Portal informativo de análisis político y social

CRÍTICA CONSTRUCTIVA | Guadalajara, en orden y en movimiento

CRÍTICA CONSTRUCTIVA | Guadalajara, en orden y en movimiento

Feb 13, 2016

Cuando Enrique Alfaro tomó protesta como presidente municipal de Guadalajara, afirmó que la Perla Tapatía requería un «_nuevo pacto social»,_ donde se privilegiara la tolerancia, la vergüenza, y aprovechó ese momento para proponer un nuevo modelo de gobierno metropolitano, sin miras político-electoreras, aseguró que su administración sería sin distingo, para todos de la misma manera y sin exclusividades.

Durante la administración de Ramiro Hernández, Guadalajara no brilló, fue opaca, sin bríos, las únicas novedades que hubo se basaron en la corrupción, nepotismo, deshonestidad e impunidad de sus servidores públicos; y citó al expresidente municipal de la capital tapatía porque ahora parece que el cambio de timón que Gabriel Torres citó en una opinión publicada hace dos años llegó a la Perla de Occidente, éste timón hace mucho ruido, trae respuestas a problemas añejos, soluciona asuntos que debieron atenderse en la pasada administración pero como dijo Gabriel Torres en su opinión publicada en el Periódico Milenio el 31 de marzo del 2014, al referirse a la administración del Ing. Ramiro Hernández: «_Además, no hay mucho qué_ hacer en un municipio que necesita un severo golpe de timón, pero que parece decidido a morir de inanición, en perfecto estado de salud. Su equipo de colaboradores no se ve, ni se siente, ni se escucha».

Pareciera que el timón que Gabriel Torres profetizó, llegó, está aquí, haciendo política de la buena, de la que da resultados a la gente, llámense estudiantes, jefas de familia, artistas, deportistas, empresarios y a la sociedad en general.

El actual presidente municipal, Enrique Alfaro, goza de un equipo de profesionales, no de«_…un equipo de colaboradores clínicamente_ muerto, que lejos de resolver apenas acompaña en silencio fúnebre al agobiado alcalde en un gobierno que cada día se forma más _endeble…» (Gabriel Torres).

Hoy, después de cuatro meses, he visto el cumplimiento de su palabra, para bien de muchos y en perjuicio de unos pocos, Enrique Alfaro así lo expresó en su primer mensaje como primer edil de Guadalajara: «_A veces pienso que no hemos acabado de dimensionar lo que nos ha pasado. ¿Cómo pudimos acostumbrarnos a vivir en una ciudad azotada por la violencia, en donde el miedo se convirtió en nuestro compañero cotidiano? ¿Cómo llegamos a aceptar que la corrupción secuestrara cada espacio de la vida pública, enriqueciendo a algunos, quebrando_ las finanzas municipales y convirtiéndonos en el municipio más endeudado de México?».

Ahora, sin lugar a dudas y para asombro de la oposición, Guadalajara está en movimiento. Como diputado federal he sido testigo que la capital jalisciense es tema en la máxima tribuna del país, que los resultados están haciendo eco a nivel nacional, y que mucho se debe a la suma de voluntades, a la adición de miles de tapatíos que quieren ver una ciudad distinta, que quieren un gobierno diferente y que esperan que el estado de Jalisco también luzca como desde hace mucho dejó de hacerlo.

Por otro lado, veo una oposición extraña, tal vez acostumbrada a que «aquí no pasa nada», al costumbrismo del ejercicio del gobierno, a la flojera burocrática y a seguir como siempre, pero eso sí, son los pri-meros en quejarse cuando el presidente municipal pone orden a lo que por muchos años ellos no pudieron poner en orden, al contrario, utilizaron el quebranto de los reglamentos para inflar sus estructuras partidistas.

Recalco y suscribo los compromisos de Enrique Alfaro al iniciar su administración municipal:

• Modificar la agenda en materia de seguridad.

• Mejoría en calles, camellones, banquetas y parques.

• Combate a la corrupción.

• No aumento a las tarifas de agua y el impuesto predial.

• Ingreso gratuito a las unidades deportivas.

• Apoyo a los mercados del municipio.

• Revisará a detalle el estatus del Mercado Corona.

Gracias por leerme, dejo mis datos para seguir en contacto.

MAP Jonadab Martínez GarcíaDiputado Federal
@jonadabmartinez