Portal informativo de análisis político y social

DE FRENTE AL PODER: Un pacto político no es suficiente

DE FRENTE AL PODER: Un pacto político no es suficiente

May 4, 2013

Por Óscar Ábrego de León —-

Recuerdo que hace más de tres años, justo en el primer informe de actividades de la gestión de Enrique Michel Velasco al frente del Consejo Económico y Social del Estado de Jalisco (CESJAL), este organismo ciudadano convocó a los tres poderes, a los gobiernos, a las organizaciones públicas, privadas y sociales, y a todos los actores que inciden en la vida de Jalisco, a desechar la práctica de la descalificación para fomentar el diálogo respetuoso y el análisis de los grandes desafíos para alcanzar acuerdos y soluciones.

En dicha ocasión, las 21 instituciones que conforman al CESJAL, llamaron a la creación de un Gran Acuerdo Estatal de Civilidad, toda vez que las disputas entre partidos y poderes fácticos sólo han afectado el crecimiento del Estado.

Francamente, yo no creo en los pactos políticos, me parecen tan vulnerables y efímeros que son una especie de luna de miel mediática entre unos cuantos protagonistas. Salir en la foto para decirle a la ciudadanía que el gobierno y los partidos han fumado la pipa de la paz para emprender la gran transformación de Jalisco, es poco menos que una vacilada.

Bien haría el gobierno de Jorge Aristóteles en lanzar un llamado a todas las organizaciones ciudadanas, entidades públicas y privadas, académicas y sociales, a una gran mesa de discusión sobre el rumbo que debe tomar la entidad. El mismo Sandoval Díaz ha manifestado en múltiples ocasiones que no gobernará de espaldas a la gente, de tal manera que el pacto fallido bien podría ser la ocasión para escuchar las propuestas de los grupos sociales.

Por ahora, lo único que sabemos del Pacto por Jalisco es que se trata de un documento incompleto. Así las cosas, por eso Movimiento Ciudadano y Acción Nacional encontraron la oportunidad de echar por tierra la pretensión del Ejecutivo de enviar un mensaje positivo y esperanzador al gran elector.

Por otra parte, el Pacto por Jalisco requiere de dos avales: El de las organizaciones sociales y el de los buenos resultados de Gobierno. Y como están las cosas, ni uno ni otro se asoma por la ventana, al menos por ahora.

Mientras no se socialice de qué se trata dicho Pacto, de nada sirve su discusión al seno del Poder Legislativo; más aún, en tanto que la inseguridad continúe su avance violento y mortal, sin que la Fiscalía General haga algo al respecto, la administración estatal carecerá de autoridad para sacar adelante sus proyectos estratégicos. Recordemos que un Estado sin seguridad adolece de todo lo demás.

No estoy tan convencido de que a estas alturas de la naciente vida democrática de Jalisco un pacto sea el instrumento para hacer frente a los grandes retos de nuestra entidad; pero de lo que sí estoy seguro, es que nunca es tarde para acordar un diálogo sobre las opciones que tenemos para elevar el bienestar de la gente.
* Autor del best seller Venga a nosotros el éxito
Twitter: oscarabrego1968

One comment

  1. muy buena columna, en mi opinión nada que no venga respaldado por números negros acompañados de legalidad y transparencia puede ser buen.