Portal informativo de análisis político y social

DE FRENTE AL PODER: MALAS NOTICIAS

DE FRENTE AL PODER: MALAS NOTICIAS

Feb 11, 2012

La presencia de Fernando Guzmán como próximo candidato panista al gobierno del Estado no le viene bien a la contienda electoral. Pérez Peláez no sólo será el abanderado blanquiazul, sino que también enarbolará las causas más rígidas de la religión católica, lo que garantiza que la “guerra sucia” será la estrategia en su campaña al poseer bastante “información” de sus enemigos políticos.

 

Recordemos que aquellos que se apegan a los dogmas están convencidos de que su moral es un instrumento divino para juzgar y hacer trizas a los pecadores, entre los que se encuentran Aristóteles y Alfaro, individuos tan comunes y tan corrientes como usted y como yo.

 

Pero no sólo eso. La aparición en la escena electoral del que ha sido dos veces secretario General de Gobierno dificulta las negociaciones al seno de Acción Nacional. De hecho, hay quien ya vaticina fracturas inminentes. Claro está que ni Herbert Taylor, ni Francisco Ramírez Acuña, ni Alfonso Petersen, ni una buena parte de la nueva generación que domina el Comité Directivo Estatal ven con buenos ojos el triunfo de Guzmán. Si bien algunos de ellos no representan un liderazgo que impida la maniobrabilidad de Pérez Peláez (pues contará con el apoyo –incluso financiero– de Emilio), sí inciden en las decisiones de un importante número de militantes que consideran a Enrique Alfaro una auténtica posibilidad de salvaguardar ciertas posiciones públicas y políticas.

 

Basta con recordar que Taylor Arthur hizo pública su simpatía por el candidato del Movimiento Ciudadano, al grado de afirmar que es el mejor de todos de los que hay en escena y de sentarlo con su dirigente nacional, Gustavo Madero Muñoz. Más aún, no pocos de los que hoy dominan el Comité Estatal de Acción Nacional, simpatizan con la idea de apoyar a su amigo Alfaro Ramírez, a fin tal de evitar que desde la candidatura de Fernando Guzmán, el grupo de Emilio González Márquez les expropie los territorios ya conquistados.

 

La llegada de Pérez Peláez a la palestra electoral significa el riesgo real de que pueda suceder a Emilio en Casa Jalisco; los priístas que sostienen que Fernando Guzmán es un “candidato a modo” para el triunfo de Aristóteles Sandoval están muy equivocados. Por el contrario, si con la designación de Enrique Alfaro se complicaron las cosas, ahora, tendiendo enfrente a un soldado de Dios, con todo el aparato de inteligencia gubernamental a su disposición y sin misericordia para destruir la reputación y dignidad de quien se atraviese en el camino, el futuro se advierte más que complejo.

 

Por lo pronto, los ciudadanos ya contamos con tres opciones para elegir al siguiente gobernador de Jalisco. Y aunque se antoja un pronóstico reservado, lo único que parece cierto es que estaremos ante la elección más aguerrida de la historia democrática de nuestro Estado. Que Dios nos agarre confesados.

 

* Empresario y periodista

Twitter: oscarabrego1968