Portal informativo de análisis político y social

Crítica Constructiva: Evitemos que las vacaciones se pinten de rojo

Crítica Constructiva: Evitemos que las vacaciones se pinten de rojo

Ene 14, 2018

Por Jonadab Martínez //

En cada oportunidad que tengo para dirigirme a ustedes, me pregunto si me volverán a leer o si tendremos la oportunidad de interactuar como siempre lo hacemos por éste medio. ¿Por qué? Porque año con año, en periodo vacacional, desgraciadamente aumentan los accidentes viales y con ello, los lesionados y las muertes. Nos deseamos parabienes por un año nuevo, pero mucha gente celebra irresponsablemente y conduce bajo los influjos del alcohol y le echa a perder la felicidad a familias enteras.

Las vacaciones decembrinas son para festejar, pasarla bien con la familia, para salir de viaje, descansar y disfrutar los destinos turístico, sin embargo, muchos de esos anhelos se ven truncados por una conducta irresponsable.

No obstante y me resulta inadmisible, es que aún tenga que leerse en los medios informativos el reporte de las autoridades como: Saldo Rojo; esa frase además de desmoralizar mis planes y los objetivos trazados durante el año, frustra la esperanza de saber que, en esta ocasión, ninguna vida se perdió. No sería descabellado pensar que algún lector o seguidor, algún vecino, amigo, pariente o conocido haya sufrido cualquier tipo de percance carretero por culpa de terceros.

De manera oportuna la Unidad Estatal de Protección Civil Jalisco emitió datos preliminares del Operativo: “Vacaciones de Invierno”, y al finalizar esta jornada de descanso para algunos, entregó a la opinión pública el saldo final del cual no quería dejar de lado comentarlo.

Esta relación de hechos —con resultados preocupantes— indica lo siguiente: en la atención de emergencias se contabilizaron 52 accidentes carreteros, 20 accidentes vehiculares con volcadura, 23 atenciones a enfermos en carreteras, 79 atenciones a lesionados y 27 muertos por accidentes carreteros.

En esta CRÍTICA CONSTRUCTIVA verdaderamente preocupa que las políticas públicas no sean suficientes para disminuir los accidentes carreteros en México, a pesar de mi esfuerzo desde el Poder Legislativo para inhibir, disminuir y poner en marcha la Ley General de Seguridad Vial, el número de víctimas aumenta.

Se trata de prevenir comportamientos nocivos en el conductor; y mi propuesta legislativa además de preventiva busca reeducar la conciencia de los ciudadanos, hacerlos responsables y respetuosos de cada señalización en las vías del ámbito federal, el hecho de ignorarlas u omitirlas seguirá tiñendo de rojo las estadísticas.

De aprobarse la Ley General de Seguridad Vial, el siguiente paso será homologarla en todo el país, porque así, se reforzarían las estrategias y mecanismos en esta materia con la finalidad de que los ciudadanos modifiquen su conducta negativa al circular y lo realicen con mayor responsabilidad a fin de evitar el daño colateral, mismo que produce dolor e incertidumbre en quien sí respetaba los límites de velocidad o simplemente circulaba con precaución.

En México no contamos con una legislación que atienda la seguridad vial de los mexicanos, por lo tanto, cada año se pierde el equivalente a 150 mil millones de pesos por pérdida de productividad, daños materiales, así como atención médica y hospitalaria lo que representa el 1.7% del Producto Interno Bruto.

Mí propuesta para este encaminado 2018 es firme y contundente: continuar socializando el tema de la prevención de los comportamientos peligrosos; no obstante, la prioridad de la Ley General de Seguridad Vial tendrá que ver con las medidas represivas en los comportamientos peligrosos. Se necesita una política penal eficaz que incida sobre un comportamiento responsable y la reeducación en las conductas peligrosas.

Deseo que el año que recién comienza sea la oportunidad para que también usted ponga en una balanza y perspectiva la manera en que conduce, oblíguese a respetar cada señalamiento, indicación o advertencia en caminos y carreteras, si no quiere ser parte de las cifras o datos duros use el cinturón, maneje con precaución (sin distractores como el celular) y respete los límites de velocidad. Cuesta mucho, sí, pero vale más su vida, la de su familia y terceros.

MAP Jonadab Martínez García

Diputado Federal

Twitter: @jonadabmartinez