Portal informativo de análisis político y social

DE LA PATADA: Messi, el apático

DE LA PATADA: Messi, el apático

Jul 19, 2014

Por Esteban Trelles Meza

MESSI ES UN FUTBOLISTA QUE MERECE UN ANÁLISIS PROFUNDO, QUE SIENDO EL MEJOR DEL MUNDO A CUENTAGOTAS DEMUESTRA SU POTENCIALIDAD, EN UNA FINAL SE DEBE ENTREGAR NO SÓLO EL 100 SINO EL EXTRA EN UN ENCUENTRO DECISIVO PARA LA GLORIA O PARA EL OLVIDO. ES TODO O NADA.

LO DE MESSI ES PREOCUPANTE, UN PERSONAJE QUE NO MUESTRA EMOCIONES, QUE NO ESTÁ ENCHUFADO CON SU ACTIVIDAD FUTBOLÍSTICA, QUE RECIÉN ANTES DEL MUNDIAL FIRMÓ SU NUEVO CONTRATO MULTIMILLONARIO CON EL BARCELONA DE ESPAÑA, QUE LO POSICIONA COMO EL MEJOR PAGADO DEL MUNDO.

La final del campeonato Mundial de Brasil 2014 entre las dos mejores potencias actuales Alemania y Argentina, una que representa al Viejo Continente y la otra que dio la cara por América, fue definitivamente una final excepcional, dos escuelas diferentes con estilos propios que representan por historia un fútbol definido de sus respectivos países.
En este mismo espacio manifestamos desde que inició el Mundial y observar a los diferentes países en su primera fase que Alemania sería el favorito, por todas las virtudes y fortalezas que mostro desde el principio.
También es cierto que las simpatías personales y nuestro corazón como hermanos latinoamericanos estaba en un principio con Brasil, desde siempre (obvio México primero) pero lamentablemente los amazónicos increíblemente apostaron por la configuración de jugadores que nada que ver con su historia, y momento futbolístico, que por supuesto no refleja su realidad actual, ni está acabado su fútbol ni está en crisis como algunos afirman, simplemente no fueron los jugadores idóneos desperdiciando eso sí su anfitrionidad que teniendo todo a su favor no fue digno de su prosapia.
Ambos equipos se enfrascaron en duelo de estrategias, con un dominio alterno, con una Alemania vertical y frontal de toques de primera intención donde Argentina en contragolpes era más peligroso.
Un partido cerrado, con marcas pegajosas, que aun así fue intenso peleado e interesante.
Higuaín tuvo la oportunidad de abrir el marcador al minuto 20 del primer tiempo en jugada circunstancial a pase de un contrario quedando de frente ante el arquero alemán, mandando su disparo de manera infame a un lado de la portería, justo en ese momento se escribió la historia y la derrota pampera, máxime con la “ayudadita” del árbitro pésimo su desenvolvimiento, italiano por cierto, que para “cerrar con broche de oro” la patética actuación de los silbantes que fue el común denominador en esta justa mundialista, perdonó la tarjeta roja de un defensor alemán en entrada criminal a la ingle del delantero argentino, mostrando inadecuadamente tarjeta preventiva.
Al aplicar el reglamento las circunstancias serían diferentes, el gol cantando de Higuaín y la expulsión del defensor alemán, hubieran inclinado la balanza para los pamperos, para colmo en el segundo tiempo el arquero alemán en los linderos del área atropelló con sus casi dos metros de estatura y 90 kilos al delantero Higuaín, con imprudencia y fuerza desmedida con la rodilla al frente que de milagro no conmocionó, para evidente tarjeta roja que para el asombro de todos le marcaron falta al delantero lesionado en una situación de incredulidad e injusticia.
Por otro lado Messi es un futbolista que merece un análisis profundo, que siendo el mejor del mundo a cuentagotas demuestra su potencialidad, en una final se debe entregar no sólo el 100 sino el extra en un encuentro decisivo para la gloria o para el olvido, es todo o nada.
Lo de Messi es preocupante, un personaje que no muestra emociones, que no está enchufado con su actividad futbolística, que recién antes del Mundial firmó su nuevo contrato multimillonario con el Barcelona de España, que lo posiciona como el mejor pagado del mundo.
Algunos dicen de Messi que su personalidad de introvertido es más bien autismo, que por supuesto no lo es.
Estamos de acuerdo que caminando con sus “correrías” del balón pegado al pie, era suficiente mas no en una final, debió pesar su jerarquía y “echarse al equipo al hombro”, como se dice en el argot futbolístico, cosa que no sucedió, para colmo el astro Di María, fue factor para la derrota de su equipo por su ausencia, producto de una mala planificación de acondicionamiento físico, que no llegó bien preparado y el desgarre muscular es una muestra de ello, se lesionó en un encuentro, sobre todo si tomamos en cuenta que este jugador referido “corre la milla” en serio y suda la camiseta con talento y capacidad.
Hay que subrayar que pese a todo lo negativo, Argentina peleó al tú por tú contra los teutones que ligeramente fue superior y se llevó a la copa mundialista con todos los merecimientos, a favor de los “ches”, podemos decir que enfrentó a un equipo disciplinado casi militarmente, un equipo en toda la extensión de la palabra, que todos luchan parejo, una Alemania poderosa que ataca en bloques con pases de primera intención, que tuvo manejo de partido y dominó más que el rival, que por momentos parecía que los argentinos inclinarían la balanza a su favor careciendo sus delanteros de contundencia, teniendo oportunidades manifiestas de gol que desperdiciaron lastimosamente.
Definitivamente Alemania es un digno campeón invicto con clara supremacía que demostró a lo largo del torneo.
Si definimos la personalidad del futbolista alemán en un jugador sería indudablemente: Bastian Schweinsteiger, que como diría el loco de Hitler, con la raza aria y pura con el estereotipo de fortaleza física que en lo futbolístico sería disciplina, temperamento, actitud, fuerza, talento y profesionalismo entre otras virtudes características de la Selección Alemana.
La Tristeza:
Acompañante de la aflicción
realizadora de la frustración
que nos envuelve con su manto de melancolía
llena de insospechadas verdades
más sin embargo la vida sigue… Argentina se quedó en el camino.

%d bloggers like this: