Portal informativo de análisis político y social

DE LA PATADA: A cinco minutos de la gloria

DE LA PATADA: A cinco minutos de la gloria

Jul 5, 2014

Por Esteban Trelles Meza —-
ESTADÍSTICAMENTE EN LOS ÚLTIMOS 6 MUNDIALES DE OCTAVOS DE FINAL NO SE PASA, PERO LO VISTO EN CANCHA SUPERA POR MUCHO LO REALIZADO ANTES, SE DIRÁN MUCHAS COSAS PERO LA REALIDAD ES UNA Y TODOS FUIMOS TESTIGOS DE ELLO.

ENHORABUENA CAMPEONES SIN CORONA QUE POSICIONARON AL EQUIPO MEXICANO ENTRE LOS MEJORES DEL MUNDO, QUE SOLAMENTE EL TODOPODEROSO TIENE LA RESPUESTA DE LA FALTA DE CONSAGRACIÓN DEL MISMO.

Los mexicanos debemos estar complacidos por lo realizado por el conjunto azteca en esta justa mundialista Brasil 2014 que dieron todo dentro y fuera de la cancha, fueron comprometidos, disciplinados en lo táctico y estratégico y jamás fueron menos ante el adversario, incluyendo la propia Holanda que los eliminó en octavos de final 2-1.
¿Muchos se preguntarán qué deja el Mundial para el país? Primero los sueños que se pueden hacer realidad, que están al alcance de todos, es la conjunción de los estratos sociales donde el fútbol nos une a todos sin excepción.
Es la alegría, el desbordamiento pasional, la unidad, el cariño desmesurado hacia 11 guerreros en la cancha, son las ilusiones, los desvelos, la lucha eterna por la subsistencia y el decoro de vida.
Es voltear al cielo y reclamar al Creador ¿por qué?
Cuando todos dieron lo mejor de sí mismos, los futbolistas en lo suyo y la afición fiel y leal ante todos, donde podemos asegurar que de los 30 mil conciudadanos que realizaron el viaje a Brasil para apoyar al tricolor, el 90 por ciento de ellos son gente de lucha, de esfuerzo, de perseverancia, de coraje ante la vida y enfrentarla para disfrutar satisfacciones.
Las personas que hicieron el viaje de todos los Estados y pueblos del país incluyendo los radicados en USA, no son de ninguna manera acaudalados, millonarios, ni ricos, repito son gente de lucha constante de la vida que quizá muchos se endeudaron lo que resta de sus vidas para pagar miles y miles de pesos, que algunos otros vendieron sus automóviles o hipotecaron sus casas, rompieron el “cochinito” de la alcancía para alcanzar un sueño llamado fútbol.
Los millonarios acaudalados, embelesados por sus fortunas, poco gozan de ellas, donde amasan el dinero como locos enajenados que a final de cuentas sus juniors son los que despilfarran y disfrutan la plata, e incluso desfalcan o terminan los imperios forjados por sus padres y abuelos de emporios, empresas, factorías y demás incluyendo las enormes fortunas heredadas de alcurnia por generaciones.
Rostros agradables de familias con padres e hijos, amigos entre sí de ambos sexos compartiendo al máximo su afición futbolera, por supuesto hay relajo, diversión y desahogo de emociones pero siempre con la cordura y la razón donde cada peso invertido lo gozan al máximo.
Ese es nuestro pueblo mexicano que no se le dificulta nada en absoluto, que siempre por genes e idiosincrasia buscamos la cara positiva y alegre, luchadores empedernidos por ideales y convicciones.
Es el mexicano que el fervor mariano a la Santísima Virgen: Guadalupana, San Juan de los Lagos, Talpa y Zapopan e infinidad de Santos en todas las regiones del país.
Ese es nuestro orgullo nacional, nuestros conciudadanos que dan la cara y levantan la bandera, por un país como el nuestro que está orgulloso de sus hombres y mujeres.
Lupita Jones, Ximena Navarrete, muy cerca Jacqueline Bracamontes en el tema de belleza, no sólo físico sino intelectual que les permite de facto realizarse en otros menesteres y fueron en su momento las mejores del mundo.
México creo en ti; le diste al mundo una lección futbolística que jamás olvidará: Guillermo Ochoa, Héctor Miguel Herrera, capitán Rafa Márquez al frente de cada jugador línea por línea, que no escatimaron el esfuerzo y se entregaron al 100 cada uno de los 23 seleccionados.
Enhorabuena campeones sin corona que posicionaron al equipo mexicano entre los mejores del mundo, que solamente el Todopoderoso tiene la respuesta de la falta de consagración del mismo.
Mención especial a “Don Piojo” que supo conjuntar y canalizar las virtudes de sus jugadores y sacarle el mejor provecho posible.
El hubiera no existe, que se falló en la táctica, que si “zutano y mangano” en tal o cual posición, que faltó oficio, que la inexperiencia mundialista, etcétera, etcétera, nada qué ver.
“Don Piojo” es un personaje sui géneris no es un galán de cine, ni mucho menos en su profesión de Director Técnico de la Selección Nacional de México que entró al relevo de rebote tras el fracaso de “El Chepo” de la Torre y las emergencias de Luis Fernando Tena, y Manuel Vucetich, que tampoco dieron el ancho por lo que recurrieron a su persona sin mayor palmares que el reciente campeonato con América, un tipo que demostró tamaños, personalidad, espíritu de lucha, y lo mejor se murió con la suya (para nuestro gusto su gran pecado sostener a Peralta quizá por decreto de Televisa que futbolísticamente el mencionado delantero no llegó fino, producto de su inoperancia en la liguilla, que en el Mundial jamás se encontró a pesar del gol anotado ante Camerún, ocupando el lugar del “Chicharito” más joven con más ímpetu y mayor compromiso, el “Hermoso” jugó aburguesado y peleado con el gol).
“Don Piojo”, un tipo sencillo sin condecoraciones académicas, sin títulos sobresalientes, sin cuna de oro, sin reflectores, que realizó más que sus colegas mejor renombrados como Mejía Barón, Aguirre, Lapuente, La Volpe; que el Aguirre 2010 que se supone tienen mayores blasones que el referido, más sin embargo en nada de tiempo para su preparación mundialista fue mejor que todos.
Futbolísticamente en resumen la conclusión será la de siempre para los simplistas, escépticos, detractores y negativos que sin fundamento, sin duda alguna lo destrozarán.
Para los objetivos y analistas, la lectura es el mejor equipo de los últimos tiempos con actitud y profesionalismo, entrega y talento entre otras virtudes con un fútbol eficaz y contundente que solo con Brasil se fue en blanco con rivales de jerarquía que les jugó de igual a igual, principalmente a los pentacampeones en su casa que gracias a Guillermo Ochoa y a los tiros de media distancia que jamás atinaron quedó el marcador en ceros.
Estadísticamente en los últimos seis mundiales de octavos de final no se pasa, pero lo visto en cancha supera por mucho lo realizado antes, se dirán muchas cosas pero la realidad es una y todos fuimos testigos de ello.