Portal informativo de análisis político y social

Crítica Constructiva | ¿Qué más sigue de la guerra electoral?

Crítica Constructiva | ¿Qué más sigue de la guerra electoral?

May 23, 2015

Más allá de las propuestas que dan a conocer los candidatos a un cargo de elección popular, hay un mundo paralelo de descalificaciones, de señalamientos, de porquería electoral, de guerra sucia y de un sinfín de dichos o frases que denostan a los adversarios.

Los reyes de la guerra sucia, de las mafias electorales, de la compra de votos y de la mentira, no de ahora, sino de toda la historia, son algunos integrantes y militantes del Partido Revolucionario Institucional (PRI), y no lo digo yo, lo dicen los libros de historia y miles de testimonios que testificaron físicamente cómo el PRI de ayer, y al parecer también el de hoy, hace de las campañas electorales todo un negocio y una guerra de calumnias con tal de conservar el poder.

Platicarle a las personas que superan los 40 o 45 años de edad la manera de operar del PRI está de más, ellos conocen y saben quién es el PRI, también conocen cómo trabaja, cómo gana campañas, cómo adquiere votos a cambio de dádivas o regalos, o bien, cómo presiona a sus agremiados (sindicatos y confederaciones) para conseguir más votos, sin embargo, hay un nuevo electorado, un segmento de electores que no les tocó conocer al viejo PRI y que algunos jóvenes de ese segmento, entre 18 y 35 años, pudieron hasta dudar de la historia, pero al ver lo que en este proceso está haciendo el «nuevo» PRI, no hay dudas, es claro y evidente, el viejo PRI ha resucitado.

Es fácil ver cómo el PRI ha basado su estrategia político-electoral en este proceso para detener a Enrique Alfaro, a eso le llamo: «Una derrota anunciada». Sólo hagamos una ligera remembranza.

  • Empezaron con Carlos Lomelí, lo vincularon con el narcotráfico y con la delincuencia organizada y al no poder comprobar nada, agotaron el tema. Así de fácil crean mentiras y así de fácil turnan a la siguiente.
  • Continuaron con el asunto de la deuda millonaria de Tlajomulco en la administración de Enrique Alfaro, y sucedió lo mismo, buscaron hasta debajo del colchón y no pudieron encontrar nada, lo único que confirmaron es que Guadalajara en manos del PRI fue y es el municipio más endeudado de México. Eso no es un chisme, es la mera realidad.
  • Posteriormente sacaron que el exgobernador Emilio González Márquez estaba detrás del proyecto de Enrique Alfaro, y al no lograr su cometido, también agotaron el tema y buscaron aliados para eso.
  • Como al parecer el tema de Emilio González Márquez no les resultó, tuvieron que encontrar un aliado para eso, y ¿Qué creen?, la agonía del Partido Acción Nacional (PAN) se ofreció al mejor postor y, lamentablemente, se subió al barco de la calumnia y de la mentira, expulsando al exgobernador del PAN para deslindarse de él y con eso hacerle el juego al PRI.
  • Lo que no midió el PAN, es que muchos de los panistas en Guadalajara seguían defendiendo al exgobernador, de hecho hasta hacían campaña por el PAN pero al saber la decisión del comité directivo municipal del blanquiazul, dejaron las brigadas y el activismo electoral. Al PAN no le importa ganar, lo que quiere es mantener sus cotos de poder en contubernio con el PRI. Así las cosas.
  • Y ya que el PRI no logró hacer mella en la ventaja electoral que tiene Enrique Alfaro, el municipio de Zapopan se sacó de la manga una barda (literal) para golpear políticamente al candidato de Movimiento Ciudadano. Sí, leyó bien, una barda que tenga o no permiso, está siendo un dardo envenenado del PRI para afectar la imagen del puntero en las encuestas.

Ojalá y así como observaron una barda, hicieran con el Parque de los Colomos, el Bosque de la Primavera, los fraccionamientos y condominios verticales, etcétera, que se construyen sin permiso, fuera de norma, dañando ecosistemas y rompiendo con el equilibrio ecológico de reservas naturales.

Y ya por último, ya cuando el PRI se da cuenta que nada ha dañado la imagen de Enrique Alfaro, vienen los golpes bajos, los golpes inmorales, los golpes viles, los golpes dirigidos a la familia del candidato mandándole amenazas y mensajes de intimidación.

Posiblemente para las personas mayores de 45 años de edad, esto no es noticia, parecerá normal, dirá: «es el PRI de siempre»; lo que no han calculado los priistas es que hay un mar de jóvenes que se está dando cuenta de la esencia del PRI, de su autoritarismo, de su poder al manejo de medios de comunicación, de su acoso, de su presión y de la violencia que genera este tipo de acciones.

Así que si eres joven, reflexiona tu voto, el PRI de antes está haciendo campaña con el PRI de ahora, con el PRI de Ricardo Villanueva.

 

Jonadab Martínez García – Analista político
Facebook: //jonadabmartinez
Twitter: @jonadabmartinez