Portal informativo de análisis político y social

CRÍTICA CONSTRUCTIVA | Valores familiares extraviados

CRÍTICA CONSTRUCTIVA | Valores familiares extraviados

Ene 21, 2017

Es inevitable omitir el asunto que consternó a México, aún más a quienes tenemos la dicha de ser padres.

Es muy fácil señalar, juzgar, criticar, en fin, hacer una lista de responsables en el atentado que Federico, este niño que agredió a sus compañeros y a su maestra con una arma de fuego, y que después de balear a otros niños se quitó la vida, sin embargo, es tiempo de hacer un alto, reflexionar un poco en el rumbo que como sociedad estamos tomando, y redoblar esfuerzos para forjar a nuestros niños de valores y principios que les fomenten el valor y amor a la vida, a la propia y a la de los demás.

Es evidente que Federico conocía el manejo de una arma; es evidente que pudo arrepentirse de seguir con el ataque y hasta de quitarse la vida, no obstante, tenía muy claro su objetivo y darse un tiro a sí mismo.

Aquí cabe la pregunta ¿y los padres? No el de Federico sino el de esos niños y niñas que encontramos deambulando por las calles a altas horas de la noche; preguntarnos dónde están los padres de niños que consumen drogas, cigarros o alcohol, y que no tienen el mínimo conocimiento de las consecuencias que se desprenden.

Recapitulemos, enlistemos que quien educa a nuestros niños hoy en día, es obvio, la televisión, ha jugado ese rol. ¿Y qué ven en la televisión?: violencia, odio, venganza, armas, drogas, delincuentes; series como La reina del sur, El señor de los cielos, La viuda negra, El cartel de los sapos, etcétera.

Series y narconovelas protagonizadas por capos, mafiosos, matones, que desgraciadamente se encuentran en un acceso tan fácil como lo es la televisión o el internet. Más allá de pensar en los problemas psicológicos, sociales y emocionales, debemos detenernos a pensar qué estamos haciendo los adultos para que en el vocabulario de los niños, como Federico, las palabras: sangre, venganza, drogas, narcotráfico, sean normales y de uso diario.

Por mi actividad me toca tener contacto con muchas familias, de todo tipo de clases sociales. El problema que ahora tienen los niños es multisectorial, multidisciplinario y de todas las edades, por eso es importante analizar qué llevan nuestros hijos en la mochila: ¿armas? ¿amor? ¿odio? ¿valores?

Hoy nuestros niños, y abramos los ojos, no queramos esconderlo y no verlo. Hoy nuestros hijos tienen contacto normal y cotidiano, porque así lo hemos hecho los adultos, por descuido y por no ser guía para ellos, con drogas, armas, con relaciones sexuales, con alcohol, con tabaco y con un sinfín de cosas de las que estoy seguro, nosotros, cuando éramos jóvenes, no teníamos ni idea de lo que era.

Es tiempo de saltar de las culpas y responsables, a las acciones y resultados.

MAP Jonadab Martínez García
Diputado Federal
@jonadabmartinez