Portal informativo de análisis político y social

CRÍTICA CONSTRUCTIVA | Debate nacional: Marihuana

CRÍTICA CONSTRUCTIVA | Debate nacional: Marihuana

Dic 5, 2015

El presidente de México abrió el debate formal y frontal para definir si se libera el uso y consumo de la mariguana con fines lúdicos y recreativos, o se conserva tal y como está hasta ahora.

Es bueno que el debate se abra y que al final se decida con sustentos razonables si se legaliza o no, sin embargo, lo que no puede postergarse es el uso de la cannabis para fines médicos y terapéuticos.

Desde mi trinchera no sólo promuevo la legalización de la mariguana para fines médicos y terapéuticos, sino propuse en la Cámara de Diputados la iniciativa que así lo estipula, ya no hay tiempo, éste paso debemos darlo ya.

La naturaleza nos dio muchos insumos para curar miles de enfermedades, el ser humano ha sido el que se ha equivocado utilizando esa gama de productos naturales para transformarlos en droga adictiva, droga que causa permanencia y vicio, droga que mata no sólo el cuerpo sino también la mente.

Si esa gama de productos naturales nos ayuda a curar y/o tratar enfermedades, ¿Por qué prohibirlos? Antes bien, permitir que quien necesite consumirlas, lo haga, siempre y cuando sea para mejorar la salud y salvaguardar la vida.

Por el contrario, permitir la mariguana para uso lúdico y recreativo es repetir la agonía que hoy vivimos. Esta agonía que genera adicciones y enfermedades a la orden del día.

De la misma manera en que Sergio Sarmiento escribió en su columna del periódico Reforma, también un servidor lo hace. ¿A qué me refiero? A hablar con datos en la mano.

Él escribe: «_Al aumentar la actividad del sistema_ endocannabinoide, el THC distorsiona la percepción y afecta la coordinación muscular y varios procesos mentales, como el aprendizaje y la memoria. Algunos estudios científicos han sugerido la posibilidad de daños temporales o permanentes por el uso intensivo de la sustancia. Los daños de la marihuana, sin embargo, son significativamente inferiores a los del tabaco o el alcohol o a los de muchos medicamentos legales».

En respuesta le diría, en efecto, tiene razón, los daños de la mariguana, como del alcohol y tabaco, no matan directamente a las personas, sin embargo, lo que sí es cierto y comprobado es que después de la regularización del alcohol y el tabaco se vinieron un sinfín de enfermedades, tales que hoy tienen al Gobierno (en sus diferentes escalas) dedicados a la difusión del no consumo de tales productos y enfocados en la elaboración de políticas públicas para frenar la adicción que generan.

Por otro lado, los números no mienten, el mayor número de muertes de jóvenes mexicanos no está asociado con el narcotráfico ni con la delincuencia organizada, sino con los accidentes automovilísticos donde la mezcla del alcohol con el volante es el factor determinante.

La pistola no mata, lo que mata es la bala que se emite. Es lo mismo con la mariguana, el vegetal verde (como se le conoce en el ámbito judicial) no mata por sí misma, lo que le arranca la vida a las personas es el consumo irresponsable, lo que ahora vemos que sí sucede con el alcohol y con el tabaco.

Decía Cicerón que «Los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla», y México se encuentra en esa posición, si no aprendemos de la historia, estaremos condenados a escasos 20 años a estar realizando políticas públicas de desintoxicación, lamentando miles de muertes por sobredosis y por consecuencias mentales que contraen las adicciones.

Insisto, la marihuana goza de propiedades curativas. Se utiliza para reducir las náuseas de la quimioterapia y para aliviar algunos síntomas del glaucoma, entre muchas otras enfermedades, en mi punto de vista, ese paso SÍ se debe dar ya, de hecho ya vamos tarde, es algo que nos urge, lo que no urge y no le veo bondades por ningún lado es a la legalización de la mariguana con fines recreativos.

Para concluir y como Crítica Constructiva, retomando lo que Sergio Sarmiento dice: «_De lo que no hay duda es que la prohibición no ha disminuido el consumo y en cambio sí ha generado problemas sociales._ (…) El mercado negro ha generado violencia y fortalecido a una clase criminal que se ha diversificado a otros delitos. Los contribuyentes hemos pagado ingentes cantidades de dinero para mantener ejércitos de policías dedicados a la guerra contra la marihuana y otras drogas que podrían haber sido mejor utilizados en combatir delitos con víctimas», es que la legalización de las drogas no terminaría con la delincuencia organizada ni con la violencia que ese mercado genera. ¿Por qué? Porque al igual que con el tabaco y el alcohol, los delincuentes seguirán en el mercado negro y en la clandestinidad, los delincuentes jamás van a acudir a la Secretaría de Hacienda o a las autoridades respectivas a regularizar su negocio porque junto con el tráfico y venta de la mariguana, está el tráfico de armas, las extorsiones, los secuestros y toda una gama de delitos que realizan.

Por Dios, desde mi punto de vista, es tonto pensar que legalizando la mariguana el mercado informal y la delincuencia organizada se va a detener. Antes bien, legalizar la mariguana abriría la puerta para que en unos años también se legalice la heroína, la morfina, la cocaína, el crack, etcétera.

MAP Jonadab Martínez GarcíaDiputado Federal
@jonadabmartinez

No comments

Trackbacks/Pingbacks

  1. pay for essay - pay for essay ...Oct 13, 2015 After Jennifer Lawrence penned an essay blasting the gender pay gap on Tuesday,…