Portal informativo de análisis político y social

De Frente al Poder: Francisco Ayón y Alberto Uribe

De Frente al Poder: Francisco Ayón y Alberto Uribe

Mar 10, 2012

La tarea no es sencilla para Paco Ayón ni para Alberto Uribe. Ocupar la silla de los dos aspirantes más fuertes al Gobierno de Jalisco (al menos al momento en que se redactan estas líneas), es mucho más que un interinato. La historia reciente nos dice que el interinato en una presidencia municipal consiste en administrar los problemas sociales, económicos y políticos dejados por el alcalde con licencia; sin embargo, la situación que hoy prevalece tanto en Guadalajara y en Tlajomulco puede modificar la manera en que se procesan los asuntos público desde un ayuntamiento.

 

El reto que enfrentan Ayón López y Uribe Camacho va más allá de un mero trámite burocrático. Se trata, ni más ni menos, de legitimar las candidaturas de Aristóteles Sandoval y de Enrique Alfaro, respectivamente. Hay que considerar que los dos están obligados a darles la razón a sus jefes políticos con respecto a su nombramiento y la confianza brindada. Un error de cualquiera puede perjudicar significativamente la estrategia de los contendientes.

 

Mientras que Francisco Ayón debe hacer todo lo necesario para mantener el orden y la concordia al seno del cabildo tapatío o a lograr que no reviente algún escándalo de corrupción durante el proceso electoral, Alberto Uribe tiene la encomienda de mantener a raya a los enemigos políticos asentados en Tlajomulco a fin de mantener la gobernabilidad hasta el proceso electoral. Pero eso no es todo, su participación tiene una implicación tan trascendente como lo anterior: Coadyuvar, desde el ejercicio de gobierno, a que Ramiro Hernández e Ismael del Toro los sucedan al término de sus interinatos.

 

Como se ve, la chamba que les toca hacer no es fácil y exige de una gran pericia, pues hay que darle sentido a cada peso del erario público que se utilice para que provoque un impacto positivo en las campañas electorales. Es decir, quizás como muy pocas veces en la historia político-electoral de Jalisco, atestiguaremos que la victoria podría definirse desde dos presidencias municipales.

 

Y aunque prácticamente nadie les ha prestado la atención debida desde el análisis periodístico, habrá que valorar que Paco y Alberto no sólo forman parte de la nueva generación de políticos talentosos que puede darle un nuevo sentido al futuro de Jalisco, sino que simbolizan la oportunidad de desplazar (por no decir correr) a quienes hoy ostentan el poder con fines estrictamente personales.

 

Hasta hoy, tanto Aristóteles Sandoval como Enrique Alfaro, han demostrado que saben colocar bien a sus jugadores en la cancha electoral; sin embargo todavía habrá que esperar para ver quién de sus dos delanteros, Francisco Ayón o Alberto Uribe, mueve mejor el balón. De cualquier modo, con independencia del resultado, el juego se ha puesto interesante.

 

* Empresario y periodista

Twitter: oscarabrego1968