Portal informativo de análisis político y social

Crítica Constructiva: Razones de la refundación que impulsa Alfaro

Crítica Constructiva: Razones de la refundación que impulsa Alfaro

Oct 11, 2018

Compartir en redes sociales:
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Share

Por Jonadab Martínez García //

Cuando en un Estado hay 2.5 millones de personas en condiciones de pobreza, cuando el 40% de sus habitantes no cuentan con seguridad social, cuando el 40% de su población laboral-activa tiene ingresos menores a la línea de bienestar; cuando 3 de cada 10 niños no tiene oportunidades de estudiar y el 90% de los trabajadores del campo no cuentan con retiro ni pensión de jubilación, es fácil reconocer que tenemos un problema, un gran problema, el cual solo se podría atender de manera magna, con una gran renovación de sus procesos, de sus programas y hasta de sus leyes.

Un Estado en terapia intensiva requiere cirugía mayor, no maquillaje o simples paliativos, Jalisco requiere un gobierno con autoridad, que dentro de la legalidad modifique todos sus esquemas, de fondo no de forma, por eso, coincido con la idea del próximo Gobernador electo: el Estado debe ser refundado.

Hay varios defectos en la actual administración, y no hablo de un partido político o de un gobierno, sino de un sistema, de un modelo que evidentemente no está dando resultados, por eso se debe reflexionar en el esquema actual y en uno más prometedor y ambicioso.

El Dr Luis F. Aguilar ha documentado varias fallas u oportunidades que tiene Jalisco y que deben valorarse para la próxima administración, coincido con muchas de ellas y aquí las explico.

Defectos de calidad regulatoria y/o fallas operativas.

Las actuales leyes no se respetan, hay un enorme vacío y carencia en la cultura de la legalidad, y no es por otra cosa que porque las leyes no están bien hechas, no hay articulación ni homologación entre leyes, por esa razón es fácil evadir responsabilidades.

La estructura actual fue rebasada por la modernización y los cambios globales, se continuó con el modelo de décadas, el cual dejó de dar resultados y que es tiempo de actualizarlo, de innovar, con menos recursos económicos y humanos.

La relación entre gobierno y sociedad es dimensional, no hay vías o conductos reales para interlocución entre uno y otro. Están desarticulados, se hablan pero no se escuchan. No hay dialogo.

Fallas de la política y del Gobierno.

Hay diputados y autoridades que creen que por ser electos, son representantes de la sociedad. La representación es acción, no elección, así que más vale se trabaje en una verdadera representación y no solo en una simulación.

Se requieren cambios legislativos de fondo, que sean más simples pero menos procesales, es decir, palabras claras y objetivos claros, y menos engorrosos y más efectivos.

Urge entender que los problemas no son de una sola autoridad, el Estado es transversal, todos los problemas están relacionados a otros problemas, tanto locales como intermunicipales. Se ha trabajado en un modelo individualista, donde el Estado atiende de manera unilateral y el Municipio hace lo propio, se aplican muchos recursos humanos, económicos y materiales para atender los mismos problemas y al final, no se resuelve nada.

La comunicación entre Gobierno Estatal y Municipal debe ser constante, para todos los temas, es necesario crear un sistema interlocutorio, la gente está harta de escuchar excusas o reparto de culpas, eso es lo peor de la política.

Por otro lado, tenemos nóminas obesas, aunque a veces el problema no es ese precisamente, sino la lógica de cumplir con un horario y no con un trabajo; se debe optimizar el capital humano y el tiempo laboral, de esa manera el aprovechamiento de lo que existe puede rendir y dar mejores resultados.

Hay una confusión entre ineficiencia e insuficiencia, lo que el modelo actual de gobierno tiene son ambas, con mayor consecuencia en la ineficiencia, el modelo de contratación de personas que toman decisiones, es por designación por confianza y por compromisos electorales.

Falta entender que los problemas son globales, y el gobierno debe blindarse, lo mayor posible. De lo contrario, ante un sistema globalizado, podrá ser afectado por decisiones externas.

Fallas intrasociales

No todo es culpa del gobierno, aunque la gente lo crea, el gobierno solo es facilitador, la sociedad debe comprender que su rol es inminente y fundamental, es básico en los nuevos modelos de gestión.

Por desfortuna, la mayoría de sociedades actuales no tiene identidad y pertenencia al núcleo residencial o habitacional, por ende, no hay comunicación ni se construye comunidad, y esa carencia es blanco fácil para la delincuencia y problemas masivos.

Al no haber comunidad, la organización social es limitada, inactiva y nulamente participativa.

Hay mucha desigualdad, antes marcada por contextos infraestructurales, hoy ya no, hoy la desigualdad es distinta y diversa, es multisectorial y ya no hay generalidades, basta visitar cualquier lugar del Estado para comprender la desigualdad en una calle, en un salón de clases o en una Iglesia.

Otro de los grandes problemas del arcaico sistema de Gobierno que se intenta refundar, es la desarticulación económica que se vive. El Gobierno poco o nada trabaja de la mano de la industria, siendo ésta la maquinaria de empleo, empleo bien pagado y que de manera colateral, ayuda a reducir los altos niveles de delincuencia.

Ya por último, sin ser menos importante, es que se necesita forjar o formar una sociedad de leyes, que los jaliscienses respeten los reglamentos, la falta de cultura de la legalidad está por los suelos. Cualquier persona viola leyes y reglamentos de manera muy normal, así pareciera, por eso requerimos formas buenos ciudadanos y mejorar los procesos de sanción a infractores.

El reto es mayúsculo, confío en el equipo del próximo Gobernador; Enrique Alfaro logró integrar capacidad, experiencia y activismo social en su gabinete, así que a esperar el desdoble del Gabinete ampliado y que cada uno de nosotros, lectores y servidores públicos, haga lo que le corresponda. Jalisco tiene una oportunidad invaluable, histórica, es ahora o nunca.

MAP Jonadab Martínez García

Twitter: @jonadabmartinez


Compartir en redes sociales:
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Share
468 ad