Portal informativo de análisis político y social

DE FRENTE AL PODER: Mala puntería

DE FRENTE AL PODER: Mala puntería

Jun 9, 2012

Por Óscar Ábrego de León *

El disparo de Raúl Vargas fue un escopetazo que lesionó al individuo equivocado. De nuevo, las órdenes fueron mal calculadas, por tanto, mal ejecutadas. Haber salido a escena, apuntando con pistola de fuego, a la sociedad anónima que sostienen, entre otros, Enrique Alfaro, Eduardo Rosales y el consejero Víctor Hugo Bernal, fue un desatino que evidencia que al interior de la camarilla se ha perdido la puntería. Ya lo he venido afirmando en este espacio libre, el grupillo está envejeciendo y sus movimientos ya son torpes.

Todos sabemos que el ataque iba dirigido hacia el abanderado del Movimiento Ciudadano, pero el tino fue tan malo que, acaso, sólo alcanzó a rozarle; no pasó del susto. De cualquier modo, lo que resulta muy delicado en todo este asunto, es que la herida que se le ocasionó a uno de los integrantes del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana, tiene implicaciones que ponen en riesgo la salud de este órgano constitucional.

¿Qué interés oculto hay detrás del atentado político contra el consejero electoral? Si bien, es cierto que entablar una sociedad mercantil no es un delito, aunque uno sea candidato al gobierno de Estado y el otro miembro activo del IEPC, también es verdad que ambos debieron tener la más elemental precaución para haberla disuelto antes de que se desatara el tiroteo en su contra.

Pero aún y con todo lo anterior, me parece que el PRI y los propietarios del PRD no están calculando los efectos reales de la metralla. En las calles, en los restaurantes, en los tianguis, en las oficinas de Gobierno, en las organizaciones empresariales y en las universidades, se ha generado una creciente sospecha sobre la verdadera motivación que se esconde detrás de la ofensiva contra Enrique Alfaro: El miedo.

Desestabilizar al Instituto Electoral y demeritar su imagen ante el gran elector, tiene el perverso propósito de desalentar la participación social el día de las elecciones. Los cálculos realizados por algunos genios del análisis, indican que a menor votación, mayor posibilidad de triunfo tendrá Jorge Aristóteles.

El otro escenario que se ha puesto sobre la mesa es que si Alfaro ganase el primero de julio, habría pretexto suficiente para deslegitimar un proceso viciado por la presencia de una sociedad anónima que ni siquiera ha reportado ganancias en años.

Así las cosas, llego a tres conclusiones. Primero, que luego de los ataques, creció el número de personas que, sin simpatizar con Alfaro, reprueban esta práctica como parte de llamada guerra sucia, lo que posibilita que cierto segmento electoral le conceda su voto sólo por darle la contra al PRI y a los socios del PRD estatal. Dicho de otra forma, el tiro les salió por la culata.

Segundo, que resulta peligrosa la permanencia de Víctor Hugo Bernal en el Instituto Electoral, debe irse lo antes posible porque, si bien no es un delincuente por ser socio de Enrique Alfaro, sí representa un serio riesgo para la buena marcha del organismo del que forma parte fundamental. Al pedir licencia deja de dañarse a sí mismo y al IEPC.

Tercero, que Jorge Aristóteles tendrá que poner un alto a quienes, sin consultarlo, operan vía celular bajo la farsa de que le están allanando el camino; Sandoval Díaz, a estas alturas del proceso, no necesita francotiradores, más bien requiere de toda la cantidad de votos posible para abatir cualquier duda sobre una victoria que es muy probable, pero que todavía no está garantizada.

 

* Empresario y periodista

Twitter: oscarabrego1968