Portal informativo de análisis político y social

Deben tomar previsiones

La tragedia ocurrida en Japón, sobre todo en sus plantas termonucleares debe de servir como una alerta ante los fenómenos naturales y que valga como una advertencia.

Sin ser catastrofista, pero sí haber vivido la tragedia del 22 de abril de 1992 en Guadalajara, cuando misteriosamente se bañó de gasolina el Colector Intermedio Oriente y se produjo una explosión que destruyó más de ocho kilómetros de calle, edificios y provocó la muerte de más de 212 personas, cifra oficial, así como lesiones a casi un millar de personas, entonces no fue un hecho natural, sino negligencia de funcionarios de la paraestatal que maneja los hidrocarburos en México.

 

Esa misma empresa, supuestamente propiedad de todos los mexicanos, ha licitado y facilitado que empresas comercialicen gas natural en las principales ciudades de la República. Desde hace algunos años la empresa Tractebel, al instalar sus redes ha hecho lo que quiere destruyendo los pavimentos y concretos de banquetas, calles y avenidas, además de la oposición que constantemente hacen los vecinos a quienes pretende vender.

 

Los magnates gaseros quieren forzar a la población para que gaste más y consuman el producto, sin importarles tener las telarañas que pueden convertirse en poderosas bombas.

Quién puede asegurar que ante un temblor las redes de gas natural no se rompan y se produzca una tragedia, pues ya es conocido cuando han ocurrido fugas, con todo y que la empresa dice que es muy “segura”.

Hasta donde se tiene conocimiento, en los años setenta una compañía instaló una red en el fraccionamiento del Country, pero los vecinos tuvieron miedo y no contrataron el servicio, lo que causó que las tuberías quedaran enterradas y no se sabe cuál es el estado que guardan y si tienen todavía gas.

También la red de Pemex de gas natural que surte empresas en la Zona Metropolitana de Guadalajara, está abandonada en varios de sus ramales, ya que uno de ellos surtía una fábrica por el rumbo del Panteón de Mezquitán, además de otros ramales.

Apenas el pasado miércoles 16 de marzo, vecinos de Las Águilas, en Zapopan, se manifestaron contra Tractebel y Maxigas, que parece ser el nuevo nombre oficial de la empresa que a toda costa y cueste lo que le cueste busca imponer su poder económico.

Hay que esperar que las autoridades detengan la instalación de las peligrosas tuberías con gas, pues ni es tan seguro su manejo, ni tan económico como señalan, ya que tiene que pagar un regulador especial dentro de su casa, los quemadores en estufa y calentador de agua, también son especiales y puro dinero quieren sacar.

 

POR FIN SE ARREGLARON CON EL GOBERNADOR

El gobernador Emilio González Márquez, por fin aceptó la petición de los presidentes municipales para la tramitación de créditos que por tantos días los tuvo distanciados.

El Mandatario estatal dijo que ha estado preocupado para ayudar a los gobiernos municipales, sobre todo el de Guadalajara, y con la presencia de los presidentes municipales, en Casa Jalisco, ofreció que este lunes 21 de marzo, ya quedaría todo resuelto y listo para conseguir el dinero que se destinará principalmente en pavimentar avenidas.

Todos quedaron muy conformes, aunque no tomaron en cuenta que el día señalado es festivo y obliga el descanso, no funcionan los bancos, ni las financieras, ni los mismos funcionarios municipales y del Estado trabajan.

Así que por lo menos otro día deberá pasar para conseguir el visto bueno del Gobierno de Jalisco.

 

¡POBRES ESPAÑOLES, NADIE LES HACE CASO!

El jueves pasado el dueño absoluto de la Odepa, Mario Vázquez Raña, dejó vestidos y alborotados a los ejecutivos de la empresa Grupo Aeroportuario del Pacífico, al no acudir a la puesta en funcionamiento del Reloj-Calendario para los Juegos Panamericanos.

Los directivos, en su mayoría de origen español, y que son los que manejan el aeropuerto internacional de Guadalajara, y otros más, se quisieron lucir con el mero mero de los Panamericanos, supuestamente para demostrar que ahora sí están haciendo bien las cosas y van a dar muy buen servicio, aunque políticos, autoridades, empresarios y usuarios constantemente se quejan.

Por cierto, para no quedar mal con su patrón y evitar otra regañada, de las muchas que le ha dado, mejor se solidarizó al no asistir al mismo evento Carlos Andrade Garín, así que como dice el dicho, “más valió aquí corrió, que aquí quedó”, y no hacer cosquillas al león.