Portal informativo de análisis político y social

DE FRENTE AL PODER: Héctor Robles, un académico en aprietos

DE FRENTE AL PODER: Héctor Robles, un académico en aprietos

May 25, 2013

 Por Óscar Ábrego de León —-

A casi 25 años de trayectoria como periodista y comunicador de televisión y radio, he visto toda clase de políticos, desde los más respetables por su cultura y pericia en el manejo de los conflictos, hasta los más infames e ineptos, de tal manera que a estas alturas de mi vida profesional, ya nada me asombra.

Lo anterior viene a cuenta porque en las semanas recientes el presidente municipal de Zapopan, Héctor Robles, bien se inscribe en uno de esos casos que seguramente se diluirán en los anales de la incipiente historia democrática de la Zona Metropolitana de Guadalajara.

Bajo el padrinazgo obsesivo de otro Héctor, Vielma, el joven académico logró colarse como candidato del PRI al Gobierno municipal; desde entonces nadie, excepto su mentor, veía cualidades dignas para ocupar un cargo tan importante como es el de alcalde de la capital económica del occidente del país.

Hoy vemos que tenían razón aquellas voces que alertaron que si Robles Peiro se convertía en el primer edil de dicho municipio, la administración sería mucho peor que la de su antecesor. El problema de algunos actores de la llamada “nueva clase priísta” es que le apuestan demasiado a la academia y muy poco al talento.

Los conocedores afirman que la política es para quien le sabe, le entiende y puede, no para quien quiere. Obvio es que Héctor Robles quiere, pero hasta el momento, la política no se le da. Más allá de las desafortunadas declaraciones que le han valido “macanazos” periodísticos locales y nacionales, el presidente municipal requiere tomar conciencia de que Zapopan no puede ser gobernado a partir de criterios bibliotecarios ni actos mediáticos que no conducen a ninguna parte.

Si bien es cierto que un buen número de empresarios, políticos y actores de la sociedad civil culpan a Vielma Ordóñez por haber impulsado un proyecto inmaduro, Héctor Robles no puede escapar del juicio ciudadano. Cada vez es más grande el reclamo de la gente que habitamos en Zapopan de que la inseguridad, por ejemplo, se ha desbordado. La policía zapopana pasó de ser una de las mejores a una de las más cuestionadas en todo México.

Más aún, si a todo lo que se ha ventilado en los medios de comunicación se suma el evidente distanciamiento (por no decir conflicto) entre los dos Héctores, entonces las cosas no pintan nada bien.

Es bien sabido que el ex alcalde Héctor Vielma pretendía mantener el control político y financiero de la comuna a fin de regresar como presidente una vez concluida la gestión de Robles; sin embargo, nunca pensó que su muchacho aplicaría la máxima suprema que dice “el poder no se comparte”.

Por supuesto que muchos capítulos están por escribirse en Zapopan. Por eso hago votos para que Héctor Robles Peiro salga del pupitre y se siente en la silla del presidente. Hoy necesitamos un alcalde, no un académico.

* Autor del best seller “Venga a nosotros el éxito”
Twitter: oscarabrego1968

%d bloggers like this: