Portal informativo de análisis político y social

DE LA LEY SALVAVIDAS AL ANTIDOPING

DE LA LEY SALVAVIDAS AL ANTIDOPING

Sep 10, 2011

¿Queremos y podemos cambiar lo que no nos gusta? ¿Queremos frenar la violencia que nos atemoriza y que hasta nos puede llevar a la parálisis? ¿Le podemos dar un nuevo rumbo a nuestras vidas como sociedad? ¿Podemos construir un mejor futuro entre sociedad y Gobierno? ¿Cuál es el camino para lograrlo? ¿Lo tenemos claro?

Y hago esta serie de preguntas al aire, a propósito del espíritu de construir sociedad en sentido contrario al de la destrucción. Sí creo que podemos ser mejor. Sí creo que sociedad y Gobierno se pueden entender y que se pueden impulsar proyectos comunes, pero para lograrlo se requiere grandeza de miras, nobleza y querernos a nosotros y a los demás. Querer a México, querer a nuestro Estado, a nuestra ciudad, a nuestra historia, nuestras tradiciones y todo aquello que nos ha dado identidad.

 

APRENDER A DEBATIR

Por eso es tan importante que como sociedad aprendamos a debatir sobre los grandes y graves problemas que nos aquejan. Conocer la magnitud del problema y luego establecer el camino y la estrategia para enfrentarlo. Aprender también algo que le escuché en una ocasión a Eugenio Ruiz Orozco: aprender a hacer reflexión colectiva.

Y contextualizo el tema del debate y la reflexión colectiva, a propósito de lo que se ha logrado con la Ley Salvavidas y del debate que ha abierto el diputado Abraham González Uyeda con su propuesta de llevar el antidoping a partir del quinto año de las escuelas primarias y los tres grados de secundaria.

Hay que prestar atención a la argumentación y exposición del diputado panista que ha venido haciendo con valentía en diversos foros, porque la iniciativa de entrada –y lo subrayo– tiene algo muy positivo: que como padres de familia y como sociedad nos preguntemos “¿qué estamos haciendo para prevenir que nuestros hijos caigan en las garras de las droga? ¿Estamos preparados para evitar que nuestros hijos sean vulnerables? ¿Tenemos una estrategia? ¿Nos preocupa el problema o simplemente creemos que a nosotros no nos va a pasar?”.

Y AL FINAL DEL GRAN DEBATE Y DE ESA REFLEXIÓN COLECTIVA, A ALGO POSITIVO LLEGAREMOS COMO SOCIEDAD Y GOBIERNO, ACEPTANDO QUE ES EN LA ESCUELA Y EN LA CALLE DONDE ESTÁ LA PRINCIPAL AMENAZA DE DISTRIBUCIÓN DE DROGAS. ENTONCES, NO PODEMOS QUEDARNOS CON LOS BRAZOS CRUZADOS ANTE LA CONSIDERADA PRINCIPAL AMENAZA PARA NUESTROS NIÑOS Y ADOLESCENTES

LA LEY SALVAVIDAS

Un año se ha cumplido de que entró en vigor la llamada Ley Salvavidas y que algunos medios la llaman indebidamente “Ley Antiborrachos”, porque la ley no prohíbe tomar, cuyo espíritu más bien es crear conciencia para que si tomas no manejes o si manejas no tomes. Son 51 muertes que se evitaron e igual número de familias que no sufrieron el dolor y la pena de una pérdida de esta naturaleza.

El objetivo de “salvar vidas” se ha ido logrando gracias a que sociedad y Gobierno han hecho sus aportaciones, primero el grito desesperado lanzado por las familias de las víctimas de la violencia vial a las que finalmente se les escuchó y se les atendió; papel importantísimo han jugado y hay que subrayarlo han tenido aquí los diputados de la actual Legislatura, donde han sido pieza clave Jesús Casillas Romero, Abraham González Uyeda y Enrique Aubry de Castro Palomino.

Papel fundamental ha jugado en la aplicación de la ley el secretario de Vialidad, Diego Monraz, quien convirtió como suya la causa de salvar vidas y se metió con plena convicción a instrumentar programas y acciones para evitar que siga derramándose tanta sangre inocente en nuestras calles.

Otro personaje fundamental que ha tenido la sensibilidad de instrumentar políticas públicas de salud es el doctor Alfonso Petersen Farah, como titular del ramo, así como la doctora Rocío Morquecho, secretaria técnica de CEPAJ (Consejo Estatal para la Prevención de Accidentes).

En los próximos días se le harán reformas a esta ley para fortalecerla y lograr acrecentar sus resultados al atender los cinco factores de riesgo de accidentes y que son evitables: uso del cinturón de seguridad, uso del casco protector para motociclistas, uso de silla portabebé en el auto, mayor sanción a la conducción de exceso de velocidad y la combinación de alcohol y volante.

 

SEGUIR EL CAMINITO

En el caso del problema de combatir el problema de adicciones y de la propuesta de González Uyeda, bien se puede seguir la ruta que antecedió a la Ley Salvavidas y que ahora se está perfeccionando. Al año, los accidentes tienen un costo en vidas en México de 24 mil personas y en Jalisco mil 400. ¿Cuántas vidas nos generan las adicciones?

Las drogas es muerte, es destrucción familiar, entonces participemos en ese debate que impulsa González Uyeda y al final sociedad y Gobierno nos unamos con nuestra inteligencia y sensibilidad para ser menos vulnerables frente a este mal que en lo macro tiene al país ensangrentado.