Portal informativo de análisis político y social

De Frente al Poder: Jalisco, entre AMLO y Morena

De Frente al Poder: Jalisco, entre AMLO y Morena

Mar 5, 2018

Por Óscar Ábrego //

Como nunca antes en la historia reciente de Jalisco, hoy Andrés Manuel López Obrador se ha convertido en una verdadera opción electoral. Es AMLO, y no Morena, quien ha logrado lo que parecía imposible hasta hace algunos meses; esto es, ser la variable matemática que defina no sólo las elecciones en nuestra entidad, sino lograr que de nuevo nuestro Estado sea el epicentro de la gran batalla del próximo 1 de julio.

Quiero insistir, es Andrés Manuel, no Morena. En Jalisco este partido no significa gran cosa… Al menos por ahora.

Dejemos de lado las generosas consideraciones y hablemos claro. López Obrador –el propietario de Morena- es el constructor de la expectativa de un triunfo nacional, no local. Las incorporaciones anunciadas tan pomposamente por el abanderado de este partido, Carlos Lomelí, en realidad sólo reflejan una extensión del fenómeno socio-político en el que se ha convertido su jefe. En las calles puede verse y escucharse que es Andrés Manuel, y solo él, quien representa la transición, nadie más.

La estridente salida de Alberto Uribe de MC, y la sorpresiva renuncia de Claudia Delgadillo al PRI, para sumarse ambos al Movimiento de Regeneración Nacional, describe con nitidez que la apuesta de ellos va más allá de lo inmediato. Y es que ninguna encuesta conocida hasta ahora coloca en posición real de competencia a Morena en el área metropolitana y el resto del Estado.

Sí, es cierto, lo que podemos vaticinar es que este partido jugará un papel importante en la siguiente legislatura y algunos municipios. Si los pronósticos se cumplen, entonces la bancada de Morena en el congreso estatal definirá en gran medida el futuro de Jalisco. Lo planteo de otro modo: en caso de que Andrés Manuel se convierta en el presidente de México, seguro es que los diputados afines a su proyecto de nación serán determinantes en las negociaciones con el próximo mandatario estatal.

Por ahora, lo que hemos visto es la llegada a Morena de actores de otros partidos sin que ello se traduzca en grandes desbandadas a favor de su causa. Sin embargo, también sabemos que estos fichajes han generado molestia en un buen porcentaje de las bases lopezobradoristas de Jalisco, quienes ven cómo agentes externos están tomando posiciones estratégicas sin ser tomados en cuenta.

Así las cosas, todo parece indicar que la tarea de Morena en Jalisco no sólo está incompleta, sino mal hecha. Si bien es verdad que el impacto de sus recientes adhesiones se escriben en notas periodísticas de coyuntura, también es evidente que no basta con arrebatarle militantes a otros partidos, sino que resulta imperativo que se subsane el malestar que día con día avanza en su interior.

La próxima visita de Andrés Manuel a Jalisco, para palomear candidaturas municipales y listas de diputados, podría ser también la ocasión para que se percate de que el buen ánimo sólo gira en torno a él.

Morena en Jalisco carece de una estructura sólida y de auténticos líderes morales, es por eso que si su líder supremo quiere obtener la victoria nacional, tiene que hacer ajustes inmediatos y de fondo en el ámbito local.

%d bloggers like this: