de teléfonos de Apple y todo apunta a que el “nuevo iPad” tendrá una acogida similar cuando se estrene en las tiendas de varios países, entre ellos México, el 23 de marzo. Detrás de esta estrategia de actualización de productos podría estar el deseo de Apple de rentabilizar al máximo la inversión que realizó en innovación para su creación años atrás.

 

También podría ser un signo de un cambio de ciclo en la velocidad de renovación de hardware tras una década frenética, o simplemente una modificación de objetivos. Ahora el gran negocio no está en vender dispositivos o tabletas, sino en los servicios que éstos ofrecen a través de su plataforma de aplicaciones alojada en la nube y donde Apple compite por el liderazgo con Google, Microsoft, Amazon.

 

El nuevo iPad se pondrá a la venta con precios que oscilan entre 499 dólares para su modelo más básico y 829 para su versión más completa y coexistirá con el iPad 2 que pasa a tener una rebaja de 100 dólares. Esa maniobra comercial facilitará que Apple atraiga hacia su ecosistema a los consumidores más sensibles con el factor precio y que estuvieran valorando comprar tabletas de gama baja.

 

¿Qué podrían hacer los competidores?

El anuncio de un nuevo iPad obliga a otros fabricantes de tabletas con a ponerse al día. En el caso de los que usan el sistema operativo Android es posible que la empresa ASUS ofrezca tabletas con más núcleos de procesador o que Samsung permita escoger entre tamaños de pantalla, pero nadie puede competir en dos aspectos: la definición de la pantalla y el catálogo de Android, todavía está lejos del de iTunes.

 

No es que Google lo esperase pero desde hace dos semanas se fue preparando para el revuelo generado por la iPad. El mundo Android es más abierto pero también más complejo, hay todo tipo de aparatos que lo usan: reproductores multimedia, celulares, tabletas, aparatos para conectar a la tele. Forma parte de sus fortalezas pero también de sus debilidades. Se puede comprar teóricamente el mismo hardware pero tener una experiencia de usuario totalmente diferente. Cada vez con más frecuencia los fabricantes le añaden una selección de programas y opciones de visualización para diferenciarse entre ellos.

 

Google ha intentado poner un poco de orden con Ice Cream Sandwich, la última versión del sistema operativo cuyo valor reside en unificar la interfaz y la compatibilidad de aplicaciones en todas. Lenovo hasta ha presentado un televisor que funciona con Android 4.0. Kindle Fire de Amazon también ha entrado en esta guerra, solo en Estados Unidos, pero con paso firme. En ese país el Kindle Fire ya es la tableta más vendida después del todopoderoso iPad. El desembarco en el resto del mundo dependerá de los acuerdos.

 

Su estrategia es la misma que tiene con el Kindle para leer, un precio muy bajo, poco almacenamiento -solo 6 gigas- y una gran tienda para comprar cualquier contenido digital, ya sean libros, películas, aplicaciones. La tienda tiene muchas ventajas, además de su avanzada tecnología, sabe sincronizar las compras como ningún otro competidor. Si se deja una película o libro en un punto concreto, se puede seguir donde se dejó en otro aparato siempre que se dé la clave de usuario. Kindle Fire solo cuesta 200 dólares, es algo más pequeño que el iPad y está pensando para el maltrato, pues se supone que no se raya.

 

Google Play frente a iTunes

La víspera de la presentación de Apple, Google, quiso llamar la atención. Google Market, la tienda de aplicaciones, pasaba a ser parte de Google Play, el equivalente a iTunes. Era la manera de presentar su propuesta de ecosistema de música, vídeos y libros. La intención es buena pero les queda mucho por recorrer. Carecen de contenido multimedia. Solo ofrecen programas, hasta que lleguen a un acuerdo en cada país no habrá acceso a nada más; de alguna manera, con estas restricciones, generan más frustración que deseo. Otro problema al que se enfrenta es la falta de orden. Al entrar es fácil perderse y todavía más complejo encontrar un programa que se adapte a lo que se buscaba, es necesario cargarse de paciencia hasta dar con el software adecuado.

 

¿Qué hace mejor Android?

A pesar de los problemas citados, Android destaca por dejar cierta sensación de libertad al consumidor. Permite adaptar más la tableta a sus gustos y hacer de ella un traje a medida. Otra ventaja son los widgets, pequeñas ventanas que muestran la información directamente en el escritorio. Mientras que en Apple hay que ir abriendo y cerrando para cambiar de aplicación, con Android se pueden ver las menciones en Twitter, los mensajes de correo y los comentarios de Facebook de un vistazo, con solo encender la tableta.

 

Hasta que llegó iOS también supieron gestionar con más acierto las notificaciones. Android usaba una persiana en la parte superior de la pantalla para avisar de la llegada de correo, alertas en el calendario, mensajes de WhatsApp. A Apple, por una vez y sin que sirva de precedente, le debió parecer una solución tan acertada que la copió sin miramientos.

 

Los que tienen un presupuesto más ajustado suelen optar por Android. Aunque hay aplicaciones de pago, casi siempre existe un programa que hace lo mismo pero gratis. Hay que dedicar un buen rato, cierto, pero es gratis. En iTunes es más común encontrar ofertas, pero es misión imposible encontrar algo bueno sin pasar por caja. Por último, los fabricantes de aparatos para Android juegan con un mayor margen creativo, no están sujetos a la tiranía del diseño de Apple. Unos aciertan, otros se confunden, pero tienen una mayor capacidad de sorpresa.

 

Windows 8, hasta otoño

Microsoft ha tardado en subirse a la ola de las tabletas. Tanto en la Feria de Electrónica de Consumo en Las Vegas como en el reciente Congreso Mundial de Telefonía Móvil en Barcelona han enseñado cómo será su nuevo Windows. Al igual que Android, han optado por unificar; solo que en lugar de hacerlo con teléfonos y tabletas lo hacen con estas últimas y la PC. Microsoft ha hecho un esfuerzo para que su clásico sistema para el hogar y el trabajo se pueda usar indistintamente como hasta ahora con teclado y ratón o con los dedos sobre la pantalla. Todas las empresas involucrada en la guerra de las tabletas admiten que aún queda mucho por pulir, pero también quieren ampliar el campo de batalla al hogar.¿Será la televisión la víctima de la siguiente revolución? En el mundo de las tabletas solo les queda una salida: bajar precios y crear una experiencia más fluida, unificada y con una verdadera apuesta por el contenido.

 

E-mail: barrosromo@gmail.com

Twitter: @barrosromo